El Viajero Fisgón

Registrarse

¿Cómo viajas, en clase turista o preferente?

¿Diferencias entre ricos y pobres a la hora de viajar? Aunque no las percibas estas diferencias existen y se traducen por ejemplo en la existencia de la famosa e inalcanzable para muchos clase business, y por otro lado la clase turista en los aviones. Los primeros cada vez más tienes más privilegios, mientras que los segundos, por poner sólo un ejemplo,  viajan más apretujados e incómodos en sus asientos.

 

Según un artículo publicado en el periódico El País, la culpa de la falta de espacio en clase turista la tiene una simple aceituna. En 1987, Robert Crandall, consejero delegado de American Airlines, propuso eliminar la oliva de las ensaladas que se servían a bordo en los aviones. Con esta medida, la aerolínea consiguió ahorrar ese año 40.000 dólares. Inspiradas en esta iniciativa, otras compañías aéreas se preguntaron qué ocurriría si en lugar de aceitunas quitaban espacio entre los asientos. Así hicieron, ¿qué se encontraron? Con una fila más de asientos que ocuparían más pasajeros. Pero no sólo quitaron espacio entre los asientos, también les llegaría su turno a las galletitas saladas o a la prensa. Si echas de menos tu periódico a la hora de viajar en clase turista ya sabes a que se debe y todo,  según dicen, para pagar menos por tu billete.
Para que te hagas una idea de lo apretaditos que pueden llegar a volar los pasajeros de un avión, desde 1978, el espacio medio entre las filas de asientos en clase turista se ha reducido en ¡7,2 centímetros!

 

La consultora Skytrax publica listas anuales con la distancia entre asientos de las principales aerolíneas. Según los datos de 2011, entre las aerolíneas europeas, la más generosa en cuanto espacio en clase turista son Estonian Air y Olimpic Airways con una distancia de 83,8 centímetros. En el otro lado de la balanza están aerolíneas de bajo coste como Easyjet, Monarch, Bmi Baby y Thomson Fly con una distancia de 73,6 centímetros. En el caso de Iberia, la distancia varía dependiendo del tipo de vuelo. Para vuelos intercontinentales es de 81 centímetros, una distancia que en trayectos europeos queda reducida a 79 centímetros. En la clase Business Plus los pasajeros disfrutan de un espacio vital de 220 centímetros, además disfrutan de asientos que pueden convertirse en camas. En clase Business Club el espacio es de 127 centímetros.

 

Si quieres comodidad, paga…

La competencia con las aerolíneas de bajo coste ha llevado a muchas otras compañías a recortar servicios en los vuelos de distancias cortas. Sin embargo, para aquellos trayectos largos (los más rentables) muchas aerolíneas han optado por ofrecer mejores servicios y mimar a sus clientes de clase preferente, aquellos que pueden llegar a pagar hasta 10 veces más por un billete.

 

La gastronomía es una de las principales paga atraer al público de más alto poder adquisitivo. Un ejemplo de ello lo encontramos en Iberia, el año pasado fichó a cuatro de los cocineros de mayor prestigio de España: Paco Roncero, Dani García, Ramón Freixa y Toño Pérez, para elaborar sus menos de a bordo.

 

En este sentido, ¿qué comida tienen en clase turista? Las opciones son más limitadas, aún así si de repente tienes unas ganas inmensas de comer en el avión puedes degustar una deliciosa chapata de jamón por seis euros, una cerveza por tres o una bolsa de patatas fritas Pringles por algo más de dos euros.

 

¿Y qué me puedes decir del diseño interior de un avión? En los vuelos de larga duración, el espacio se convierte en algo realmente valioso. Esto también se paga, detrás de algunos proyectos en clases preferentes están firmas de importantes artistas como Alexander Calder. Incluso firmas tan prestigiosas del mundo de la moda como Versace decora aviones. La marca italiana firmó la decoración interior de un Airbus A319.

 

Armarios personales para los viajes, minibar, pantallas LCD de 23 pulgadas, asientos de cuero y muebles tapizados, cosméticos de la marca La Prairie en bolsos de Swarovski son solo algunos de los lujos que puedes encontrar en clase business.

 

Pero el no va más del lujo viajero son las suites de lujo que ofrecen compañías como Emirates a bordo del A-380 con camas de gran tamaño o champán. Pero como todo, este lujo tiene su aquel, y los responsables de compañías como Emirates tuvieron que pedir a los pasajeros que ocupaban estas suites que se abstuvieran de tener sexo en ellas, los ruiditos ponían nerviosos al pasaje y a la tripulación.

 

Viajes como viajes, ya sea en clase business o en clase turista, lo que está claro es que viajar es un auténtica diversión que todos podemos disfrutar.

 

Y tú como viajas, ¿en clase turista o en clase business? Cuéntanos tu experiencia en El Viajero Fisgón, estamos convencidos que tienes más de una anécdota divertida que compartir con nosotros.