10 bares “clandestinos” de Madrid

28 enero, 2015 - Miguel Á. Palomo

¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 bares “clandestinos” de Madrid

Nada como saber explotar el concepto experiencia. De un tiempo a esta parte, además de la tendencia de locales de gastronomía pop up, late en Madrid un murmullo al otro lado de puertas cerradas y espacios inopinados. Al estilo de los paladares cubanos y del modelo speakeasy de la Ley Seca años veinte, bares y restaurantes se camuflan para trastocar la idea de clandestinidad en sinónimo de exclusividad. Una contraseña facilitada previamente en redes sociales, un acceso secreto, una señal soplada a unos pocos… Toc-toc, ¿se puede? De la A a la Z, lista de los bares “clandestinos” de Madrid.

1. A de Arzabal 

C/Antonio Acuña, 19

La exclusividad del club de los socios de la popular taberna de tapeo madrileña se transfiere con una tarjeta para clientes bajo cuota anual que implica facilidades como ahorrarse la reserva online o el acceso a los reservados. El local es puro speakeasy neoyorkino.

A de Arzabal

2. Asiana 

C/Travesía de San Mateo, 4

Más allá del restaurante abierto contiguo (Asiana Next Door), siete mesas se montan en una tienda de antigüedades para completar la atmósfera oriental de las cenas que acompaña a los platos de Jaime Renedo inspirados en recetas japonesas y peruanas.

Asiana

3. Columbus Bar

C/Paseo de Recoletos, 37

El guiño de la zona afterwork del restaurante Columbus, dirigido por los hermanos Sandoval en la actual sede del Casino Gran Madrid, es rescatar la cultura speakeasy para todos los jueves transformar el bar en una coctelería temática previa comunicación de contraseña en las redes sociales.

Columbus Bar

4. El Back 

C/Piomonte, 20

A este piso decorado años cincuenta se entra previa reserva y una vez pulsado el timbre de la entrada. Claro, es la parte de atrás de algo, concretamente de la gastro-coctelería Le Cabrera, con lo que las pociones mágicas de Diego Cabrera están garantizadas. Un secreto a voces.

El Back / Foto: http://www.absolutmadrid.com

5. Jardín Secreto de Salvador Bachiller

C/Montera, 37

Otra tienda que se transforma en otra cosa, en este caso en salón de té escondido en la última planta de uno de los locales de la lujosa marca de maletas. Quién lo iba a esperar, una azotea florida perfecta para una merienda o una velada de lo más íntima.

Jardín Secreto de Salvador Bachiller

6. Junk Club 

C/Costanilla de San Andrés, 12

Sin antes era imprescindible hacerse con una contraseña secreta, ahora basta con llamar a un número móvil para reservar entrada a este bar camuflado en los bajos del restaurante La Musa de la Plaza de la Paja.

Junk Club

7. Kikekeller 

C/Corredera Baja de San Pablo, 17

Tenía que agazaparse algún bar clandestino en el barrio del Triball, cómo no, para más señas en el interior de una tienda de muebles y objetos únicos e impactantes de diseño industrial en la que se pueden tomar copas y cervezas sacadas de una nevera self service. Una trastienda que es todo personalidad.

Kikekeller / Foto: Natalia Apezetxe

8. Palermo

C/Palermo, 21

También de rock and roll vive el mundo underground de los bares secretos. Difícil dar con este veterano local rockero fuera del circuito noctámbulo si no es por el boca a boca, por el soplo de un garito montado en el garaje de un chalé de Arturo Soria. Billar, música en directo y mucha r&r attitude.

Palermo

 

9. Vaová

C/Plaza del Humilladero, 6

La enésima tienda adaptada al uso clandestino hay que encontrarla en el barrio de La Latina (no confundir con las coctelerías homónimas de Santiago de Compostela), en la planta baja de una tienda de muebles que se viste de ambientación africana para un cóctel íntimo a media luz. Lo difícil es entrar.

Vaová

10. Yúgó, Sushi & Kobe 

C/Alcalá, 122 (por ahora)

Ejemplo máximo de la idea de exclusividad que se asocia a esta modalidad de bares y restaurantes poco expuestos al populacho. Por algo se instaló en una especie de búnker japonés de la Segunda Guerra Mundial al que había que bajar tras introducir un código y así poder quedarse a cenar o llevarse el sashimi, los temakis o la carne de Kobe a casa. La clave es que hay que pertenecer a la sociedad gastronómica de 400 miembros que lidera Julián Mármol. Habrá que estar atentos para conseguir las coordenadas geográficas de la nueva localización.

Yúgó, Sushi & Kobe

Además, no te pierdas: los 10 restaurantes clandestinos en otras ciudades de España.

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter