10 bares donde tomar el aperitivo en Madrid

19 abril, 2016 - Miguel Á. Palomo

Aperitivo en Arzábal. Arzábal, Facebook
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 bares donde tomar el aperitivo en Madrid

El madrileño, o el que ejerce como tal, puede renunciar a muchas cosas pero nunca a su aperitivo. Adosado a su espíritu mañanero como un ritual practicado en sociedad, el aperitivo nunca desfallece y se eleva por encima de la gastronomía que sea. Madrid es una ciudad más chula que un ocho y se pone por montera una legión de bares en donde circula la caña bien tirada, el rejuvenecido vermut de grifo y la tapa santo y seña. Este es nuestro ranking, sólo el nuestro, de 10 bares donde tomar el aperitivo en Madrid. Donde ser feliz, en definitiva.

1. Arzábal

La política expansiva del tándem Iván Morales y Álvaro Castellanos en realidad parte del éxito cosechado por su aperitivo del local madre, en plena esquina frente al Retiro. En cuanto sale el sol, la gente tiende a quedarse fuera para trasladar el piscolabis de conservas y platos de pizarra como la cecina, los callos o las anchoas del Cantábrico.

Aperitivo en Arzábal. Arzábal, Facebook

Aperitivo en Arzábal. Arzábal, Facebook

2. Casa Amadeo

Si nos ceñimos a llamar a este sitio como “Los Caracoles” igual ya te suena del todo. Desde 1947, aunque la placa de la entrada marca el arranque en 1942, este es el lugar de lugares para pedir una tapa de caracoles en Madrid. Hay otras viandas pero ninguna como la salida de ese perol burbujeante cuya salsa mágica es digna de la mejor alquimia culinaria. Como Amadeo como maestro oficiante, el Gran Duque del Taberneo más castizo.

Amadeo. Casa Amadeo, Facebook

Amadeo. Casa Amadeo, Facebook

3. La Castela

La zona del Retiro es prolífica en bares de aperitivo. Uno de los más demandados es este restaurante cuya zona de barra se pone hasta los topes con clientela bien que conoce sus mariscos, sus pimientos de Padrón o su tradición vermutera.

Vista de la barra. Restaurante La Castela

Vista de la barra. Restaurante La Castela

4. Donde Sánchez

Cosas ricas, reza el cartel. Punto y se acabó, para qué más si es lo que se pide y no siempre se encuentra en otros bares con más fama. Queremos visibilizar los mercados como nuevos centros del aperitivo sibarita. No desmerece el de los locales del Mercado de San Fernando, en Lavapiés, ni tampoco el del Mercado de Antón Martín, con este diminuto puesto de productos gourmet, muy bien atendido además.

Silla libre en el rincón. Donde Sánchez, Facebook

Silla libre en el rincón. Donde Sánchez, Facebook

5. El Cantábrico

Una de las marisquerías más asentadas de Madrid, con más de sesenta años dando el callo. O la gamba, más bien. No hay mucho secreto que desentrañar en la barra interminable abierta por Dionisio Amorós: marisco y cerveza, cerveza y marisco. Aunque por supuestos también se le puede dar al vino blanco.

Tirar la caña. El Cantábrico, Facebook

Tirar la caña. El Cantábrico, Facebook

6. Ponzano, 12

Representante ilustre de una calle convertida en fenómeno social. En #ponzaning también hay mucho aperitivo del que dar cuenta. En esta taberna bien puesta y ya veterana en el barrio hay pinchos, tapas y raciones para que el aperitivo se junte con la merienda.

Barra. Bar Restaurante Ponzano, Facebook

Barra. Bar Restaurante Ponzano, Facebook

7. Casa Santoña

Marca familiar de productos del mar con buenas conservas, salazones y ahumados que nutren las cartas de sus restaurantes de Mazarrón, Carboneras y Madrid. El comedor de abajo es otro cantar, pero la primera planta es carne de aperitivo para los fieles que lo frecuentan y que no se quieren meter en el mogollón de la zona del Retiro durante las mañanas de sábados y domingos.

Anchoas de aperitivo. Casa Santoña, Twitter

Anchoas de aperitivo. Casa Santoña, Twitter

8. Bodegas Rosell

Un imprescindible para todo aquel que nunca perdió la tradición de un buen vermut y para los que se han apuntado a última hora. Pero ojo con su pizarra de vinos. La taberna abrió en 1920 y ahí sigue ofreciendo tributo al aperitivo, con sus azulejos de Talavera en la fachada y sus pinchos de bacalao rebozados o con alioli.

Fachada. Bodegas Rosell, Facebook

Fachada. Bodegas Rosell, Facebook

9. Casa Camacho

Un superviviente del aperitivo en la Malasaña actual, más dada a lo boutique y al negocio hipsterizado. Pero claro, lo viejuno es parte del pelotazo de lo moderno y por eso Casa Camacho nunca pasa de moda. Los yayos de vermut, gin y casera marcan el terreno que hay que empapar con lo que haya en los expositores.

La barra surtida de Casa Camacho. Jlesal, Google Plus

La barra surtida de Casa Camacho. Jlesal, Google Plus

10. La Mina

Junto con El Boquerón, el otro rincón consagrado en Lavapiés al tapeo y, por consiguiente, al aperitivo. Desde 1949, La Mina es una tasca de vermut, botellín y gamba plancha en mostrador de cinc. Y que no cambie nunca.

Barra. La Mina, Facebook

Barra. La Mina, Facebook

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter