10 consejos por si se tuerce tu viaje

5 enero, 2016 - David García

¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 consejos por si se tuerce tu viaje

Viajar tiene sus riesgos, es evidente. Muchas veces creemos que lo tenemos todo controlado pero hay cosas que se escapan a ese control porque no dependen de nosotros. Una intoxicación alimenticia, una caída, la pérdida del equipaje… Hay muchas cosas que pueden fastidiarnos el viaje. Echa un vistazo a las que te enumeramos y tenlas en cuenta cuando te dispongas a viajar. Y ojalá no tengamos que echar mano de ellas, la verdad.

1. Anticiparse.

Cuando salimos de viaje sabemos que nos arriesgamos a que algo salga mal. Por eso debemos anticiparnos y prevenir antes que curar. Si vamos al extranjero tenemos que informarnos de dónde está nuestra embajada o consulado, sus números de teléfono, hospitales cercanos, cómo funciona la sanidad (si es pública o privada), si compensa contratar previamente algún seguro, etc. Si viajas a algún país de la UE, sácate antes la Tarjeta Sanitaria Europea (es gratis).

1

2. Ir siempre identificado.

Igual que pasa aquí en España, siempre debemos ir identificados. Siempre con el pasaporte o DNI al menos para que en caso de emergencia sepan quiénes somos y de dónde venimos.

2

3. Pide facturas.

Si tienes que acudir al hospital o a alguna consulta médica, es muy probable que en un primer momento tengas que pagar. Pide todas las facturas porque depués es posible que nuestro Estado pueda reembolsártelo.

3

4. ¿Has sido hospitalizado?

Si has sido ingresado en un hospital en el extranjero, informa de ello a la embajada o al consulado español correspondiente. Un miembro del personal tomará contacto con el hospital para obtener más información sobre tu enfermedad. La embajada o el consulado te pueden ayudar.

4

5. Seguros con tus tarjetas.

Mira en las condiciones de tu tarjeta de crédito (es menos frecuente en las de débito) porque probablemente haya algún seguro vigente para los pagos que realices con ella. Muchas suelen llevar un seguro de accidente o de pérdida de equipaje. Pero solo si pagas los billetes con ella o el coche de alquiler, no por el simple hecho de tenerla.

5

6. Te han perdido el equipaje.

Según la normativa vigente, que se aplica al transporte internacional, las aerolíneas deben hacerse cargo de los daños causados en las maletas de los pasajeros. Esto incluye el deterioro, la pérdida, el robo y la entrega con retraso del equipaje. En caso de pérdida o robo, tienes para reclamar desde el día 21 después de la fecha en la que la maleta debería haber llegado a su destino. Hasta ese momento sería considerado retraso. Debes poner esa reclamación y también solicitar el Parte de Irregularidad de Equipaje (PIR) en la ventanilla de tu aerolínea. Necesitarás tu billete y el número de facturación de tu maleta. A partir de entonces, estos documentos te harán falta para todas las reclamaciones posteriores que tuvieras que presentar. La mayoría de las veces los equipajes aparecen, pero la entrega puede retrasarse algunos días. Para ejercer más presión puedes reclamar también ante AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea). La aerolínea está obligada a compensarte. Si no lo hace, inicia un proceso judicial.

6

7. Perder un vuelo.

Llegar tarde y perder el avión es más frecuente de lo que imaginamos. Y no se acaba el mundo por ello. Si te ocurre, dirígete a la ventanilla de tu aerolínea y explica lo que ha pasado. La mayoría de ellas te dejará viajar en el vuelo siguiente. Ah, y si viajas en una compañía de bajo coste, no vas a librarte de la penalización.

7

8. Pierdes o te roban tu documentación.

Lo primero es denunciar el robo o la pérdida en una comisaría porque después será imprescindible tener la denuncia. Con ella tendrás que ir a la embajada española o consulado más cercano. Allí te pedirán por lo general son dos fotografías tamaño carnet, el justificante de la denuncia y un documento acreditativo de la identidad, como un abono de transporte, carnet de conducir o cualquier otro con foto. Si no se dispone de ello, será necesaria la declaración jurada de otro ciudadano español, correctamente documentado, que confirme los datos. Así la embajada expedirá tu nuevo pasaporte. Por cierto, hay que pagar tasas para ello. Si no se dispone de dinero, la embajada podría incluso adelantar el dinero que luego tendría que en unos plazos concretos. Para casos de más urgencia se puede expedir un salvoconducto, que habilita al pasajero a salir del país de manera inmediata.

8

9. Detenido.

El colmo de los contratiempos es una detención. No es tan descabellado que pudiera ocurrir porque al fin y al cabo desconocemos las leyes del país al que vamos por lo que podemos infringirla sin darnos cuenta. Si ocurre hay que exigir a las autoridades que lo comuniquen a la embajada o consulado español. Ellos se encargarán de todo. Por supuesto no te garanticen que te pongan en libertad, pero harán lo que esté en sus manos y sobre todo se encargarán de avisar a tu familia.

9

10. Y sobre todo… mantener la calma.

Es sin duda el consejo común a todas las circunstancias. Mantén la calma. Resulta difícil decirlo ante algunas situaciones que pueden ser muy estresantes, como las relacionadas con las compañías aéreas, ¡pero hay que intentarlo!

10

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter