10 cosas que hacer gratis en Zúrich

22 diciembre, 2015 - Jorge Aznal

Zúrich (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Zúrich es una de las ciudades del mundo con mayor calidad de vida y también una de las más caras. Los poco más de 400.000 habitantes de la ciudad de Zúrich, motor financiero de Suiza, recorren a diario sus calles llenas de tradición y cultura, pero también de bancos y tiendas de lujo. En El Viajero Fisgón os proponemos algo que, a simple vista, parece muy difícil: 10 cosas que hacer gratis en Zúrich.

1. Recorrer la ciudad en bicicleta

Zúrich es una magnífica ciudad para moverse en bicicleta: es plana, tiene carriles bici y está bien señalizada. Y, además, en Zúrich puedes alquilar una bicicleta de forma gratuita porque el dinero que dejas como depósito al alquilarla te lo devuelven en el momento de la entrega si se hace en el mismo día.

El alquiler de bicicletas en Zúrich durante el día es gratuito (iStock)

El alquiler de bicicletas en Zúrich durante el día es gratuito (iStock)

2. Disfrutar del lago, del río y de sus zonas verdes

El lago Zúrich, el río Limmet, la montaña Üetliberg, el jardín botánico, sus parques… Zúrich es una ciudad con muchos lugares que invitan a respirar tranquilidad. Y eso es algo de lo que no pueden presumir muchas ciudades de Europa.

Lago de Zúrich (iStock)

Lago de Zúrich (iStock)

3. Entrar en la Grossmünster

La Grossmünster, de estilo románico, es la catedral de Zúrich y todo un símbolo de la ciudad. Su construcción comenzó hacia el año 1100 sobre otra iglesia que había sido mandada construir por Carlomagno en el siglo IX. La entrada a la Grossmünster es gratuita, aunque para subir a una de sus torres y admirar las vistas de Zúrich desde ahí sí que hay que pagar.

Grossmünster (iStock)

Grossmünster (iStock)

4. Ver la Fraumünster

La iglesia-abadía de Fraumünster (“iglesia de las mujeres”) , también de estilo románico, data de mediados del siglo IX y fue fundada por Luis El Germánico, nieto de Carlomagno, para las mujeres de la nobleza alemana del sur. La impresionante decoración de sus vidrieras se debe a Chagall y a Giacometti.

Fraumünster (iStock)

Fraumünster (iStock)

5. Jugar al ajedrez en la colina de Lindenhof

Las vistas de Zúrich desde la colina de Lindenhof son realmente espectaculares. En su pequeña plaza con árboles puedes pararte a descansar y admirar el paisaje o también jugar al ajedrez en su tablero gigante después de recorrer las pintorescas calles medievales del cautivador barrio de Lindenhof.

Ajedrez gigante en Lindenhof (iStock)

Ajedrez gigante en Lindenhof (iStock)

6. Mirar escaparates en Bahnhofstrasse

Bahnhofstrasse, en el centro de Zúrich, es una de las calles comerciales más caras del mundo. En sus tiendas están representadas las grandes firmas del sector de la moda y el lujo, pero eso no significa que no podamos incluir Bahnhofstrasse entre nuestras 10 cosas que hacer gratis en Zúrich: mirar sus escaparates no afecta a nuestro bolsillo.

Bahnhofstrasse (iStock)

Bahnhofstrasse (iStock)

7. Visitar el Kunsthaus

El Kunsthaus es el museo más importante de Zúrich y también el más caro porque la entrada general cuesta 22 francos suizos (algo más de 20 euros). Pero podemos visitarlo completamente gratis los miércoles y disfrutar de su colección con obras de Picasso, Monet, Munch y de artistas suizos como Giacometti , Hodler o Füssli.

Kunsthaus (iStock)

Kunsthaus (iStock)

8. Conocer la Universidad de Zúrich

La Universidad de Zúrich, que desde su fundación en 1833 ha tenido estudiantes tan insignes como Albert Einstein, es la universidad más grande de Suiza. Más de 25.000 alumnos estudian en sus facultades de Medicina, Ciencias, Economía, Derecho, Arte, Teología y Veterinaria. De la Universidad de Zúrich salió, por ejemplo, el primer Premio Nobel de Física: Wilhelm Röntgen.

Universidad de Zúrich (iStock)

Universidad de Zúrich (iStock)

9. Admirar el Teatro de la Ópera

Una entrada para asistir a un concierto o a un ballet en el Teatro de la Ópera de Zúrich no es, ni mucho menos, gratis, pero sí lo es pasear por la plaza y admirar el Opernhaus, el teatro inaugurado en 1891 que reemplazaba al Teatro Antiguo y que fue víctima de un incendio.

Plaza junto al Teatro de la Ópera (iStock)

Plaza junto al Teatro de la Ópera (iStock)

10. Poner el reloj en hora en la iglesia de San Pedro

El reloj nos hace a menudo fabricar excusas para justificarnos por llegar tarde a una cita. En Zúrich podemos dar la vuelta a la tortilla y tomar el reloj como excusa para dirigirnos a la iglesia barroca de San Pedro (St. Peter) y contemplar el reloj de su torre, que tiene un diámetro de 8’7 metros y es uno de los más grandes del mundo. Allí podemos sincronizar nuestro reloj con el de la iglesia y presumir de que nuestro reloj, por modesto que sea, tiene una precisión suiza. Aunque sólo sea por un tiempo…

Reloj de la torre de la iglesia de San Pedro (iStock)

Reloj de la torre de la iglesia de San Pedro (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter