10 Cosas que hay que hacer y que ver en Bristol

12 agosto, 2016 - David García

Fiesta de los globos de Bristol, con su puente colgante como testigo de excepción. Paul Townsend (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 Cosas que hay que hacer y que ver en Bristol

Ciudades que se llaman Bristol hay muchas (¡34 en todo el mundo!) pero solo una es la original (el resto toman el nombre como un homenaje a la británica) y esa ciudad es la situada en Reino Unido, al suroeste de Inglaterra y muy cerquita ya de Gales. Con algo más de 400.000, Bristol es una de las ciudades más importantes y más bonitas de las islas y de hecho hasta no hace tanto era la segunda ciudad en número de habitantes de Inglaterra solo por detrás de Londres. Seguro que has oído hablar de ella muchas veces pero ha llegado la hora de que la visites y nosotros te ofrecemos 10 planes para que aproveches tu tiempo allí. ¿Sabías además que allí puedes admirar uno de los mejores barrios de arte callejero de Europa? Y una cosa más, viajar a Bristol es muy sencillo, hay vuelos de bajo coste que la conectan directamente con aeropuertos de nuestro país como el de Madrid.

1. Atraviesa su puente colgante.

Uno de los símbolos de Bristol es su puente colgante de Clifton, que atraviesa un desfiladero sobre el río Avon, uniendo el barrio de Clifton en Bristol con Leigh Woods en North Somerset. Data de 1864 y en él se han grabado decenas de películas y spots publicitarios. Desde el parque de Clifton se pueden obtener unas magníficas instantáneas de esta joya arquitectónica británica, uno de los primeros puentes de este tipo para el tráfico rodado en el país.

Puente colgante de Clifton, en Bristol. Angel Ganev (Flickr)

Puente colgante de Clifton, en Bristol. Angel Ganev (Flickr)

2. Haz running en el parque del Castillo.

Siempre recomendamos que, si tu tiempo te lo permite, te mezcles lo máximo que puedas con los habitantes de la ciudad. En Bristol puedes hacerlo en Castle Park, el Parque del Castillo. Porque… seamos sinceros, todos nos imaginaríamos un paisaje británico con un castillo, ¿no? Pues en Bristol también lo encontrarás.

Castle Park en Bristol. Heather Cowper (Flickr)

Castle Park en Bristol. Heather Cowper (Flickr)

3. Una buena pinta en uno de sus pubs.

Otra de las tradiciones que se llevan a rajatabla en cualquier lugar en Inglaterra es la cultura de pub y de cerveza. Así que no dejes de adentrarte en alguno de los muchos que encontrarás en el centro. Pero para los más duros os recomendamos la sidra inglesa, la que sirven en The Coronation Tap (cerca del puente de Clifton), que tiene 12 grados y se sirve a temperatura ambiente. Y todo amenizado por música en directo.

The Coronation Tap en Bristol. Shrinkin'violet (Flickr)

The Coronation Tap en Bristol. Shrinkin’violet (Flickr)

4. Pasa a su imponente catedral.

La catedral anglicana de Bristol data del siglo XII y es gótica. Aunque no alcanza la altura de otras famosas catedrales europeas con las que comparte estilo arquitectónico, el templo no te va a dejar indiferente en absoluto. Para que te hagas una idea de su importancia, te diremos que desde 1542 es la sede obispal y catedral de la diócesis de Brístol.

Catedral de Bristol. Along time ago... (Flickr)

Catedral de Bristol. Along time ago… (Flickr)

5. Buen lugar para aprender inglés…

Bristol es una ciudad mediana de Ingraterra, lejos de los agobios y de las distracciones del gran Londres, lo que puede ser una ventaja para aprender inglés allí. Se trata por tanto de una ciudad cómoda y agradecida para que aprendas el idioma de Shakesperare, mucho más barata que otras. Pasa allí un verano o un año y verás cómo notas un gran avance en el dominio del inglés.

Niños de Bristol con la bandera británica a la espera del paso de la antorcha olímpica en 2012. Sarah Joy (Flickr)

Niños de Bristol con la bandera británica a la espera del paso de la antorcha olímpica en 2012. Sarah Joy (Flickr)

6. … y para estudiar una carrera, ¿no?

Si viajas a Bristol te darás cuenta de que es una ciudad con mucha vida porque hay mucha gente joven. Eso se debe en gran parte a que tiene una importante universidad. Así que si lo del inglés ya lo dominas y lo que quieres es formarte en el exterior, Bristol y su universidad son una buena opción.

Victoria Rooms, un teatro del siglo XIX para 700 espectadores en la Universidad de Bristol. (http://www.bristol.ac.uk)

Victoria Rooms, un teatro del siglo XIX para 700 espectadores en la Universidad de Bristol. (http://www.bristol.ac.uk)

7. Paseo relajante por el harbourside.

Por supuesto, Bristol no es Venecia ni Amsterdam pero también tiene canales, aunque no de la magnitud de las ciudades antes, obviamente. Sin embargo, los lugareños y los turistas son muy aficionados a pasear a sus orillas y a sentarse en las terrazas de alguno de sus bares o restaurantes.

Millenium Square, en el harbourside de Bristol. Robert Pittman (Flickr)

Millenium Square, en el harbourside de Bristol. Robert Pittman (Flickr)

8. Asiste a la fiesta internacional de los globos.

En el mes de agosto, a mediados, durante cuatro días, más de cien globos aerostáticos salen a surcar los cielos de Bristol para convertirlos en toda una fiesta de color y originalidad. Merece la pena que si puedes, viajes a la ciudad durante estos días.

Fiesta de los globos de Bristol, con su puente colgante como testigo de excepción. Paul Townsend (Flickr)

Fiesta de los globos de Bristol, con su puente colgante como testigo de excepción. Paul Townsend (Flickr)

9. Móntate en un transatlántico del siglo XIX.

Amarrado a los muelles del puerto puedes contemplar (y visitar) el transatlántico Brunel’s ss Great Britain un barco de vapor y hélices que transportaba en el siglo XIX a 700 pasajeros entre Europa y América. Ahora puedes pasar dentro ya que se ha convertido en museo (previo pago de una entrada).

Brunel's ss Great Britain en Bristol. Robert Pittman (Flickr)

Brunel’s ss Great Britain en Bristol. Robert Pittman (Flickr)

10. Si tienes tiempo, visita el cercano pueblo de Bath.

Bath, a escasos minutos de Bristol (a 21 kilómetros), es una ciudad de reminiscencias romanas que ostenta el honor de ser la única de Inglaterra en ser declarada Patrimonio de la Humanidad. Fue fundada como un complejo termal por los romanos, quienes construyeron el complejo y un templo en las colinas adyacentes en el valle del río Avon, alrededor de la fuente de las aguas termales. Más de 3,8 millones de personas visitan la ciudad cada año.

Termas romanas de Bath. SuperCar-RoadTrip.fr (Flickr)

Termas romanas de Bath. SuperCar-RoadTrip.fr (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter