10 Cosas que hay que hacer y ver en Nápoles

21 diciembre, 2015 - David García

Destacada: Vista general de Nápoles, con el Vesubio, imponente, al fondo. Rosino (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 Cosas que hay que hacer y ver en Nápoles

La capital del sur de Italia es una de las ciudades más viva y con más contrates de Europa. No te va a dejar indiferente y no vas a tener tiempo de aburrirte porque aunque nosotros te destaquemos diez cosas que hacer y ver en Nápoles, hay muchas más. Date cuenta además que nosotros nos hemos centrado en lo que es la ciudad, sin mencionar los pueblos de alrededor o que al lado tienes las ruinas de Pompeya y Herculano por ejemplo. Además, los vuelos a Nápoles suelen ser baratos y el alojamiento también. Disfruta de unos días en esta ciudad italiana, que nosotros te hacemos nuestras propuestas.

1. Centro: plaza del Plebiscito.

El centro de Nápoles gira en torno a esta plaza. Es lo que la Puerta del Sol a Madrid, por poner un ejemplo. En cuanto llegues te darás cuenta de lo importante que es la vida en la calle para los napolitanos. Parte de los lugares de mayor interés de Nápoles están aquí, como el Palacio Real, el Palacio de la Prefactura, la Basílica de San Francisco de Paula y el Palacio Salerno. Por cierto, cuentan los propios napolitanos que si consigues andar desde el Palacio Real hasta los caballos que hay en la plaza, tendrás suerte. ¡Inténtalo!

Plaza del Plebiscito en Nápoles. Norberto Chavez-Tapia (Flickr)

Plaza del Plebiscito en Nápoles. Norberto Chavez-Tapia (Flickr)

2. Disfruta de las fiestas de San Genaro.

Los napolitanos son muy devotos de su patrón, San Genaro. Puedes ir a ver sus reliquias en el Duomo de la ciudad durante todo el año pero la fiesta grande se celebra el 19 de septiembre, cuando la sangre del santo pasa de sólida a líquida y los napolitanos se echan a la calle, mostrando todo su folclore. Toda la ciudad es una fiesta y merece mucho la pena viajar en esta fecha.

Sangre de San Genaro. Paola Magni (Flickr)

Sangre de San Genaro. Paola Magni (Flickr)

3. Compras en la Galería de Umberto I.

Dicen que esta galería típicamente italiana es muy parecida a la de Víctor Manuel en Milán. Seréis vosotros los que lo tendréis que valorar. Pero al margen de los parecidos razonables, no dejes de pasarte por aquí, por sus tiendecitas, y tal vez por sus cafés para hacer un alto en el camino y retomar fuerzas.

Galería de Unberto I. Andrea Tosatto (Flickr)

Galería de Unberto I. Andrea Tosatto (Flickr)

4. Si te atreves, visita el Nápoles de la ‘camorra’.

Hay una premisa que siempre te dirán que has de cumplir siempre que vayas a Nápoles: evita los barrios peligrosos, sobre todo por la noche. Pero ya se sabe que todo lo prohibido tiene un magnetismo que nos hace acercarnos a ello, al margen de los consejos que puedan darnos a la hora de viajar a Italia. Es lo que pasa con los barrios de Secondigliano o de Scampia, controlados (dicen) por la mafia napolitana. Si quieres conocer el Nápoles más ‘camorrista’, date un simple paseo por estos barrios, de día, y alucina con las escenas que vas a encontrarte.

Un político italiano se pasea por las calles de Scampia. Fijaos en los edificios. Mario Morcone (Flickr)

Un político italiano se pasea por las calles de Scampia. Fijaos en los edificios. Mario Morcone (Flickr)

5. ¡No te vayas sin comer pizza!

Ir a una ciudad de viaje y no disfrutar de su gastronomía local debería estar considerado como delito. Al margen de exageraciones, os recomendamos que no os vayáis de Nápoles sin probar su cocina. Recuerda que muchos platos llevan de apellido el ‘napolitana’, por algo será. Cómo no, pizza y pasta se llevan la palma. No te costará encontrar un buen y tradicional restaurante para disfrutar de estas ‘delicatessen’.

Napolitano preparando pizza. Fiore S. Barbato (Flickr)

Napolitano preparando pizza. Fiore S. Barbato (Flickr)

6. Vibra con el ‘calcio’ en San Paolo.

Antes os decíamos que los napolitanos eran devotos de San Genaro. No es su único ‘santo’… también son muy devotos de Diego Armando Maradona y del fútbol, del ‘calcio’. La huella que dejó el astro argentino es imborrable y la pasión con la que sienten los colores de su equipo está fuera de lo común. Por eso te recomendamos que si puedes, si coincide que hay partido en San Paolo, te acerques como un ‘tiffosi’ más a animar al equipo local.

Vista del estadio de San Paolo. Davide Mancini (Flickr)

Vista del estadio de San Paolo. Davide Mancini (Flickr)

7. Recorre sus callejuelas.

Nápoles es muy conocido también por sus callejuelas. Recórrelas en los barrios españoles y Forcella, lo que viene siendo la ciudad antigua. Y no dejes de pasear (sobre todo en Navidad) por San Gregorio Armeno, una de las calles más transitadas de la ciudad, donde te quedarás boquiabierto con las obras de sus artesanos.

Imagen de la calle San Gregorio Armeno. Giuseppe Guida (Flickr)

Imagen de la calle San Gregorio Armeno. Giuseppe Guida (Flickr)

8. Descubre el Nápoles subterráneo y tétrico.

Otra de las peculiaridades de Nápoles es que no solo puedes visitarla a cielo descubierto, sino que está formada también por una serie de galerías subterráneas a las que también puedes acceder, y contemplar antiguos acueductos y pozos romanos que han dado servicio a los napolitanos hasta hace relativamente poco tiempo. Pero hazlo con una vela en la mano, por si acaso. Y si no te parece lo suficientemente tétrico, te invitamos a que visites el cementerio de Fontanelle, donde están los cadáveres de cientos de napolitanos que perecieron con la peste allí en el siglo XVII. Ah, y si subes en metro, también podrás disfrutar de estaciones subterráneas que son auténticas obras de arte como Toledo, Università o Dante.

Interior de uno de las calles subterráneas de Nápoles. Armando Mancini (Flickr)

Interior de uno de las calles subterráneas de Nápoles. Armando Mancini (Flickr)

9. Vive su noche.

Nápoles es una ciudad típicamente mediterránea y eso significa vivir la calle intensamente. Siéntate a tomar algo en la plaza de Bellini por ejemplo, o si quieres alargarlo más, déjate caer por sus bares de copas.

Nápoles, al anochecer. Andrea (Flickr)

Nápoles, al anochecer. Andrea (Flickr)

10. Y vive sus vistas.

Siempre recomendamos un lugar para disfrutar de excelentes vistas de una ciudad. En el caso de Nápoles os proponemos el castillo Dell’Ovo, al que puedes acceder gratis. Busca en su interior la llamada Terrazza dei Cannoni y disfrutas de unas vistas impagables no solo del golfo de Nápoles y toda su costa, sino también del Vesubio o y con un poco de suerte también de la isla de Capri.

Castillo Dell’Ovo, en Nápoles, desde donde podrás tomar unas buenas vistas de la ciudad. Andrea Tosatto (Flickr)

Castillo Dell’Ovo, en Nápoles, desde donde podrás tomar unas buenas vistas de la ciudad. Andrea Tosatto (Flickr)

Castillo Dell’Ovo, en Nápoles, desde donde podrás tomar unas buenas vistas de la ciudad. Andrea Tosatto (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter