10 cosas que no tienes que hacer en una aduana

7 septiembre, 2016 - David García

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Vamos a dejar a un lado lo obvio. Si llevas un alijo de cocaína en la maleta, un fusil AK-47, una ballesta o una garrafa de cinco litros de gasolina, tienes todas las papeletas de pasar un mal rato en la aduana primero y de ser protagonista del programa ‘Encarcelados’ de La Sexta después. Eso está claro. No venimos nosotros a relatar lo obvio. Simplemente te vamos a dar una serie de consejos para pasar lo mejor posible el agrio trámite de las aduanas. Y cuando hablamos de aduanas nos referimos a acceder a un país de fuera de la UE.

1. Ponerte nervioso.

Piensa en el paso de una aduana como un trámite más. ¿Te pones nervioso cuando renuevas el DNI? ¿O cuando compras un billete de metro y pasas los torniquetes? No, ¿verdad? Pues esto es igual. Es un mero trámite. Los agentes de aduanas huelen el miedo y el nerviosismo y si te notan algo, aunque no tengas nada que esconder, te pararán. ¿Qué necesidad tienes de pasar un mal rato? Ninguna.

1

2. Llevar comida.

Suena inocente pero para algunos países, un sobrecito al vacío de jamón serrano debe ser un arma de destrucción masiva con el que vas a destruir su país. Estados Unidos o Australia, por ejemplo. Lo mejor es que solo lleves ropa en la maleta.

2

3. Llevar tabaco de más.

En muchos países hay un máximo de paquetes de tabaco que puedes pasar. Infórmate bien antes de viajar.

3

4. No escuchar.

Has de seguir al pie de la letra las órdenes de los agentes de policía de la aduana. Es probable que si no sabes perfectamente su idioma no te enteres a la primera. Es mejor pedir que te lo repitan 20 veces antes que hacer algo que crees que ha dicho y en realidad es otra cosa.

4

5. Perder la calma.

Antes decíamos que debes tomarte el paso por la aduana como un trámite. En el caso de que te paren y te retengan más de lo esperado, tienes que mantener siempre la calma. Resignarte, vamos, y tomártelo con filosofía. Es mucho peor que los agentes vean que te alteras y que tienes prisa por pasar. En ocasiones te harán muchas preguntas y te revolverán todas tus cosas de la maleta. Resígnate, no puedes hacer nada por cambiarlo.

5

6. Llevar mucho dinero en efectivo.

Al igual que con el tabaco, llevar mucho dinero en efectivo (estamos hablando de miles de dólares en el caso de EEUU por ejemplo) puede ser un problema. Posiblemente tengas que declarar que lo llevas en un formulario previo. Ir de frente, vamos. No vaya a ser que no lo declares, luego te lo pillen y pases un mal rato.

6

7. No llevar la documentación.

Es algo obvio pero… seguro que le ha pasado a más de un viajero. Y ya es difícil no llevar la documentación (el pasaporte) porque para embarcar lo has tenido que enseñar. Pero se te ha podido perder en el vuelo así que haz del cuidado de tu pasaporte una cuestión prioritaria durante el vuelo.

7

8. Llevar animales.

A ver… no es que no puedas llevar a tu perro o a tu gato contigo si quisieras… pero vas a pasar un rato más que el resto de pasajeros en la aduana. Y llévalos con todas sus vacunas y bien sanos porque pueden mandarte de regreso a casa. Ah, y del resto de especies animales casi mejor ni hablar. Si viajas a EEUU, pasa de llevar caracoles. ¡Lo pone en el formulario!

8

9. Llevar tierra… ni en las zapatillas.

Puede sonarte a que te estamos tomando el pelo pero no es así. Algunos países se toman muy en serio lo de la seguridad, como EEUU o Australia. En este último, cuida de llevar tu calzado limpio porque si llevas tierra, arenilla o algo enganchado, las máquinas lo detectan y te pararán. Suena extremo pero pasa. Y en EEUU la tarjetita que te dan en el avión para rellenar indica que no puedes pasar con tierra o rocas de otro país, así que deja tu colección de minerales en casa.

9

10. Ir borracho.

A algunos el viaje en avión se les hace pesado y optan por pedirse unas copas y empezar ya en el vuelo su fiesta. Ojo, porque lo único que te provocará son problemas. Imagina hablar con un agente de policía norteamericano, armario ropero natural del Bronx, y tú con dos copas de más. Pues no es plan, la verdad.

10

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter