10 curiosidades sobre el Carnaval de Venecia

5 diciembre, 2016 - David García

Hombres disfrazados en Venecia. Rglinsky (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Una de las fiestas más conocidas de todo el mundo es el Carnaval de Venecia. Junto con el de Río de Janeiro, posiblemente sea el carnaval más famoso del mundo. Más elegante y elitista que el brasileño, este evento reúne en la bella ciudad italiana cada año a miles de turistas a pesar del frío que normalmente hace. Para conocer un poco mejor cómo es, aquí te descubrimos algunos de sus secretos.

1. ¿Cómo surge?

Esta tradición, que se remonta al siglo XI aunque fue declarada oficial hasta dos siglos más tarde, surge por la necesidad de la nobleza de mezclarse con el pueblo de manera anónima, de ahí que utilizaran máscaras para pasar desapercibidos y preservar su identidad.

Veneciano disfrazado. Mandymin (iStock)

Veneciano disfrazado. Mandymin (iStock)

2. Desenfreno anónimo.

Ese celo por preservar el anonimato evolucionó hasta aprovecharse de él. Durante los diez días que duraba el carnaval, esos nobles se vieron con la capacidad de hacer todo cuanto querían con el pueblo, en lo que a lo carnal se refiere, ya me entendéis, y el desenfreno fue la característica fundamental de la fiesta al menos durante el siglo XVIII.

Máscaras y canales en Venecia. Shahramazizi (iStock)

Máscaras y canales en Venecia. Shahramazizi (iStock)

3. El espíritu de Giacomo Casanova.

Si hay un personaje histórico ligado al Carnaval de Venecia, y que encarna además a la perfección su espíritu, ese es Giacomo Casanova, famoso aventurero, escritor, diplomático, bibliotecario y agente secreto italiano del siglo XVIII conocido por sus conquistas amorosas.

Carnaval en Venecia. Petdcat (iStock)

Carnaval en Venecia. Petdcat (iStock)

4. ¡Estuvo a punto de desaparecer!

Antes de su momento de esplendor, en el siglo XVIII, el Carnaval de Venecia estuvo a punto de desaparecer. La causa fundamental fue la decadencia de la ciudad como poder mercante y militar debido al descubrimiento de América, al cambio de la Ruta de la Seda para favorecer otros intereses y a las inmensas riquezas procedentes del nuevo mundo.

Espectacular disfraz. Dollsmusic (iStock)

Espectacular disfraz. Dollsmusic (iStock)

5. Atemorizó al mismísimo Napoleón.

No a todo el mundo le gustaba el Carnaval de Venecia. Que se lo pregunten a Napoleón… Y es que el emperador francés temía que con tanta máscara y tanto festejo, alguien aprovechara para conspirar contra él y, quién sabe si acabar con su vida. Por eso decidió cortar cualquier atisbo de duda de raíz y lo prohibió en 1797.

Disfraz típico del carnaval. Lachris77 (iStock)

Disfraz típico del carnaval. Lachris77 (iStock)

6. Oficial desde 1979.

Después de la prohibición de Napoleón, al Carnaval de Venecia le costó prácticamente un siglo recuperarse. Fue a principios del XX cuando empezó a celebrarse de nuevo y no fue hasta 1979 cuando se le dotó de oficialidad, celebrándolo desde entonces justo antes de la cuaresma cristiana.

Disfrazados por las calles. SorinVidis (iStock)

Disfrazados por las calles. SorinVidis (iStock)

7. Fiestas prohibitivas.

Hoy en día, además de poder vivir el carnaval en las calles (y en los canales) se organizan decenas de fiestas privadas de todos los tipos. Llaman la atención algunas de ellas por su elevado caché: hasta 500 euros cada entrada.

Venecianos disfrazados en una fiesta de carnaval. Mandymin (iStock)

Venecianos disfrazados en una fiesta de carnaval. Mandymin (iStock)

8. Una tradición casi solo para venecianos.

Al igual que muchas fiestas del mundo se abren a la participación de los turistas, en el caso del Carnaval de Venecia es más difícil. La mayoría de quienes se disfrazan, y pasean por la calle con sus máscaras, son ciudadanos venecianos que llevan muchos meses confeccionando su traje. Los turistas por su parte se limitan a ponerse una simple máscara… y a hacer fotos. Muchas fotos.

Carnaval en Venecia. Mandymin (iStock)

Carnaval en Venecia. Mandymin (iStock)

9. Trajes de miles de euros.

Los venecianos invierten mucho tiempo en la confección de sus trajes, como ya hemos dicho. Pero no solo eso, invierten también mucho dinero. Miles de euros en algunos casos en las mejores telas y también en las máscaras más espectaculares.

Disfraz de carnaval en Venecia. Melodija (iStock)

Disfraz de carnaval en Venecia. Melodija (iStock)

10. Tiempo de dulces típicos.

Ya hemos mencionado que el carnaval es una fiesta para disfrutar, para pecar. Y dentro de esa fiesta del placer, también hay que satisfacer los deseos del estómago. Por eso en Venecia es tiempo para la frittella, el dulce típico de la ciudad, una especie de buñuelo de diferentes modalidades.

Hombres disfrazados en Venecia. Rglinsky (iStock)

Hombres disfrazados en Venecia. Rglinsky (iStock)

Hombres disfrazados en Venecia. Rglinsky (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter