10 curiosidades sobre la Feria de Abril de Sevilla

4 abril, 2016 - Raúl Fernández

destacada
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 curiosidades sobre la Feria de Abril de Sevilla

La Feria de Abril es una cita obligada en el calendario de todos los sevillanos, andaluces y viajeros procedentes de todas las partes de España y el mundo deseosos de disfrutar de una semana de fiesta, flamenco, pescaíto, y manzanilla. Sin duda, es una de las citas con más solera y personalidad de cuantas se celebran en nuestro país. Repasamos algunas de las curiosidades que quizá no conocías sobre este evento.

1. Su origen no es andaluz

La idea de poner en marcha la Feria de Abril de Sevilla partió de un catalán, Narciso Bonaplata y un vasco José María Ybarra. La elección de la capital hispalense no fue baladí. Tras sus múltiples viajes de negocio, quedó fascinado con la ciudad y decidió, en 1846 junto al empresario vasco, realizar un certamen ganadero.

Caballos (iStock)

Caballos (iStock)

2. A la moda

Lo habitual durante la Feria de Abril es encontrarte a las sevillanas con el tradicional vestido de flamenca. Es la puesta de largo para estas señaladas fechas, momento en que cada una, dentro de sus posibilidades económicas, intenta lucir sus mejores galas. El precio puede rondar los 300€ (-precio medio en la reputada empresa familiar Aires de Feria-) aunque, como en casi todo, los hay más caros y más baratos. Los diseños y los colores varían con las modas. El amarillo gana enteros en esta edición.

Feria de abril vestidos (iStock)

Feria de abril vestidos (iStock)

3. La influencia iberoamericana

El traje de flamenca se consagró a partir de la Exposición Iberoamericana que se celebró en Sevilla en el año 1929. Este evento pretendía servir de hermanamiento entre los países de ambos lados del océano atlántico aunque tuvo que hacer frente a la rivalidad que suponía la celebración de la Exposición Internacional de Barcelona en esas mismas fechas. Muchos años después, Sevilla acogería la EXPO Universal de 1992.

Fuegos artificiales (iStock)

Fuegos artificiales (iStock)

4. Huyendo de la Semana Santa

En 1848, la Feria de Abril de Sevilla comenzó en plena Semana Santa coincidiendo con el lunes, martes y miércoles santo, algo que resulta impensable hoy por hoy. Bien es cierto que, por aquel entonces, no había procesiones en esos días.

Chicas en la Feria (iStock)

Chicas en la Feria (iStock)

5. La República

El 14 de abril se proclama la República, cuando tan solo faltaban tres días para dar el pistoletazo de salida a la Feria de Abril de Sevilla. Esto conllevó duplicar los esfuerzos organizativos de última hora para completar el recinto con las banderas tricolor del nuevo régimen. Esto llevó un coste: 13.250 de las pesetas de entonces.

Calles de la feria (iStock)

Calles de la feria (iStock)

6. Lunes, día señalado

La Feria de Abril de Sevilla tiene un protocolo estipulado para dar comienzo: lunes a las doce de la noche con el alumbrao y la tradicional cena del pescaíto. No obstante, no se dejan las cosas para última hora y los sevillanos y turistas pueden ver la  tradicional ‘portada’ montada desde días antes.

Feria de abril I (iStock)

Feria de abril I (iStock)

7. Coches de caballos

La proliferación de los coches de caballo se remonta a los orígenes de la Feria allá por el siglo XIX. No en vano, durante sus primeros años, consistía básicamente en un evento de ganado y todo tipo de actividades agrícolas.  Con el paso del tiempo, estas actividades han ido dando paso al ambiente festivo pero manteniendo los tradicionales coches de caballos.

Coches de caballos (iStock)

Coches de caballos (iStock)

8. Para beber, manzanilla

Si algo caracteriza la Feria de Abril es la manzanilla, es la bebida típica por excelencia. De hecho, se cifra en 1,5 millones de medias botellas las que pueden llegar a consumirse durante estos días. El origen de la manzanilla se remonta 200 años atrás y se ubica en Sanlúcar de Barrameda.

Manzanilla

Manzanilla

9. ¡A rico pescaíto!

El pescaíto se ha convertido en uno de los platos típicos y más socorridos durante la Feria. Tanto es así que, como decíamos anteriormente, es la cena tradicional en la noche del alumbrao. Este nombre no es casual  ya que se debe a la falta de pescado fresco los lunes obligando a rebozarlo y freírlo, convirtiéndolo en ‘pescaíto’.

Pescaito Frito (Flickr)

Pescaito Frito (Flickr)

10. Casetas para todos los públicos

Aunque la Feria de Abril de Sevilla es de carácter privado si estás de visita y quieres sumergirte en el ambiente festivo, también existen casetas públicas cuya entrada es libre. Existen varias distribuidas a lo largo de todo el recinto aunque la más famosa y concurrida está situada frente a la portada de la Feria. ¡No tiene pérdida!

Entrada Feria (iStock)

Entrada Feria (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter