10 excursiones que hacer en Nueva York

2 marzo, 2016 - David García

Nueva York desde el puente de Brooklin. Andrés Nieto Porras (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 excursiones que hacer en Nueva York

La ‘Gran Manzana’ es por sí misma una ciudad infinita, en la que puedes aprovechar todo el tiempo de tu estancia sin necesidad de salir de la ciudad. Sin embargo, si decides viajar a Nueva York y tienes intención de quedarte al menos una semana, te animamos a que aproveches para visitar algunos lugares no muy lejos de allí y así matas dos pájaros de un tiro. Ya que vas a cruzar el Atlántico, qué menos que ver más allá de Nueva York. Nosotros te hacemos diez propuestas.

1. Washington DC.

La capital estadounidense es una de las excursiones imprescindibles que hacer si vas a Nueva York. Aunque el viaje puede llegar a resultar pesado por su 300 kilómetros (casi cuatro horas en bus y algo menos en tren), merecerá la pena por ver la cantidad de espacios monumentales (que todos hemos visto en la tele o en el cine alguna vez) que alberga la capital: la Casa Blanca, la estatua de Lincoln, el Capitolio, el obelisco, todos los homenajes a los caídos en las diferentes guerras… Una pasada…

La Casa Blanca, residencia del presidente del Estados Unidos. John Haslam (Flickr)

La Casa Blanca, residencia del presidente del Estados Unidos. John Haslam (Flickr)

2. Atlantic City.

Aunque no puede compararse con la grandeza de Las Vegas, la ciudad de Atlantic City, a unos 200 kilómetros de NY, podría decir que es muy parecida a la capital mundial del juego. Tiene también mucha fama en lo que se refiere a juegos de azar, y si te animas a visitarla, mejor es que lo pases allí al menos una noche para que así puedas ver la iluminación y pasar a los casinos. Y mejor en verano que en invierno.

Vista interior de uno de los casinos de Atlantic City. Ingret9 (Flickr)

Vista interior de uno de los casinos de Atlantic City. Ingret9 (Flickr)

3. Boston.

Situada a unos 350 kilómetros de NY, una de las excursiones más largas,  Boston es tradicionalmente la ciudad estadounidense más ‘europea’ de todo el país debido a su herencia irlandesa, por lo que merece la pena hacer el viaje (en tren o en autobús) para poder ver esta llamativa ciudad tan ligada por ejemplo al deporte de la canasta, con sus icónicos Boston Celtics.

Vista parcial de Boston. Navaneeth KN (Flickr)

Vista parcial de Boston. Navaneeth KN (Flickr)

4. Philadelphia.

A unos 160 kilómetros de NY (puedes recorrerlos cómodamente también en tren o en autobús) encontramos la ciudad de Philadelphia, protagonista también de varias de las películas más famosas de Hollywood como Rocky. Las escaleras en las que Sylvester Stallone rodó su famosa escena, con parte de la ciudad de fondo, son sin duda uno de sus enclaves más turísticos y muchos se atreven a emular al personaje allí mismo. ¿Tú lo harías? Al margen de eso, esta ciudad es una de las que más carga histórica tiene, pues fue aquí donde se firmó el acta de independencia de los EEUU.

'Skyline' de Philadelphia. Rob Shenk (Flickr)

‘Skyline’ de Philadelphia. Rob Shenk (Flickr)

5. Cataratas del Niágara.

Se trata de uno de los espectáculos naturales más bellos y espectaculares del mundo. Están en la frontera entre EEUU y Canadá y suponen saltos de agua de casi 60 metros con anchuras cercanas a mil metros. Están a 640 kilómetros de NY pero se organizan excursiones de un día (ida y vuelta en avión, lógicamente) para poder verlas saliendo desde la ‘Gran Manzana’. Una vez allí, si eres de los valientes, una de las cosas que hacer es coger un barco para acercarte prácticamente hasta la propia cascada. Un espectáculo que no se olvida.

Cataratas del Niágara. Artur Staszewski (Flickr)

Cataratas del Niágara. Artur Staszewski (Flickr)

6. Long Beach.

Si pensabas que la gran ciudad está reñida con la playa, te equivocas. Al menos en el caso de Nueva York. Los días de verano en los que el termómetro ahoga, ir a la playa supone una refrescante alternativa. Para ello, nada mejor que desplazarse a Long Island (muy cerca de la ciudad) para disfrutar de sus playas, que las hay y muchas además. Puedes elegir o tren o autobús para ello.

Playa en Nueva York. Kevin Saff (Flickr)

Playa en Nueva York. Kevin Saff (Flickr)

7. Comunidad Amish de Lancaster.

Los hemos visto en decenas de series, pelis y documentales, y su forma de vida no deja de sorprendernos. Son los Amish, agrupaciones religiosas cristianas de doctrina anabaptista que han elegido mantener su vida y sus costumbres ancladas en el pasado, al margen totalmente de cualquier avance tecnológico y aislados del mundo exterior. Esta colonia en Lancaster está a 264 kilómetros de Nueva York y la mejor opción para visitarla es el coche, para poder recorrer con tranquilidad los caminos y pueblos. Ya verás como a medida que vas llegando, te irás encontrando a los primeros amish con sus carromatos.

Pareja amish en Lancaster. Ted Van Pelt (Flickr)

Pareja amish en Lancaster. Ted Van Pelt (Flickr)

8. Brotherhood Winery.

Para los amantes del vino, para aquellos que sienten curiosidad por los caldos de la costa este norteamericana, Nueva York también ofrece esta alternativa ecológica. Y es que desde Penn Station y a solo hora y media se encuentra a orillas del Hudson la bodega más antigua de Estados Unidos, Brotherhood Winery, que data de mediados del siglo XIX. Allí la compañía ofrece una visita muy completa a su bodega, a sus barriales, a sus edificios y te ofrece la oportunidad además de disfrutar de diferentes catas.

Brotherhood Winery. Jay Park (Flickr)

Brotherhood Winery. Jay Park (Flickr)

9. Sleepy Hollow.

Sleepy Hollow es una de las poblaciones más famosas de estados Unidos gracias en parte, cómo no, al cine y a los títulos de Disney y de Tim Burton. Pero el origen de la fama se remonta a un relato de terror de Washington Irving, que además está enterrado en su cementerio. Lo más destacado de este peculiar pueblo son sus mansiones, entre las que está la de los Rockefeller. Otra de sus ventajas es que está a tan solo media hora desde la estación de Harlem.

Sleepy Hollow. Rufus (Flickr)

Sleepy Hollow. Rufus (Flickr)

10. Bear Mountain State Park.

Y para terminar, nada mejor que hacerlo con una alternativa cien por cien de naturaleza, el típico bosque norteamericano, a tan solo una hora en tren desde la estación de Harlem. Desde este espectacular espacio verde podrás divisar el ‘skyline’ de la gran ciudad. Una vez ahí, disfruta de un paseo, haz deporte (también algunos acuáticos en sus aguas), y si es invierno, esquí de fondo o patinaje en sus aguas heladas.

Bear Mountain State Park. Jiashiang (Flickr)

Bear Mountain State Park. Jiashiang (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter