10 jardines botánicos de España que debes conocer

29 mayo, 2016 - Miguel Á. Palomo

Escaleras al mar. Jardí Botánic Marimurtra – Fundació Carl Faust (Facebook)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 jardines botánicos de España que debes conocer

Menos mal que existen los jardines botánicos. Estos espacios, la mayoría ubicados en suelo urbano aunque otros se valen de un entorno paisajístico más rico, cumplen varias funciones agradecidas: la más importante es la de salvaguardar el patrimonio natural como valiosas representaciones sobre las que investigar; y la que a nosotros más nos pone es la de admirar una parcela de la naturaleza en un paseo donde el humo y los cláxones son olvidados por un rato. El jardín botánico es para los científicos pero por encima de todo para los románticos. Estos jardines botánicos de España merecen ser conocidos. Entonamos eso de: “Soy metálico en el jardín botánico”.

1. Real Jardín Botánico de Madrid

Empezamos por el más vetusto, un recinto fundado por el rey Fernando VI allá por el año 1755 a orillas del Manzanares aunque en realidad su actual emplazamiento en el Paseo del Prado data de 1781. El diseño primoroso en tres terrazas sucesivas firmado por Francisco Sabatini es casi lo más reseñable de este centro de investigación del CSIC, un escenario en el que lucen las más de 5.000 especies americanas y pacíficas y en donde tiene su rincón la colección de bonsáis de Felipe González.

Junco florido. Real Jardín Botánico (Facebook)

Junco florido. Real Jardín Botánico (Facebook)

2. Jardín Botánico de Marimurtra, Girona

Uno de los más bonitos, de los más pintorescos, de los más mediterráneos. Al borde de un acantilado afilado de la costa de Blanes, el templete de Linneo marca el límite de un parque de 16 hectáreas en el que se ha acumulado alrededor de 4.000 especies distintas. Las vistas al mar hacen de él un jardín botánico único en el mundo.

Escaleras al mar. Jardí Botánic Marimurtra – Fundació Carl Faust (Facebook)

Escaleras al mar. Jardí Botánic Marimurtra – Fundació Carl Faust (Facebook)

3. Jardín Botánico Viera y Clavijo, Gran Canaria

El llamado Jardín Canario dedica sus 27 hectáreas principalmente a la naturaleza autóctona y más en riesgo de extinción del archipiélago aunque en origen, al abrirse en 1952, se trataba de mimar las especies de las islas de la Macaronesia: Azores, Madeira y Cabo Verde. En el barranco de Guinigualda, es el jardín botánico más grande de España.

Detalle. Jardín Botánico Canario "Viera y Clavijo” (Facebook)

Detalle. Jardín Botánico Canario “Viera y Clavijo” (Facebook)

4. Jardín Botánico de la Concepción, Málaga

Completo, diverso, romántico. El jardín botánico histórico del norte de la ciudad responde a un proyecto de paisajismo al estilo inglés que fue inaugurado en 1855 gracias a los marqueses de la Casa Loring. Han pasado muchos años desde entonces pero el parque sigue conservando todo su encanto de exuberancia vegetal. La colección de plantas tropicales y subtropicales, unas 2.000 especies distintas, hace del parque una curiosidad exótica dentro del continente europeo.

Paseo. Jardín Botánico - Histórico La Concepción (Facebook)

Paseo. Jardín Botánico – Histórico La Concepción (Facebook)

5. Jardín Botánico de Valencia

Perteneciente a la Universidad de Valencia, se trata de un jardín de enorme tradición, con un pasado lejano como huerto medicinal en el siglo XVI hasta que encontró sede definitiva en el Huerto de Tramoyeres extramuros de la ciudad. Entre los invernaderos, casetas varias y el herbario universitario, deslumbran las palmeras adultas, una de las mejores colecciones de Europa.

Una de las casetas del parque. Jardí Botànic de la Universitat de València (Facebook)

Una de las casetas del parque. Jardí Botànic de la Universitat de València (Facebook)

6. Jardín Botánico de Sóller, Mallorca

El que fuera jardín de una imponente mansión señorial, con tan sólo una hectárea de extensión se basta para hacerse un hueco en esta lista por su importante labor conservacionista de las especies baleares, así como otras isleñas canarias y mediterráneas. El entorno de valles y montañas que circunda el jardín acompaña la visita.

Estanque desde arriba. Jardí Botànic de Sóller (Facebook)

Estanque desde arriba. Jardí Botànic de Sóller (Facebook)

7. Jardín Botánico Atlántico, Gijón

El más joven de todos, está abierto desde la primavera de 2003 en una primera fase de más de quince hectáreas. El recorrido por los entornos cantábrico o atlántico abarca también el histórico y centenario Jardín de La Isla y el Monumento Natural de La Carbayeda de El Tragamón, un bosque natural con árboles que alcanzan los 400 años en pie. Alrededor de 30.000 plantas de 2.000 especies.

Todo verde. Jardín Botánico Atlántico de Gijón (Facebook)

Todo verde. Jardín Botánico Atlántico de Gijón (Facebook)

8. Jardín Botánico de Bertiz, Navarra

Dentro del Parque Natural Señorío de Bértiz, en los valles cantábricos de Navarra, el paseo por este jardín de más de cien años es de obligado cumplimiento. Además de la relevancia botánica de sus especies autóctonas y exóticas, la espesura verde se convierte en un verdadero tesoro hechizado gracias a elementos artificiales como fuentes y estanques, paseos y puentes, y un par de joyas art nouveau como el mirador y la capilla.

Fuente. Parque Natural Señorio de Bertiz (Facebook)

Fuente. Parque Natural Señorio de Bertiz (Facebook)

9. Jardín Botánico de Barcelona

El jardín histórico de la montaña de Montjüic, en funcionamiento desde 1930, vio cómo se sumaba uno más moderno de 14 hectáreas de extensión dedicadas casi en su totalidad a especies mediterráneas aunque también hay cabida para Chile, Sudáfrica, Australia o California. Destaca también el importante herbario del Institut Botànic de Barcelona. Las vistas del jardín a la ciudad son privilegiadas.

Vistas sobre el jardín. Jardí Botànic de Barcelona (Visit Barcelona)

Vistas sobre el jardín. Jardí Botànic de Barcelona (Visit Barcelona)

10. Jardín Botánico de Orotava, Puerto de la Cruz de Tenerife

Otro de los importantes jardines canarios es El Botánico o Jardín de Aclimatación, el segundo más antiguo de España después del de Madrid ya que fue construido por orden de Carlos III en 1788. La fundación del mismo tuvo como objetivo acumular especies exóticas procedentes de las colonias para pasar un periodo de aclimatación antes de ser trasladadas a los jardines peninsulares de la capital del reino. La empresa fracasó y hoy lógicamente se centra en especies autóctonas.

Detalle del jardín botánico. Leptit monde (Foter)

Detalle del jardín botánico. Leptit monde (Foter)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter