10 leyendas increíbles sobre el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

10 febrero, 2016 - David García

escorial_destacada
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 leyendas increíbles sobre el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

Está claro que tener más de 400 años de vida da para muchas anécdotas y, en este caso, de leyendas. Estamos hablando del el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, en la Comunidad de Madrid, a escasos 50 kilómetros de la capital. Sus cientos de estancias han visto pasar a los reyes de España desde Felipe II y sobre la construcción, tan ambiciosa y de corte tan megalómano, pesan como decimos no solo los años, sino las leyendas. Te desvelamos algunas.

1. Las puertas del infierno.

La primera de las leyendas es la que dice que el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, se construyó en ese lugar porque se pensaba que allí estaban situadas las puertas del infierno y con él encima, éstas podrían taparse. El origen de esta creencia es difuso. Por un lado se piensa que es porque allí había una mina con sus profundas galerías pero por otra parte se alude a una gran tormenta que ocurrió el día en el que los técnicos del rey fueron a inspeccionar lugares para su emplazamiento y los relámpagos y rayos que allí cayeron les hicieron decidir que lo construirían ahí.

Imagen exterior del monasterio. Pablo Cabezos (Flickr)

Imagen exterior del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.  Pablo Cabezos (Flickr)

2. La parrilla.

Dicen que la planta del monasterio está inspirada en una parrilla en alusión a la muerte que tuvo San Lorenzo (quemado), esta es una de las leyendas más macabras.

Maqueta del monasterio. Victoria Rachitzky Hoch (Flickr)

Maqueta del monasterio. Victoria Rachitzky Hoch (Flickr)

3. El perro negro.

Cuenta la leyenda que una vez iniciadas las obras, un perro negro se paseaba por las noches y con sus ladridos interrumpía las obras. El rey Felipe II decidió que le dieran caza y una vez muerto lo colgaron de una de las torres donde su cadáver permaneció durante mucho tiempo. Se pensaba que podía ser un enviado del infierno ya que allí se supone que había una de las puertas por las que se accedía a él. Años más tarde, cuando el rey se retiró allí para morir, afirmaba que seguía oyendo los ladridos.

Imagen de una de las ventanas y torres que coronan los techos de parte del monasterio. Contando Estrelas (Flickr).

Imagen de una de las ventanas y torres que coronan los techos de parte del monasterio. Contando Estrelas (Flickr).

4. Apariciones de la Virgen.

Esta es una de las leyendas recientes. ¿Os suena el nombre de Luz Amparo Cuevas? Se hizo muy conocida porque entre 1981 y 2002 afirmó ser testigo de varias apariciones de la Virgen junto al Monasterio de San Lorenzo de El Escorialy de hecho el lugar continúa siendo a día de hoy de peregrinación. Curaciones milagrosas, movimientos del Sol o estigmatizaciones son algunos de los fenómenos que supuestamente se han producido allí.

Vistas desde la llamada 'Silla de Felipe II'. jacinta lluch valero (Flickr)

Vistas desde la llamada ‘Silla de Felipe II’. jacinta lluch valero (Flickr)

5. En busca de la piedra filosofal.

Dicen que Felipe II estaba obsesionado con la piedra filosofal y que utilizaba la alquimia y a los alquimistas para dar con ella. Por este motivo, Felipe II reunió en la gran biblioteca del monasterio, gran cantidad de tratados relacionados con esta misteriosa ciencia, así como literatura sobre magia y astrología. De hecho se dice que llegó a consumir brebajes. Pero lo cierto es que Felipe II estaba interesado en la alquimia por su delicada salud porque creía que a través de esta ciencia mejoraría.

Biblioteca del monasterio. -Merce- (Flickr)

Biblioteca del Monasterio de El Escorial -Merce- (Flickr)

6. Sala de los secretos.

Muy poca gente conoce que esa pequeña sala oscura y sin ningún ornamento que está después del panteón de Infantes es conocida como sala e los secretos. Y es que Juan de Herrera, el arquitecto, consiguió que dos personas colocadas en ángulos opuestos pudieran conversar, sin chillar y con enorme claridad, mientras que los que estaban en medio no oían nada.

Patio de Mascarones. Jan (Flickr).

Patio de Mascarones. Jan (Flickr).

7. La llave maestra.

Durante el reinado de Felipe II, a todos los súbditos que tenían llaves de las estancias les llamaba la atención (¿brujería tal vez? ¿elección divina?) que ellos tuvieran varias llaves y tuvieran que dar tres vueltas en cada puerta para abrirlas, y el monarca solo tuviera una y con una vuelta en cada puerta bastara. ¿Leyenda o ciencia?.

Fachada principal. Tomás Fano (Flickr).

Fachada principal. Tomás Fano (Flickr).

8. El renegado.

Una de las mejores leyendas es la del renegado. Cuentan que un obrero del monasterio, creyendo en los rumores de que el rey no podría sufragar los gastos de tan magna obra, se hizo con una bolsa llena de monedas y huyó al monte con tan mala suerte que cayó en una ciénaga y se hundió allí con todo el dinero que había robado, de ahí que se diga que en el pecado llevó la penitencia.

Vista del monasterio desde el monte. cabezadeturco. (Flickr)

Vista del monasterio desde el monte. cabezadeturco. (Flickr)

9. Las esposas de Felipe II.

Ya hemos hablado de algunas apariciones en el monasterio. También se decía que las cuatro mujeres de Felipe II (María de Portugal, María Tudor, Isabel de Balois y Ana de Austria) paseaban, después de muertas, con cirios en sus manos por la lonja del monasterio durante las noches de luna llena.

Patio de los Reyes. M Moraleda (Flickr)

Patio de los Reyes. M Moraleda (Flickr)

10. Estatua de San Lorenzo.

Estaba claro que ‘el protagonista’ que da nombre al municipio de San Lorenzo de El Escorial tenía que tener una estatua en el monasterio y sobre él también recae una leyenda: se dice que la figura mira hacia la montaña que tiene en frente, hacia el lugar donde dicen que hay escondido un tesoro que nunca ha sido hallado.

Estatua de San Lorenzo en el monasterio. Contando Estrelas (Flickr)

Estatua de San Lorenzo en el monasterio. Contando Estrelas (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter