10 lugares que dirás mal

3 diciembre, 2014 - Jordi Pastor

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Posiblemente, resulta más fácil contar a las personas capaces de pronunciar correctamente Eyjafjallajökull –aquel volcán islandés que sembró el caos en el tráfico aéreo europeo– que los que, para qué engañarnos, fracasamos cada vez que intentamos leerlo como se debe (los islandeses no cuentan, se entiende).

Más allá del país de los volcanes, Björk y los pueblos de nombre impronunciable, el mundo está repleto de destinos que merecen realmente una visita aunque seamos incapaces de nombrarlos bien a la primera. Bien porque suenan raro; bien porque retan severamente a nuestra capacidad de dicción o bien porque, directamente, porque no hay por dónde cogerlos.

01 Český Krumlov

REPÚBLICA CHECA

Con decir que, probablemente, es la ciudad más bonita de la República Checa (Praga incluida), queda todo dicho. Otra cosa es que nos salga de carrerilla su nombre completo cuando nos pregunten por ella al regresar. Český Krumlov, villa medieval de la región de Bohemia, abrazada por el río Moldava y declarada patrimonio mundial por la Unesco, se encuentra a 160 kilómetros de la capital checa.

Foto: Diego Jambrina

02 Longyearbyen

NORUEGA

Nieve, glaciares e imponentes icebergs. Las islas Svalbard, a medio camino entre Noruega y el Polo Norte, reproducen el paisaje que nos viene a la mente cuando pensamos en el Ártico. Y Longyearbyen (¿lo han conseguido a la primera…?) es la principal población del archipiélago y el destino idóneo para explorarlo.

Foto: Michele Solmi

03 Taumata (para los amigos)

NUEVA ZELANDA

Taumatawhakatangihangakoauauotamateaturipukakapikimaungahoronukupokaiwhenuakitanatahu. El nombre completo de esta modesta colina (poco más de 300 metros) de la isla Norte de Nueva Zelanda –al sur de la ciudad de Waipukurau– tiene 80 y tantos caracteres (lo certifica el libro Guiness) que explican una leyenda maorí, la misma que cuentan los guías turísticos cuando llegan hasta la cima. Desde arriba, además del cartelaz0 que contiene el nombre de la montañita, se divisa el océano Pacífico.

Foto: Natalia Volna / itravelNZ

04 Llanfair

GALES (REINO UNIDO)

Abreviatura de Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch, la decisión del consejo de este pueblo galés de autobautizarse así fue premeditada; querían la estación ferroviaria de nombre más largo del país. En realidad, el nombre original es Llanfair Pwllgwyngyll, que resulta igualmente impronunciable. Hay turistas que se acercan hasta esta localidad de la isla de Anglesey para hacerse la pertinente foto junto al cartel, aunque después merece la pena visitar el faro de SouthStack, en la otra punta de la isla.

Foto: Morien Jones

05 Vatnsnes

ISLANDIA

Cuando un topónimo contiene tres consonantes seguidas resulta difícil pronunciarlo, así que con cuatro es casi misión imposible. Ocurre con la península de Vatnsnes, en la costa noroeste de Islandia, excelente enclave para observar focas en libertad en su hábitat natural. El país-isla está plagado de rincones impronunciables, mediáticos volcanes aparte. Y si no prueben con Kirkjubaejarklaustur, localidad idónea para explorar el sur del país.

Foto: Willem Kox

06 Gangakotacholapuram

INDIA

Aislada, tranquila, la que fuera la gran capital de los Cholas en el siglo XI es ahora un pequeño pueblo al sureste de India donde queda un cuidado templo de Shiva como recuerdo de su glorioso pasado. Su nombre, sin embrago, permanece igual de enrevesado: Gangaikonda Cholapuram.

Foto: Terry Presley

07 Jericoacoara

BRASIL

Llegar resulta tan difícil como su nombre, pero la recompensa es brutal: un paraíso de playas, dunas, surf y atardeceres memorables al noreste de Brasil. Está a cuatro horas de coche desde Fortaleza, aunque no hay carretera hasta Jericoacoara; el último tramo se realiza en buggy. Mejor, imposible.

Foto: M. J. Ambriola

08 Jiuzhaigou

CHINA

Hasta la década de los años 70, nueve aldeas tibetanas vivieron aisladas en este paraje natural al norte de la provincia de Sichuan. Después fue convertido en parque nacional (y declarado patrimonio mundial por la Unesco) para poder ser visitado y admirado. Eso sí, contemplarlo requiere varias horas de autobús previas y pronunciarlo correctamente algún que otro intento.

Foto: Guer

09 Calakmul

MÉXICO

A estas alturas, puede que el nombre de esta ciudad maya ubicada al sur de la península de Yucatán (México) sea ya un juego de niños, pero visitarla no. A diferencia del trasiego turístico de Chichen Itzá, perfectamente acondicionada para ello, visitar Calakmul, durante muchos siglos la ciudad más grande del mundo maya, supone adentrarse, literalmente, en la frondosidad selvática.

Foto: Pete Fordham

10 Ouagadougou

BURKINA FASO

Muchos la abrevian como Uaga para evitar el tropiezo (seguro) al nombrarla, al menos, la primera vez. En las calles de la capital de Burkina Faso, muchas de ellas polvorientas porque siguen siendo de tierra, reinan las motos, mientras sus rotondas acumulan monumentos históricos. Conviene viajar después hacia el oeste, hasta Bobo Dioulasso, segunda ciudad del país, más sencilla de pronunciar y también interesante para visitar. Por su gran mezquita y por las danzas tradicionales que se pueden ver en las calles del viejo barrio de Kibide.

Foto: Jeff Attaway

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter