10 pantanos a los que ir este verano

8 junio, 2016 - David García

Deportistas a punto de navegar en el Pantano de San Juan. Tuscasasrurales (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 pantanos a los que ir este verano

¿Playa o montaña? Esta dicotomía que parece insalvable, no lo es tanto si se tiene en cuenta que los embalses y pantanos de nuestro país pueden combinar a la perfección una y otra opción. Por cierto, antes de elegir a que pantano vais, pasaos por la web del Ministerio de Sanidad y su proyecto Náyade para comprobar la calidad de las aguas en las que pensáis remojaros. Aquí va nuestra selección.

1. Embalse de Orellana (Badajoz).

Para empezar, lo hacemos con el mejor embalse para el baño de España, ya que es la única playa de interior con bandera azul. Eso es sinónimo de calidad sin duda. Ir al embalse de Orellana es prácticamente como ir a la playa porque tienes tu zona de arena, tus sombrillas, tu chiringuito…

Bañistas en la 'playa' del embalse de Orellana (http://www.turismoextremadura.com/)

Bañistas en la ‘playa’ del embalse de Orellana (http://www.turismoextremadura.com/)

2. Pantano de San Juan (Madrid).

Eso de que Madrid no tiene ni playa ni puerto queda en un segundo plano cuando conoces este archiconocido pantano situado al oeste de la región. Autorizado para el baño y los deportes naúticos, es uno de los lugares de recreo favoritos de los madrileños en verano.

Deportistas a punto de navegar en el Pantano de San Juan. Tuscasasrurales (Flickr)

Deportistas a punto de navegar en el Pantano de San Juan. Tuscasasrurales (Flickr)

3. Embalse de Ullibarri-Gamboa (Álava).

El parque provincial de Landa, a escasos 40 kilómetros de Vitoria, se ha convertido de manera oficiosa en la playa de la capital alavesa. Para que los vecinos y turistas puedan disfrutar más aún del baño, las autoridades han adecuado las orillas y han sustituido el fango y las algas características de los pantanos por arena y minúsculas piedrecitas.

Velero en Ullibarri-Gamboa. Samu (Flickr)

Velero en Ullibarri-Gamboa. Samu (Flickr)

4. Los mares de Castilla (Guadalajara).

Los llamados ‘mares de Castilla’ comprenden el lago Bolarque y los embalses de Entrepeñas y Buendía. La zona se encuentra hoy bajo una enorme polémica por los trasvases de agua a la cuenca Mediterránea pero aun así es un punto de afluencia masiva de turistas en busca de agua y naturaleza.

Navegando por el embalse de Entrepeñas. Cabezadeturco (Flickr)

Navegando por el embalse de Entrepeñas. Cabezadeturco (Flickr)

5. Embalse Conde de Guadalhorce en Ardales (Málaga).

Uno de los lugares con más encanto natural de Málaga es el conjunto que forman los embalses del Conde de Guadalhorce, Guadalhorce y Guadalteba. El primero de ellos contiene a su alrededor lugares de cierto interés como el llamado ‘Sillón del Rey’, un conjunto de dos bancos, un sillón y una mesa de piedra donde Alfonso XIII firmó la terminación de las obras. Desde allí se pueden observar la ‘Casa del ingeniero’ o ‘Casa del Conde’, cerradas al paso. También hay un espectacular mirador desde donde observar los tres embalses.

Vista parcial del embalse Conde de Guadalhorce. Francisco Escalera Granados (Flickr)

Vista parcial del embalse Conde de Guadalhorce. Francisco Escalera Granados (Flickr)

6. Embalse de Lanuza en Sallent de Gállego (Huesca).

No es difícil ver en invierno este embalse aragonés cubierto de nieve pero en verano es uno de los puntos de encuentro de los miles de turistas que pasan sus vacaciones en el pirineo oscense. El entorno desde luego lo merece.

Embalse de Lanuza. JM Fumeau (Flickr)

Embalse de Lanuza. JM Fumeau (Flickr)

7. Embalse de la Baells en Vilada (Barcelona).

Aunque Barcelona tiene playa, los amantes de los deportes naúticos en aguas tranquilas tienen en este entorno un lugar imprescindible que visitar en el que cabe destacar una pequeña península con una casa en ella. Parece mentira que este entorno de naturaleza esté tan cerca de la gran ciudad.

'Península' dentro del embalse de Baells (http://www.rideers.com/)

‘Península’ dentro del embalse de Baells (http://www.rideers.com/)

8. Embalse de González-Lacasa en Ortigosa de Cameros (La Rioja).

El embalse del Rasillo, como también se le conoce, está a unos 50 kilómetros de Logroño, en la sierra de Cameros. En un punto importante para las actividades de ocio de la comarca, pues allí podemos encontrar un conocido club náutico que organiza competiciones todos los años. Cuando el embalse está bajo permite ver la iglesia de Los Molinos, el pueblo que fue anegado para construir el embalse.

Vista del embalse de González-Lacasa y su club náutico. L. Javier Modino Martinez (Flickr)

Vista del embalse de González-Lacasa y su club náutico. L. Javier Modino Martinez (Flickr)

9. Embalse de Chandrexa de Queixa (Orense).

Pues imagínate un embalse en Galicia. No puede ser de otra manera que rodeado de un verdor extraordinario y una vegetación única. Sus aguas son apreciadas en la zona para la práctica de la pesca y del baño, convirtiéndose en uno de los reclamos de ocio de la comarca, por lo que a su vera han surgido restaurantes para dar servicio a los visitantes.

Atardecer en el embalse de Chandrexa. Gregorio Puga Bailón (Flickr)

Atardecer en el embalse de Chandrexa. Gregorio Puga Bailón (Flickr)

10. Embalse de los Bermejales en Arenas del Rey (Granada).

El interior de la provincia de Granada ofrece oportunidades de recreo como la de este pantano sobre las aguas del río Cacín. Como si de una playa se tratara (el baño está autorizado), los visitantes plantan sus toallas y sombrillas y disfrutan de días de sol y calor amenizados por un buen almuerzo, ¿quién da más?

Panorámica del embalse de Bermejales. Daniel Sebastián Cueto (Flickr)

Panorámica del embalse de Bermejales. Daniel Sebastián Cueto (Flickr)

Panorámica del embalse de Bermejales. Daniel Sebastián Cueto (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter