10 postres de Semana Santa “que te harán creer en Dios”

14 marzo, 2017 - Miguel Á. Palomo

Torrijas, el postre de la Semana Santa
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 postres de Semana Santa “que te harán creer en Dios”

Ni que decir tiene que el tiempo de Pascua es uno de los periodos más dulces del año. Más en España. No entramos en consideraciones religiosas, que alguna tiene, esto es simplemente historia y el recetario tradicional de un país que cuando llega Semana Santa se pone hasta la bola. Nunca nos tomamos en serio los postres como en Semana Santa, eso es así.

1. Torrijas

El postre, el plato, el santo y seña, la razón por la que sentarse a una mesa, el verdadero quid de la cocina popular y hasta de alguna estrella Michelin. La torrija, en Cuaresma o en Semana Santa, trasciende la religión y es motivo por el que beatificar a más de un oficiante. Pan, cáscara de limón, azúcar, aceite de oliva, huevo, canela, miel, leche o vino, y muchos secretos personales desde que este pan duro se hiciera golosina allá por el Siglo de Oro.

Plato de torrijas

Torrijas (tnarik, Foter)

2. Mona de Pascua

La Cuaresma finaliza y es momento de engullir esta torta venerada en medio Levante español y parte del interior, sea en Aragón o Castilla La Mancha. Postre mediterráneo, por tanto, ofrecido en principio del padrino al ahijado el Domingo de Pascua. Unas más ortodoxas y tradicionales, otras en versiones más modernas y libres, las monas pueden incluir los también imprescindibles huevos de Pascua. No discriminamos, nos gusta todo.

Vista de una mona de Pascua

Mona de Pascua (Biheta, Foter)

3. Pestiños

Otra celebridad de la repostería de Semana Santa. Enraizado en nuestro folclore, emparentado con la shebbakiyya marroquí, este dulce retorcido de harina frita empapada en miel es muy típico de Andalucía. Aconsejamos ser comedido en su consumo y no acabar de golpe con fuentes enteras.

Bandeja de pestiños

Bandeja de pestiños (Tamorlan, Wikipedia)

4. Buñuelos

Si en Valencia se atiborran de ellos durante Fallas, en Cataluña hacen lo propio durante la Cuaresma y en Madrid y Andalucía en Semana Santa. Irresistible masa de harina nuevamente frita en aceite de oliva y con un relleno a poder ser dulce -manzana, por ejemplo- si es que seguimos hablando de postres.

Buñuelos de una pastelería de Madrid

Buñuelos de una pastelería de Madrid (Tamorlan, Wikipedia)

5. Roscos fritos

Sí, las también llamadas rosquillas, nuestras rosquillas de siempre, fritas u horneadas desde tiempos de los romanos. Cada lugar tiene las suyas propias, con su intríngulis y su apogeo. Unas están borrachas, otras llevan anís, otras son de viento y así hasta un sinfín de rosquillas que pueden ser tu perdición durante la Pasión.

Foto de una pirámide de roscos fritos

Roscos fritos (El rincón de Los Vélez, Foter)

6. Bollo escarchado de Pascua o de Avilés

Esta vez sí nos ceñimos a una única región, en este caso sin salirnos de Asturias. El bizcocho mantecado o escarchado con forma de estrella de cuatro puntas, y normalmente presentado en varios pisos, es una versión decimonónica (aunque con un origen algo más lejano) de la tradición del obsequio del padrino al ahijado. La Fiesta del Bollo, el domingo y el lunes de Pascua, es de Interés Turístico Nacional. Cuidadito con esto.

Un bollo de Avilés

Bollo de Pascua de Avilés (Bonitoypepe, Wikipedia)

7. Leche frita

Hay quien no renuncia a ella en ninguna época del año. Normal, teniendo en cuenta la exquisitez de un dulce de harina, leche y azúcar al que se le espolvorea canela y más azúcar. Muy propio de la repostería norteña, digamos que no es un postre especialmente light.

Postre de leche frita

Leche frita (jlastras, Foter)

8. Flores extremeñas y de Calatrava

Sigamos friendo masas sin parar… Manchego o extremeño, el manjar es harina de trigo más huevo, aunque puede sumar leche y hasta anís. En la zona del Campo de Calatrava, esta flor simula su gran símbolo, la cruz de Calatrava, de cuatro brazos idénticos y con flores de los en sus extremos. Pueden estar espolvoreadas con azúcar y miel.

Detalle de flores extremenas o de Calatrava

Flores fritas o manchegas (Tamorlan, Wikipedia)

9. Toña

Brioche levantino, típico de Alicante y de Murcia, y que no es sino una versión de la mona de Pascua que en toda la Comunidad Valenciana se elabora con un huevo cocido en su centro. También llamado panquemado o fogaseta -o, ya en valenciano, panou- según la zona.

Toña de postre

Toña, panquemao o fogaseta (Tamorlan, Wikipedia)

10. Huesos de santo

Antes de que el pueblo salte, decir que este postre, uno de los que mejor fusionan la imaginería religiosa con la glotonería, no sólo se consume en el Día de Todos los Santos. Es también durante Semana Santa cuando el postre de mazapán con forma de tibia abarrota los escaparates de todas las tiendas del pecado. Las pastelerías, queremos decir.

Bandeja de huesos de santos

Huesos de santo en su apilamiento típico (Tamorlan, Wikipedia)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter