10 rincones espectaculares que ver en Brasil

13 mayo, 2016 - Miguel Á. Palomo

¿Te ha gustado nuestro articulo?

El país de la exuberancia natural, Brasil lleva tiempo siendo un destino de moda. Una economía que se disparó de pronto, lo convirtió en objetivo de inversiones pero también de viajes una vez pareciera ser el ombligo del mundo, véase como capitalidad del deporte planetario. Su territorio inabarcable, su naturaleza salvaje, sus playas icónicas, sus celebraciones hedonísticas, su mestizaje y sus contrastes siguen haciendo de él un lugar irresistible. Toca adentrarse en Brasil y descubrir, típicas postales incluidas o no, nuestros 10 rincones favoritos que ver en este país.

1. Playas de Trancoso

Brasil y sus playas. Algunas de las mejores de arena blanca que tienes que ver están en este distrito del estado de Bahia. Praia do Espelho, dos Nativos, dos Coqueiros, da Pedra Grande…

Trancoso (iStock)

Trancoso (iStock)

2. Lençóis Maranhenses, Maranhâo

Las “sábanas” brasileñas. Uno de los parques nacionales que tienes que ver más impresionantes del mundo, un desierto asombroso protagonizado por un mar de dunas coloreado en azul turquesa por las lagunas que se forman gracias a las lluvias torrenciales del verano.

Lençóis Maranhenses (iStock)

Lençóis Maranhenses (iStock)

3. Cachoeira do buracão, Ibicoara

Paisaje tan diferente, uno de los rincones de ensueño de Brasil… Una de las cascadas más originales de Brasil es también una de las atracciones más gozosas del parque Chapada Diamantina, en Ibicoara. El cañón es angosto y sinuoso, y merece la pena bañarse en la oscuridad del pozo formado a partir de los 85 metros de salto de agua.

Chapada Diamantina (iStock)

Chapada Diamantina (iStock)

4. Monasterio de São Bento, Olinda

Autenticidad colonial en el estado de Pernambuco, en una de las ciudades con más historia de Brasil, con la iglesia y el monasterio del siglo XVI como uno de los representantes principales de su arquitectura religiosa. Además, un carnaval muy tradicional entre sus calles empedradas.

Monasterio de São Bento (iStock)

Monasterio de São Bento (iStock)

5. Baia dos Porcos, Fernando de Noronha

Seguimos en Pernambuco, esta vez en un archipiélago de 21 islas en donde se localizan muchas de las playas más fotografiadas del país, además de ser santuario de tortugas y delfines. Una de ellas es esta bahía de agua cristalina con el par de farallones de Morro dos Dois Irmāos como imagen inolvidable que ver.

Morro dos Dois Irmāos (iStock)

Morro dos Dois Irmāos (iStock)

6. Gruta Lago Azul, Bonito

Cueva de tesoros prehistóricos, inundada por las aguas subterráneas de un río del que todavía se desconoce su origen. Así es Mato Grosso do Sul.

Mato Grosso do Sul (iStock)

Mato Grosso do Sul (iStock)

7. São Francisco de Paula, Ouro Preto

Oro negro en el estado de Minas Gerais, Patrimonio de la Humanidad por su valor histórico y cultural. Del pueblo minero, ineludible es la visita a esta iglesia barroca y colonial clasificada como una de las siete maravillas de origen portugués del mundo.

Ouro Preto (iStock)

Ouro Preto (iStock)

8. Pelourinho, Salvador de Bahía

Sería imperdonable dejar de incluir a Salvador, sobre todo porque queremos vivir su centro histórico y, concretamente, su barrio más colorista de casas coloniales con fachadas de estuco. Sí, recurrimos al tópico: encrucijada de culturas.

Pelourinho (iStock)

Pelourinho (iStock)

9. Vale da Lua, Goias

Tal cual, una visión lunar. El paraje más pintoresco del parque Chapada dos Veadeiros, aunque está fuera de él, se trata de un conjunto de formaciones rocosas talladas por los rápidos del río São Miguel.

Vale da Lua (iStock)

Vale da Lua (iStock)

10. Iglesia de Santa Rita, Parati

En la costa verde de Brasil, llamada así por sus aguas color esmeralda, la ciudad es una de las imprescindibles para empaparse de historia con la estampa del campanario de su iglesia colonial más bonita asomando en el horizonte de la selva.

Santa Rita (Flickr)

Santa Rita (Flickr)

*Foto cabecera: Miradas.com.br

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter