10 rincones secretos de Europa

21 marzo, 2016 - Miguel Á. Palomo

Piedras de Callanish. Chris Combe, Flickr
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 rincones secretos de Europa

Hay veces que Europa parece quedársenos pequeña. Y eso no puede ser, más que nada porque el viejo continente tiene mucha tela que cortar y todo tipo de motivos que merecen la pena a poco que pongamos la lupa en el mapa. Más allá de las grandes capitales, de los destinos retóricos, de las ciudades monumentales, estrujamos nuestra mollera de Viajero Fisgón y, plateamos ahora una ruta alternativa por los rincones más secretos de Europa que tienes que visitar alguna vez en tu vida.

1. Bled, Eslovenia

Eso del marco incomparable tan manoseado y que aquí se cumple a pie juntillas. Que si los Alpes Julianos de fondo, que si un lago glacial, que si bosques tupidos, que si el fenomenal castillo de Bled presidiendo la postal. No es que sea uno de los rincones más secretos pero es que este lugar de cuento no está lo suficientemente reivindicado.

Bled. Vicente Villamón, Flickr

Bled. Vicente Villamón, Flickr

2. Ermúpoli, Grecia

Anda que no hay islas e islas griegas a las que acuden en masa los turistas. Pero Siros es una isla de baja intensidad, un rincón secreto. Todavía auténtica. En ella, la “ciudad de Hermes” fue un relevante puerto durante el siglo XIX. Hoy, la más grande de las villas de las islas Cícladas, nos priva el esplendor de su arquitectura neoclásica, la cantidad de mansiones y palacios, el orgullo burgués de sus plazas. Que es una ciudad bonita a rabiar, vamos.

Vista de Ermoupolis. Jaume Escofet, Flickr

Vista de Ermoupolis. Jaume Escofet, Flickr

3. Bonifacio, Francia

Pintoresco también es apelativo común en estos casos. Pero le viene al pelo a esta comuna, la más meridional de Francia situada en una península de Córcega. Ciudad bien antigua, con su impresionante fortaleza milenaria sobre un más impresionante acantilado calcáreo. El Mediterráneo, más salvaje que nunca.

Vista de Bonifacio desde el acantilado sureste. Paul Arps, Flickr

Vista de Bonifacio desde el acantilado sureste. Paul Arps, Flickr

4. Lisse, Países Bajos

A una media hora de Ámsterdam aparece el que es conocido como jardín de Europa. Aparece sobre todo en Mayo, cuando la cosa estalla en colores y perfumes. Lirios, orquídeas, narcisos y, claro, tulipanes tapizan campos y bosques. El parque Keukenhof es un empacho floral tal que parece hasta mentira.

Parque Keukenhof. Paul and Jill, Foter

Parque Keukenhof. Paul and Jill, Foter

5. Isla de Lewis, Escocia

Quien sienta devoción por las tierras norteñas de Escocia no le resultará precisamente secreta esta isla tan peculiar, congelada en tiempos remotos. Pasado vikingo y atmósfera cargada de misticismo. El castillo, las casas negras de Garenin y localizaciones arqueológicas como las Piedras de Callanish.

Piedras de Callanish. Chris Combe, Flickr

Piedras de Callanish. Chris Combe, Flickr

6. Sylt, Alemania

¿Una playa alemana? Pero, ¿esto qué es? Pues sí, Europa y Alemania dan para casi todo. Incluso para hacer surf en una playa del Mar del Norte. Casi 40 kilómetros de arena que aseguran aire puro y tonificante. El agua tiene pinta de estar fresquita.

Playa de Sylt. Thomas Woodtli, Flickr

Playa de Sylt. Thomas Woodtli, Flickr

7. Alberobello, Italia

Hablamos de un poblado que es Patrimonio de la Humanidad pero hay que contarlo. El interés de esta pequeña ciudad es su singularidad arquitectónica: los trullos. Si nos remontamos a época medieval, descubrimos que con el fin de evitar el pago de un tributo se permitió edificar las casas con piedra seca, sin el empleo de mortero. De ahí esos tejados redondos que lucen sobre el encalado.

Trullos y nubes. savolio70, Foter

Trullos y nubes. savolio70, Foter

8. Reine, Noruega
Un destino en el Círculo Ártico, en una isla del cada vez más mencionado archipiélago de Lofoten. Pueblecito de pescadores –el bacalao es la estrella- con descomunales peñascos nevados a pie de orilla.

Reine. Giåm, Foter

Reine. Giåm, Foter

9. Kotor, Montenegro

El Adriático y la Costa Dálmata deparan rincones secretos tan increíbles como este, también Patrimonio de la Humanidad dentro de un país que está en auge turístico, con una bahía bien bonita y con un casco histórico de cimientos medievales.

Ciudad flotante. Moritz Dittmar, Foter

Ciudad flotante. Moritz Dittmar, Foter

10. Viscri, Rumanía

Hay que ir más a Rumanía. La Transilvania más hermosa alberga  rincones secretos llenos de campiñas y pueblecitos sajones como el que alardea de iglesia fortificada medieval en la lista de Patrimonio de la Humanidad.

Viscri. Andrei Dimofte, Foter

Viscri. Andrei Dimofte, Foter

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter