10 secretos que aún no sabes del Big Ben

3 mayo, 2016 - Jorge Aznal

¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 secretos que aún no sabes del Big Ben

El Big Ben, uno de los grandes símbolos de la ciudad de Londres y uno de los relojes más famosos de Europa, guarda un buen puñado de secretos y curiosidades, desde el origen de su nombre hasta la inclinación de la Torre del Reloj…

1. El Big Ben no es un reloj

Aunque asociemos el Big Ben con el famoso reloj de Londres o con su torre, uno de sus secretos es que en realidad el nombre de Big Ben es el de la primera gran campana de la torre, de 1857, que tuvo que ser reemplazada por otra poco después de su fabricación por una grieta.

Big Ben (iStock)

Big Ben (iStock)

2. 30 horas para subir la nueva campana

La nueva campana, más ligera que la original, pesaba 2 toneladas y media y para subirla a la torre se emplearon unas 30 horas en 1858. La primera campanada se escuchó en 1859.

Big Ben reloj (Flickr)

Big Ben reloj (Flickr)

3. ¿Quién era Big Ben?

Hay dos teorías sobre el origen del nombre. Una, que el Big Ben sería Benjamin Hall, encargado de su construcción. Y dos, que se trataría de Ben Caunt, un famoso boxeador que ayudó a subir la pesada campana.

Big Ben de día (iStock)

Big Ben de día (iStock)

4. Un reloj “a medida”

No es un secreto que es muy alta, la Torre del Big Ben tiene una altura de 96 metros y es la tercera torre con reloj más alta del mundo. Los cuatro relojes, tienen las mismas medidas: 7 metros de diámetro, 2,7 metros para las manecillas de las horas y 4,3 metros para las del minutero.

Big Ben de noche (iStock)

Big Ben de noche (iStock)

5. Dios salve a la Reina

Otro de sus secretos es que las cuatro esferas del reloj tienen la misma inscripción en latín: “Domine Salvam Fac Reginam Nostram Victoriam Primam” (“Dios salve a nuestra Reina Victoria Primera“).

Big Ben reloj (Pixabay)

Big Ben reloj (Pixabay)

6. Antes sólo podían subir los residentes

Hasta hace poco tiempo, únicamente los residentes en Gran Bretaña podían solicitar un permiso especial para subir los 334 escalones de la torre. Pasaban varios meses hasta que su petición, de carácter gratuito, era atendida. Ahora, el acceso es de pago aunque ya no está limitado exclusivamente a los británicos.

Vista desde las alturas del Big Ben (Pixabay)

Vista desde las alturas del Big Ben (Pixabay)

7. Un reloj con “puntualidad británica”

El reloj de la torre, considerado el de mayor precisión del mundo, fue diseñado por Edmund Beckett Denison, que fue nombrado Lord por la reina.

La puntualidad británica del Big Ben (Pixabay)

La puntualidad británica del Big Ben (Pixabay)

8. El calor no le va bien al reloj

Los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial no alteraron la puntualidad del reloj. Sin embargo, las altas temperaturas registradas en mayo de 2005 (31 grados de máxima, tampoco nada insoportable…) provocaron que se detuviese.

Desde las alturas (Pixabay)

Desde las alturas (Pixabay)

9. No ha estado parado más de un día y medio

El período de tiempo más largo que el reloj de la torre ha estado parado ha sido de 33 horas por una revisión.

Nunca se para (Pixabay)

Nunca se para (Pixabay)

10. Otra torre inclinada

La Torre del Reloj no ocupa una posición completamente vertical, sino que está 46 centímetros inclinada hacia la izquierda. Tendrían que pasar varios miles de años para que la inclinación alcance a la de la famosa Torre de Pisa y varios miles de años más para que el ángulo de inclinación sea realmente preocupante.

Atardeceres sobre el Big Ben (Pixabay)

Atardeceres sobre el Big Ben (Pixabay)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter