10 trucos para hacer fotografías molonas con tu móvil

17 febrero, 2016 - Miguel Á. Palomo

Fotos Viajeras (Pixabay)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 trucos para hacer fotografías molonas con tu móvil

Hoy en día viajar con un móvil es viajar con la cámara más cómoda y ligera. Últimamente, además, con una cámara cada vez más potente. Por eso, como la mejor cámara es siempre la que se tiene más a mano, parece muy conveniente saber sacar de tu dispositivo móvil todo el partido posible para convertirte en un fotógrafo viajero envidiable. Porque no nos engañemos, de lo que se trata es de ser la envidia de todos. Todo el mundo tiene un móvil pero obtener la mejor foto de él marca la diferencia. Con sus ventajas y limitaciones, estos son nuestros trucos para conseguirlo.

1. Cambia la mentalidad.

Hasta hace poco disparar con el móvil era sinónimo de resultados decepcionantes. No se podía comparar a empuñar una cámara compacta o, ni mucho menos, una cámara réflex. Sin embargo, esto ha cambiado mucho y el perfeccionamiento de estas cámaras de móvil último modelo es tal que, si se utilizan bien, pueden obtener fotos de tanta calidad técnica y artística que rivalicen con las de las cámaras convencionales. Simplemente hay que estrujar bien sus posibilidades.

Cambio de mentalidad (Janitors)

Cambio de mentalidad (Janitors)

2. La luz es nuestra aliada.

Hay que buscar la luz desesperadamente. La diferencia entre una escena bien iluminada y una escena de interior es tanta a la hora de reflejarse en el sensor de una cámara de móvil como el día y la noche. Por lo tanto, a cielo descubierto no tenemos excusa para no hacer fotos de concurso.

La luz es nuestra aliada (Pixabay)

La luz es nuestra aliada (Pixabay)

3. Entra en el detalle y cómetelo.

Los sensores de nuestros móviles no son demasiado grandes ni el zoom digital es especialmente recomendable pero la portabilidad de los dispositivos permite acercarse físicamente al sujeto y hacer fotos cercanas con suficiente detalle. Las fotos macro de alimentos es un ejemplo perfecto de ello. Saca todo el partido de la cercanía, no te cortes, entra en la escena.

Entra en el detalle y cómetelo (iStock)

Entra en el detalle y cómetelo (iStock)

4. Rompe con la rutina.

Un secreto: ¡puedes mover el móvil! Sí, no solo puede girarse a posición horizontal sino que a veces DEBE hacerse, como en el caso de grabar vídeo. El motivo a fotografiar nos pide una composición u otra y además, gracias a su peso y tamaño, podemos colocar el móvil donde queramos rompiendo con los puntos de vista habituales.

Romper con la rutina (Pixabay)

Romper con la rutina (Pixabay)

5. Estabiliza tu pulso.

Sí, lo sabemos, demasiadas fotos te salen movidas o “desenfocadas”. Aunque es un cacharro ligero, no es fácil sostenerlo y manejar sus controles sin que te tiemble el pulso pero este factor de trepidación puede corregirse con un sencillo trípode de viaje. La gama es amplia y hay muchos de cómodo transporte que no abultan nada.

Estabiliza tu pulso (sridgway)

Estabiliza tu pulso (sridgway)

6. Enfoca y vencerás.

A estas alturas ya deberías saber que si tocas con el dedito sobre la pantalla táctil el punto que quieres que sea enfocado, la cámara va y lo enfoca. ¡Qué lista es! Entonces, ¿por qué no lo haces?

Enfoca y vencerás (Pixabay)

Enfoca y vencerás (Pixabay)

7. Ojos postizos.

El mercado se ha disparado tanto que tenemos a nuestra disposición juegos de objetivos intercambiables para modificar el aspecto focal de nuestras fotos con móvil. Como en las cámaras réflex.

Ojos postizos (Photojojo)

Ojos postizos (Photojojo)

8. Toma el control.

Sí, la barrita de +/- sirve para algo. Para mucho. Es uno de los pocos factores que podremos controlar –más allá de la edición posterior desde una app- desde nuestros ajustes en cámara. Tocar la escala del valor de exposición (EV) puede ser casi más decisivo que seleccionar alguna de las escenas programadas, tan solo hay que atreverse mientras se observa el cambio en tiempo real.

Toma el control (Pixabay)

Toma el control (Pixabay)

9. El flash puede ser tu enemigo.

Como pasa con la fotografía convencional, el uso del flash es crítico. Lo que más nos gusta es obtener resultados lo más naturales posibles, así que tiende a bloquear su acción aunque en interiores suponga que el ruido aparezca.

El flash es tu enemigo (Flickr)

El flash es tu enemigo (Flickr)

10. Las apps, mundo de luz y de color.

Mejor que entregarse a los filtros de Instagram –ya huelen- es descargarse cualquiera de las innumerables aplicaciones para smartphone que nos ayudan a controlar nuestras fotos antes de publicarlas o compartirlas. Algunas son completísimas, como verdaderos programas de edición en pequeñito –control de curvas, balance de blancos, equilibrio de color, contraste, brillo, enfoque…-, además de ofrecernos la oportunidad de hacer panorámicas y HDRs, aplicar filtros muy creativos, recortar y establecer nuevos formatos.

Las apps, mundo de luz y de color (Kevin Dooley, Flickr)

Las apps, mundo de luz y de color (Kevin Dooley, Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter