5 fantasías sexuales que hacer en Japón

16 mayo, 2017 - Miguel Á. Palomo

Shibari (NFGphoto, Foter)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
5 fantasías sexuales que hacer en Japón

El país del mundo en donde menos sexo se practica es el país en donde hay más presencia del sexo por todas partes. ¿Cómo es esto posible? Japón es diferente. Punto. La religión sintoísta no convierte al sexo en tabú, pero la sociedad japonesa vive el sexo de una manera muy particular. Fetichismo, extravagancia, filias, marcianadas extremas. El manga y el anime pesan más que las relaciones sexuales convencionales. De hecho, el porcentaje de heteros vírgenes es alarmantemente elevado. La prostitución extendida por barrios enteros. Los love hotels convertidos en santuarios de lo prohibido. Y un catálogo de fantasías, y lugares en donde poder satisfacerlas, que pone en cuestión la salud mental. Guerras de orgasmos, muñecas sexuales hiperrealistas, bares de vibradores, clubes fetichistas, prácticas bizarras como la de introducir anguilas en la vagina, examinar la dentadura de una colegiala o dejar que ésta se paseé por tu espalda… Así puede ser el sexo en Japón, un país en el que casi todo es posible.

1. Atar o ser atado: shibari

Hay muchas técnicas asociadas a este estilo artístico de bondage japonés. La idea no es sólo inmovilizar sino proporcionar placer al individuo atado, aunque resulte difícil entender que alguien pueda excitarse estando colgado como un jamón. La presión de las ataduras sobre las zonas erógenas, la sensación de ingravidez y de sentirse manejado… En fin, los caminos del sexo son inescrutables.

Shibari (NFGphoto, Foter)

Shibari (NFGphoto, Foter)

2. Que te quiten la cera del oído

Uno de esos ejemplos que constatan lo lejos que a veces nos sentimos de Japón. Porque no has leído mal, hay sitios a los que acude gente para que una chica les quite la cera del oído simplemente por gusto… sexual.

Yamamoto Mimikaki (www.cometojapankuru.blogspot.com.es)

Yamamoto Mimikaki (www.cometojapankuru.blogspot.com.es)

3. Ropa interior usada: burusera

Otro nivel. Hoy en día no nos sorprende la compra-venta de cualquier cosa hasta que esa cosa son unas bragas usadas. La vendedora queda con el comprador y le hace entrega in situ de su artículo deseado, mucho más cotizado si éste lleva premio, es decir, algún tipo de resto de fluido corporal, sea el que sea. Ante la fiebre de este mercado negro, se instalaron máquinas expendedoras de ropa interior, un vending de bragas al vacío que ya está prohibido.

Bragas (DarlingJack, Foter)

Bragas (DarlingJack, Foter)

4. Comer sushi del cuerpo de una mujer desnuda: nyotaimori

Aunque haya traspasado fronteras y sepamos de esta puesta en escena culinaria por películas, lo cierto es que no deja de ser una rareza en toda regla. Una mujer se presenta desnuda con todo tipo de piezas de sushi sobre ella, a modo de mesa humana comunal. Los comensales alcanzan sus bocados directamente con los palillos, pero no pueden ni tocar a la mujer ni tan siquiera mantener contacto visual con ella. Todo muy “respetuoso”, sí.

Body sushi (ºNit Soto, Foter)

Body sushi (ºNit Soto, Foter)

5. Kabe-don

Podríamos haber cerrado el capítulo de las fantasías recurriendo a la posibilidad de comprar perfumes con aromas locos como aroma a axila de una colegiala, a piernas de hermana mayor o algún otro mucho más enfermo, pero casi preferimos limitarnos a esta reciente práctica (kabe-don) que consiste en simular una actitud reproducida en un tebeo manga de gran éxito. Esta simulación de flirteo, que en realidad no deja de ser un tipo de dominación o acoso, hace que el hombre tenga a la mujer contra una pared apoyando su brazo para que ésta no se escape. Dicen que no es una fantasía masculina sino femenina, y que es del todo inocente. Juzgad vosotros mismos…

Kabe-don (Pakutaso, Wikipedia)

Kabe-don (Pakutaso, Wikipedia)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter