5 lugares del mundo donde se come insectos

24 septiembre, 2015 - Miguel Á. Palomo

Expositor de larvas en mercado de Krabi. Paul Arps (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

A estas alturas es ridículo escandalizarse ante costumbres gastronómicas asentadas en la cultura ancestral y en las despensas autóctonas por mucho que nos choquen. Sí, comer insectos mola. Como cada vez estamos más viajados descubrimos ingestas gourmet de lo más exóticas y variopintas. Descubrimos la insectomanía, más formalmente descrita como entomofagia y que forma parte de la alimentación diaria de millones de personas. En Europa, el cambio de mentalidad está al caer. Y es que nadie puede poner en duda el valor proteínico del bichario, más si se le ha aplicado un correcto proceso de secado. ¿Asco? Muchos se marearían al imaginarse chupando la cabeza de una gamba, así que ¿por qué no íbamos a disfrutar masticando un crujiente saltamontes, un saladito escorpión –los arácnidos no son insectos pero cuentan para esta dieta-, un grillo aderezado o una jugosa larva? Aparquemos los escrúpulos y abramos la mente y la boca a los insectos más suculentos. En estos países lo hacen.

1. México

El país que según los últimos estudios más especies de insectos consume, más de 300 distintas, en estados como Oaxaca, Guerrero, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala y Querétaro. Incorporados a la rutina gastronómica desde tiempos precolombinos, especialmente en territorios rurales, los escamoles, los gusanos de maguey –frititos o braseados, picantes y en tortilla- y, sobre todo, los chapulines –una variedad de saltamontes- se sirven enchilados o marinados en limón como aperitivos o botanas, pero la moda los ha llevado a ser ingredientes estrella de los restaurantes de alta cocina.

Chapulines en taco. William Neuheisel (Flickr)

Chapulines en taco. William Neuheisel (Flickr) – Insectos para comer

2. Tailandia

En realidad todo el sur asiático convive con esta práctica, pero es tal vez el país de las sonrisas el que mejor ha sabido venderla hasta convertirla en toda una atracción turística. Como ocurre con China, más de 200 especies de insectos están incluidas en un menú que siempre está a la vista gracias a los múltiples mercados callejeros de comida. No es difícil toparse con brochetas de alacrán, con todo tipo de gusanos, con saltamontes y con grillos procedentes de las miles de granjas de todo el país.

Expositor de larvas en mercado de Krabi. Paul Arps (Flickr)

Expositor de larvas en mercado de Krabi. Paul Arps (Flickr)

3. Sur de África

Son los países meridionales del continente africano algunos de los más proclives a saborear insectos de todo tipo. Los bosques de Namibia, Mozambique, Zimbabue, Zambia o Angola son pasto de la oruga comestible de la mariposa emperador, fuente de proteína importante también del comensal sudafricano, amén de las termitas, que también son plato delicatessen.

Cuenco de larvas mopane en Namibia. NH53 (Foter)

Cuenco de larvas mopane en Namibia. NH53 (Foter)

4. Japón

Una gastronomía tan rica y sorprendente como la nipona tiene a la fuerza que aprovechar manjares insospechados como por ejemplo el saltamontes inago, aunque difícil de encontrar, o las larvas de avispa zaza-mushi, el dulzón hachi-no-ko muy popular en el interior del país. En la ciudad de Omachi son famosas las galletas de avispa excavadora, con aguijón y todo.

Avispa en jarra para bebida alcohólica. George Alexander Ishida Newman (Flickr)

Avispa en jarra para bebida alcohólica. George Alexander Ishida Newman (Flickr)

5. Estados Unidos

Sí, no nos hemos pasado de rosca, en ciudades como Nueva York la tendencia de comer insectos está siendo introducida con éxito creciente. En vez de viajar para experimentar estos sabores, mejor traerlos a la capital del mundo para disfrutarlos en restaurantes mexicanos u orientales. Un ejemplo de lo que deparará el futuro del mundo gastro global.

Plato con insectos en The Black Ant, restaurante de Nueva York. The Black Ant.

Plato con insectos en The Black Ant, restaurante de Nueva York. The Black Ant.

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter