5 mercados con encanto que hay que ver en Nueva York

20 julio, 2016 - Miguel Á. Palomo

Brooklyn Flea Market (vonPamer)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Da igual que se haga por primera o por centésima vez. Si uno aterriza en Nueva York adquiere irremediablemente un vicio compulsivo por las compras. Y los mercados y mercadillos de la capital del mundo son las opciones callejeras más estimulantes. Ya tan típicos como antes lo era ir de shopping por el Soho. Segunda mano, comida orgánica, cachivaches, recuerdos vintage de seres desconocidos, cualquier producto u objeto de conexión hipster. Esta es una guía breve pero fundamental para no perderse en el mapa de los puestos neoyorquinos.

1. Brooklyn Flea Market

El Flea Market –sí, mercado de pulgas- más popularizado hoy en día. En el barrio que, a pesar de la gentrificación, sigue intentando venderse como sinónimo de vida alternativa al otro lado de Manhattan. El de Lafayette, los sábados, o el de Williamsburg, los domingos, ambos son recomendables. Pero claro, éste último dispara el contabilizador de postureo y en el fondo es lo que estamos buscando. ¿O no?

El mercado desde arriba. Brooklyn Flea Market (Facebook)

El mercado desde arriba. Brooklyn Flea Market (Facebook)

2. Smorgasburg

Como el mercado anterior es un tinglado inmenso, recuperamos un apéndice entregado a la comida en versión hipsterizada. Los sábados en la ubicación del Williamsburg Flea y los domingos en una fábrica de Dumbo, bajo el puente de Brooklyn. ¿No queríamos mercados modernetes? Pues dos tazas. Hay que consultar la inmensa lista de puestos para no dejar de probar la última delicatesen que será tendencia al rato siguiente en los locales de moda de la ciudad y del resto del planeta.

Vista general del mercado. Smorgasburg (Facebook)

Vista general del mercado. Smorgasburg (Facebook)

3. Hell´s Kitchen Flea Market

Sede principal del famoso mercado Annex que se compone también del mercado de Chelsea y del Antiques Garage. Ya que Hells’s Kitchen ha mudado de piel hasta convertirse en uno de los cuadrantes más efervescentes de Manhattan, hay que dejarse caer por sus tenderetes al aire libre o a cubierto si uno siente necesidad de revolcarse entre artículos de piel de segunda, tercera o cuarta mano. Pero también se encuentran bisutería, muebles historiados y hasta comida Amish. Si se aspira a gangas, modo de regateo encendido.

Probando, probando. Annex Markets (Facebook)

Probando, probando. Annex Markets (Facebook)

4. Artists & Fleas Market 

El reducto del artisteo callejero y del trabajo artesano. En su sede original de una fábrica de Williamsburg –imposible concebir esta práctica o estilo de vida sin este barrio-, en el Chelsea Market o en la ciudad de Los Ángeles, lo cierto es que este mercado supone cada fin de semana un ritual de fauna moderna y enterada en diseño de ropa, discos perdidos o complementos únicos y exclusivos.

La puerta del mercado. Artists & Fleas Market (Facebook)

La puerta del mercado. Artists & Fleas Market (Facebook)

5. Chelsea Market

Mercado urbano, pero mercado, mercado. Un recinto bajo techo y reconocible que no opera con fórmula pop-up. Una antigua fábrica de galletas -¿os suenan las Oreo o las Chips Ahoy?- en el distrito de Meatpacking encontró una nueva vida con la que acoger a tantas y tantas almas deseosas de compartir su negocio. Tiendas de ropa, puestos de artesanía, una librería independiente, restaurantes –mucho marisco y cupcakes- y hasta sucursales de empresas tecnológicas. Todo en un impresionante interior de hechuras industriales.

Uno de los pasillos del mercado. Matias-Garabedian (Foter)

Uno de los pasillos del mercado. Matias-Garabedian (Foter)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter