7 pueblecitos con encanto que debes conocer este otoño

27 septiembre, 2016 - David García

Monasterio de Piedra, en los alrededores de Nuévalos. Emanuele Leoni (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
7 pueblecitos con encanto que debes conocer este otoño

El verano se ha acabado pero eso no significa que se haya acabado el tiempo de viajar, simplemente hay que adaptarlo por ejemplo a los fines de semana y también a la época del año que ahora nos toca, el otoño. Hay decenas de lugares en los que disfrutar de esta estación que no tiene por qué ser triste. Para ello hemos seleccionado siete municipios para que el otoño pase mucho mejor, al margen de otras escapadas por Europa que puedas estar planteándote.

1. Anento (Zaragoza).

Uno de los pueblos que últimamente más éxito tienen en Aragón en cuanto a turismo rural se refiere es Anento, a algo más de 80 kilómetros de la capital maña. Tenía solo 11 habitantes hace 35 años y hoy ya tiene 105. Un crecimiento que se debe en parte a ese turismo rural, que lo ha ‘repoblado’ con varios alojamientos y restaurantes. Sus casas rojizas y su pequeño castillo, y sus calles empedradas, hacen de Anento un destino perfecto para el otoño.

Casas y calles de Anento (https://www.lospueblosmasbonitosdeespana.org)

Casas y calles de Anento (https://www.lospueblosmasbonitosdeespana.org)

2. Montejo de la Sierra (Madrid).

¿Hay un mejor lugar para visitar en otoño que un bosque? Muy cerca de Madrid nos encontramos con el Hayedo de Montejo, que es el bosque de hayas más al sur de Europa. Está en el municipio de Montejo de la Sierra y por supuesto, al ser un árbol de hoja caduca, tapiza el suelo de ese ocre tan característico de la estación otoñal.

Hayedo de Montejo en Madrid. Bea (Flickr)

Hayedo de Montejo en Madrid. Bea (Flickr)

3. Nuévalos (Zaragoza).

Hagamos de Nuévalos nuestro cuartel general para visitar su entorno que es el del Monasterio de Piedra en Zaragoza. Uno de los iconos naturales más conocidos de España, rodeado de bosque y agua, la del río Piedra.

Monasterio de Piedra, en los alrededores de Nuévalos. Emanuele Leoni (iStock)

Monasterio de Piedra, en los alrededores de Nuévalos. Emanuele Leoni (iStock)

4. Segura de Toro (Cáceres).

El otoño es sinónimo también de frutos secos y en concreto de castañas. Y la castaña (es de perogrullo) procede del castaño, que en esta época del año comienza a perder la hoja y a dar sus frutos. En Segura de Toro tenemos varios ejemplares de castaños de hasta 700 años, como “Hondonero”, con una altura de 25 metros y 700 años de edad. Es uno de los llamados 5 Castaños del Temblar, cinco castaños de entre 500 y 700 años de edad, catalogados oficialmente como árboles singulares de Extremadura.

Segura de Toro. Jose Antonio Cotallo López (Flickr)

Segura de Toro. Jose Antonio Cotallo López (Flickr)

5. Oronoz (Navarra).

Este municipio se encuentra a las puertas del valle de Baztán y de una de las reservas naturales más protegidas y valoradas de Navarra, la del señorío de Bértiz, cuya masa arbórea se encuentra formada principalmente por hayas que en otoño forman una alfombra ocre y marrón espectacular.

Vista del Señorío de Bértiz. UKBERRI.NET Uribe Kosta eta Erandioko agerkari digitala (Flickr)

Vista del Señorío de Bértiz. UKBERRI.NET Uribe Kosta eta Erandioko agerkari digitala (Flickr)

6. Arredondo (Cantabria).

El Parque Natural de los Collados del Asón (formado por la acción de un glaciar) es uno de los lugares de España más espectaculares en esta época del año gracias a sus abedules y sus hayedos. De hecho, una de las rutas más conocidas en el parque es la llamada ruta del glaciar de Bustalveinte. Arredondo es el municipio desde donde poder disfrutar de esas maravillas naturales cántabras.

Alrededores de Arredondo. Roberto Lumbreras (Flickr)

Alrededores de Arredondo. Roberto Lumbreras (Flickr)

7. Brañosera (Palencia).

Robles, hayas, pinos albar, acebos, castaños, tejos… la variedad de árboles que rodean a este encantador pueblecito es espectacular y no deja indiferente al visitante, que encontrará en sus pequeñas calles todo un remanso de paz ideal para desconectar un fin de semana en un entorno rural como jamás creíste encontrar. Está considerado el primer ayuntamiento de España al serle concedido en 824 (siendo por entonces parte del Reino de Asturias) la primera carta puebla otorgada.

Vista de Brañosera desde las colinas de alrededor (De Rubén Ojeda, CC BY-SA 3.0 es, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15565891)

Vista de Brañosera desde las colinas de alrededor (De Rubén Ojeda, CC BY-SA 3.0 es, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15565891)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter