7 pueblos más bonitos de Estonia

30 junio, 2016 - David García

Palmse Manor. Jean-Pierre Dalbéra (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Dicen los expertos en viajes que la capital de Estonia, Tallín, es de las ciudades más bellas de Europa, con su aire medieval inigualable. Sin embargo, aunque es este uno de los principales atractivos del país, hay muchos más lugares menos urbanos para poder visitar y disfrutar. Nosotros te ofrecemos siete de ellos.

1. Angla.

La isla de Saarema es uno de los lugares con más tesoros de Estonia, y uno de ellos es Angla, donde podemos encontrar una gran cantidad de molinos que nada tienen que ver con los de La Mancha, por ejemplo. Estos molinos tienen su cuerpo de madera pero éste no está directamente apoyados en el suelo, sino que lo están encima de una pila de piedras. Alrededor de ellos el paisaje verde y la naturaleza marcan el paisaje.

Molinos en Angla. Urmas83 (iStock)

Molinos en Angla. Urmas83 (iStock)

2. Valga.

Si hay un pueblo curioso en Estonia, ese es Valga, que se encuentra pegado (literalmente) a otro pueblo llamado Valka. Sí, casi el mismo nombre. Pero la principal diferencia es que entre amos está la frontera entre Estonia y Letonia. Valga es un pueblo que aparentemente parece descuidado, tal vez por la herencia soviética pero merece la pena visitarlo y ver el contraste con su hermano gemelo letón.

Iglesia en Valga (https://www.bradtguides.com/)

Iglesia en Valga (https://www.bradtguides.com/)

3. Taagepera.

Con solo 109 habitantes y a 200 kilómetros de Tallín, este pequeño municipio alberga uno de los castillos más bonitos de Estonia. El castillo de Taagepera, que data del siglo XVI, ha sido a lo largo de todos estos siglos también una residencia, después un sanatorio y más tarde un hotel (hoy lo sigue siendo) y hoy está perfectamente equipada con reminiscencias Art Nouveau.

Castillo de Taagepera (Wikipedia)

Castillo de Taagepera (Wikipedia)

4. Sangaste.

Va de castillos la cosa. A unos 250 kilómetros de Tallín encontramos este pequeño pueblo de unos 200 habitantes famoso por su castillo que inicialmente es también del siglo XVI pero que su actual aspecto proviene del XIX. A principios del XX estaba ya equipado con teléfono y luz, algo extremadamente raro en la zona.

Ciclistas en Sangaste. Evelynweiser (Flickr)

Ciclistas en Sangaste. Evelynweiser (Flickr)

5. Palmse.

A menos de 80 kilómetros de la capital estonia, Palmse ofrece a sus visitantes la oportunidad de visitar una de las villas más exclusivas del país, Palmse Manor, prácticamente al borde del Parque Nacional de Lahemaa. En origen, esta vivienda fue un convento, luego una mansión y actualmente un curioso museo.

Palmse Manor. Jean-Pierre Dalbéra (Flickr)

Palmse Manor. Jean-Pierre Dalbéra (Flickr)

6. Ontika.

No muy lejos de la frontera con Rusia, y a 180 kilómetros de Tallín, se sitúa Ontika, cuyo principal atractivo es un acantilado de roca caliza con un salto de agua de unos 56 metros. Las vistas desde arriba, del golfo de Finlandia, son espectaculares.

La cascada de Ontika, congelada. Tatjana Kruusma (iStock)

La cascada de Ontika, congelada. Tatjana Kruusma (iStock)

7. Laulasmaa.

Y para terminar, vamos a hacerlo con el mejor sabor de boca porque en este pueblo a apenas 40 minutos en coche desde Tallín disfrutaremos del que dicen que es uno de los mejores restaurantes del país, Wicca, en el Hotel Spa Laulasmaa, donde podrás degustar de los platos tradicionales estonios y donde su estrella es la carne de castor.

Espectacular restaurante en el Hotel Spa Laulasmaa (http://www.laulasmaa.ee/)

Espectacular restaurante en el Hotel Spa Laulasmaa (http://www.laulasmaa.ee/)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter