7 trucos facilísimos de supervivencia que te salvarán la vida

19 septiembre, 2016 - David García

Los míticos Fritos. Rob3rt82 (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
7 trucos facilísimos de supervivencia que te salvarán la vida

Pongámonos en lo peor. Te pierdes en mitad del bosque, estás solo y apenas tienes nada a mano que pueda servirte de ayuda para salir de esta encerrona digna de película de terror americana. O imagina que tienes algún contratiempo en el Camino de Santiago, por ejemplo. Esperamos que nunca tengas que echar mano de estos trucos pero por si acaso, aquí te indicamos siete de los mejores.

1. Dinero tras tu teléfono móvil.

Hoy en día casi todos le ponemos una funda a nuestro teléfono móvil. Pues bien, podemos utilizarla de monedero de emergencia. Como el móvil nos acompaña a todos los sitios, la idea es meter un billete (10 o 20 euros como mucho) entre la funda y el propio dispositivo, y tenerlo ahí almacenado para utilizarlo en caso de emergencia. Nos puede sacar de un apuro.

Fundas para el móvil. Szena (iStock)

Fundas para el móvil. Szena (iStock)

2. Los Doritos y las pinturas de cera aman el fuego.

¿Os hace falta encender fuego? ¿O una vela? A falta de los objetos diseñados para tal efecto, hay otros que nos pueden hacer la misma función. Para hacer fuego, nada mejor que alimentos inflamables como los Doritos o los Fritos, y para hacer una vela podemos utilizar las míticas pinturas de cera de toda la vida. ¡Pueden durar encendidas hasta media hora!

Los míticos Fritos. Rob3rt82 (iStock)

Los míticos Fritos. Rob3rt82 (iStock)

3. Una lata como lámpara de emergencia.

Si lo que queremos es fabricar una lámpara que dé más luz que simplemente una vela encendida, entonces podemos echar mano de una lata de refresco. La cortaremos y la abriremos a modo de candil y dentro meteremos la vela. De este modo el fuego estará más protegido y la lata reflejará más la luz aportando mucha más luminosidad.

Latas de refresco. Splendens (iStock)

Latas de refresco. Splendens (iStock)

4. Brújula para encontrar el norte.

Cuando hayamos perdido el norte (de manera literal) y queramos encontrarlo, nada mejor como fabricarnos una brújula de manera rústica. Es muy fácil: frotamos con nuestra ropa repetidas veces un alfiler o una aguja de coser (mejor) para cargarlo de energía estática, y acto seguido se coloca sobre la hoja de un árbol que esté flotando en agua. Como si de un hechizo de magia se tratara, la punta de la aguja te mostrará hacia dónde está el norte.

Brújula. Byheaven (iStock)

Brújula. Byheaven (iStock)

5. Cinta americana contra las ampollas.

La cinta americana también es muy socorrida. Si prevés que vas a tener que andar muchos kilómetros y por tanto hay riesgo de que te salgan ampollas, ponte cinta americana en los lugares sensibles: talones y ‘bola’ del pie por ejemplo. Eso evitará que te salgan.

Cinta americana. Devonyu (iStock)

Cinta americana. Devonyu (iStock)

6. Para curar heridas…

Si te has hecho una herida y no tienes a mano útiles para curártela (agua oxigenada, alcohol y demás), puedes lavártela con agua mezclada con sal que también favorece la cicatrización y evita que se infecte. Y otra cosa, para lavarte los dientes también puede venirte bien el bicarbonato sódico.

Agua y sal. Attila Barabas (iStock)

Agua y sal. Attila Barabas (iStock)

7. Aceite de bebé contra el frío.

Si prevés que vas a tener que estar mucho tiempo al aire libre y hace mucho (pero que mucho) frío, y no tienes por ejemplo guantes o vas en manga corta, el aceite para los bebés es un aislante del frío muy efectivo para las partes de nuestro cuerpos a él expuestas como las manos o la cara, o los brazos llegado el caso.

Aceite para bebés. Juan García Aunión (iStock)

Aceite para bebés. Juan García Aunión (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter