Rutas por el Algarve: de Tavira al Cabo de San Vicente

25 julio, 2016 - Redacción

Algarve destacada (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Rutas por el Algarve: de Tavira al Cabo de San Vicente

Más de doscientos kilómetros de costa, incontables horas de sol, el pausado charme portugués… Estas son las armas que presenta la región portuguesa del Algarve para seducirnos. De este a oeste, te proponemos una escapada por una de las regiones con más sabor de Portugal.

Algarve @ Sebastian Fuss

Rutas por el Algarve (Sebastian Fuss-Flickr)

La puerta de entrada del Algarve es, para muchos de nosotros, la bella localidad de Tavira. A un paso de la frontera con Huelva y repleta de historia: romanos -que dejaron tras de sí el famoso puente de la ciudad, que une sus dos partes-, fenicios -que establecieron aquí una de sus colonias-, o árabes -sobre su mezquita se construyó, en el siglo XIII, la iglesia gótica de Santa María do Castelo, el monumento más célebre de Tavira-, fueron algunos de los pueblos que pasaron por lo que es hoy Tavira, un bellísimo pueblo al que el haber sido, además, la ciudad más importante del Algarve en el siglo XVI, hace que hoy posea un gran patrimonio arquitectónico: las calles de Pelames, Travessa de Dona Brites o la Rua de Sâo Brás son un museo renacentista al aire libre. Al sur de la ciudad está la isla de Tavira, una isla de arena de unos 11 km de largo, y que es parte del Parque Natural de la Ría Formosa, y que tiene algunas de las mejores playas del Algarve, además de ser un lugar muy frecuentado por birdwatchers de todo el mundo. El acceso es muy sencillo, pues está casi pegada a la tierra, y se realiza bien desde el muelle de Quatro Aguas de Tavira, o caminando, desde Pedras D’el Rei.

Portugal 2012

Vista del mar en el Algarve (Martin Robsson-Flickr)

Muy cerca está la capital del Algarve, Faro. Una ciudad de tamaño medio, con un aeropuerto internacional de mucho tránsito, formada por tres núcleos -Vila Adentro, Mouraria y Bairro Ribeirinho. La catedral, el museo municipal, la iglesia de la Misericordia, los conventos de San Francisco y de Santiago Mayor… monumentos que hablan de un pasado esplendoroso y que hoy son el marco ideal para un paseo por una ciudad apacible, tranquila, y con todos los servicios necesarios para que no nos falte de nada en nuestro viaje por el Algarve. ¿Paramos para comer? Que sea en el Se7e Pedras (travesía José Coelho, 2. Tel. 911196722) es una apuesta segura en el que no sería extraño que te encontraras con alguna celebritie -de la televisión, o un jugador de fútbol- dando buena cuenta de su carta de cocina portuguesa tradicional con toques de autor.

Faro. Marina @ Jacinto Valter

El Algarve y su puerto deportivo (Jacinto Valter-Flickr)

Ensenadas, acantilados, arenales inmensos, calas de piedra… Las playas más espectaculares de Portugal están en Algarve, y lo son para todos los gustos: ¿lo tuyo es la naturaleza desatada, sentir que eres el primero en pisar un territorio, saberte a salvo de las multitudes, tener por compañeros al silencio o, simplemente, olvidarte de todo mientras te concentras sobre tu tabla? Entonces tu lugar está en la Costa Vicentina. Acantilados escarpados con calas de piedra conviven con grandes playas –Amoreira, Monte Clérigo, Canal, Vale Figueiras…-, pueblos tradicionales en los que te parecerá no ha pasado el tiempo, como Sagres, y senderismo en cualquiera de las rutas del parque natural de la Costa Vicentina, casi ochenta mil hectáreas que sirven de hogar para más de cien especies endémicas y donde moran, también, águilas, linces, nutrias… No puedes dejar de visitar el cabo San Vicente, el punto más occidental de la Europa continental y que lo fue también, durante siglos, del mundo conocido: ¡impresiona saberse al borde del que fue, durante siglos, el confín del mundo conocido! Normal que aquí fuera donde se formaban los marinos portugueses del Renacimiento, los mismos que dieron la vuelta al mundo. ¿Otras playas del Algarve donde triunfarás seguro? Meia Praia, en Lagos, la antigua capital de la región, con sus más de cuatro kilómetros de fina arena, que llega hasta Alvor, un pueblito de pescadores de calles estrechas y empedradas donde no te faltará donde degustar el buen marisco y pescado de la zona. ¡Buen viaje!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter