Cómo celebrar la Navidad si vives fuera de tu país

20 diciembre, 2016 - Carmen Díaz Lázaro

Las navidades también pueden ser especiales si las pasas fuera de tu país (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Cómo celebrar la Navidad si vives fuera de tu país

Sin duda, la celebración de la Navidad y el Año Nuevo es una época en la que, casi por definición y a veces obligación, solemos pasar en compañía de nuestros familiares. La estampa de las navidades de casi cualquier hogar es la de una mesa especialmente adornada llena de apetitosos platos. Tampoco falta la carta a los Reyes Magos (o a Papá Noel, según la tradición) y abrir juntos en familia esos regalos esperados con tanta ilusión. En fin de año, las campanadas con las 12 uvas de la suerte y el brindis junto a los que más quieres completan un cuadro costumbrista al que resulta difícil renunciar si en estos momentos vives fuera de tu país.

Sin embargo, no debes dejar de disfrutar de esta época tan especial del año por esa circunstancia. Siempre es posible ejercer de ilusionados anfitriones de algún miembro de la familia que decida hacer la maleta y viajar hasta tu nueva residencia para ocupar una o varias sillas en tu mesa de Nochebuena, por ejemplo. ¡Seguro que será recibido con los brazos abiertos!

Si tienes que pasar las navidades en otro país, una buena solución puede ser llevar allí a tu familia (iStock)

Si tienes que pasar las navidades en otro país, una buena solución puede ser llevar allí a tu familia (iStock)

Otro de las propuestas que te damos desde El Viajero Fisgón es reconstruir las navidades de tu infancia en tu nueva casa: prepara los platos que te transportan a las fiestas de tu niñez, monta tu Belén con todo lujo de detalles y llena el árbol de Navidad de luces y brillantes adornos para que la alegría de la estos días gane por goleada a la melancolía de no estar en tu país.

Si pasas fuera las navidades, también puedes hacer que se parecen lo más posible a las que vives con tu familia (iStock)

Si pasas fuera las navidades, también puedes hacer que se parecen lo más posible a las que vives con tu familia (iStock)

Y, por supuesto, piensa siempre en positivo y aprovecha este cambio de residencia –ya sea fijo o circunstancial- para conocer de primera mano las tradiciones navideñas del lugar en el que residas. Piensa que eres un afortunado y que, en tus manos, tienes un billete en primera clase para participar desde dentro de unas navidades diferentes, quién sabe si exóticas o celebradas al calor… del verano, en lugar de una buena chimenea. Porque las fechas navideñas no se celebran entre gorros y bufandas a la vista de paisajes nevados en todo el planeta. Muy al contrario, en el hemisferio sur y en países como Australia, verás gorros rojos con ribetes blancos de Papá Noel… pero a la orilla del mar y tumbado sobre la ardiente arena de sus playas porque allí la Navidad es veraniega.

Hay países donde la Navidad se celebra con altas temperaturas (iStock)

Hay países donde la Navidad se celebra con altas temperaturas (iStock)

Lo mismo ocurre en Argentina, donde no renuncian a decorar sus calles con luces y adornos, e incluso celebran una tradición de iluminar la puerta de sus casas con velitas como una alegoría para guiar a la Virgen María hasta sus hogares. Allí, el 6 de enero es el día reservado a los ahijados, que reciben con emoción el regalo de sus padrinos/madrinas, una relación muy especial y arraigada en el país austral.

Si estás en el continente europeo, podrás contemplar estampas navideñas más habituales para quienes celebramos la Navidad en pleno invierno. En Austria, en su capital Viena, el ambiente navideño ya preside el Adviento y, desde las cuatro semanas anteriores a la Navidad, la ciudad es un espectáculo de mercadillos navideños en los que comprar adornos típicos. Además, la corona de Adviento también se va iluminando con el encendido de una vela por cada semana. Y como colofón, la llegada del Año Nuevo se celebra con un brindis a ritmo de valses que suenan en la Plaza de la Catedral y que, unas horas después, tendrán su resonancia mundial a cargo de la Orquesta Filarmónica de Viena.

Pasar las navidades fuera de tu casa también puede ser una experiencia positiva (iStock)

Pasar las navidades fuera de tu casa también puede ser una experiencia positiva (iStock)

Las tradiciones son variadas y dispares en esta época del año. Por ejemplo, en Italia no puedes dejar de cenar lentejas el último día del año como pasaporte a un estreno feliz y próspero del 2017. Y allí la encargada de repartir los regalos y dulces a los niños buenos y carbón a los que se han portado regular es la tradicional brujita Befana.

Si pasas el Fin de Año en Italia, recuerda que allí es tradicional tomar lentejas en vez de uvas (iStock)

Si pasas el Fin de Año en Italia, recuerda que allí es tradicional tomar lentejas en vez de uvas (iStock)

Y para terminar a lo grande, si en estos momentos tu residencia está en la ciudad de los rascacielos, abrígate con esmero pero no dejes de salir a las calles nevadas de Nueva York ni de ponerte unos patines e intentar deslizarte por la icónica pista de hielo del Rockefeller Center. Y si necesitas compañía para recibir al Año Nuevo, seguro que en la magnética Times Square  no te sentirás solo, rodeado de miles y miles de personas que seguirán la cuenta atrás hasta el 2017 en sus luminosas y estridentes pantallas.

Nueva York es un destino aún más especial en Navidad (iStock)

Nueva York es un destino aún más especial en Navidad (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter