Guia para ir de compras en Lisboa

6 agosto, 2014 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Capital imperial durante siglos, Lisboa tiene en el comercio una de sus señas de identidad. ¿Cómo no va a ser entonces uno de los mejores destinos de compras en Europa?

A Lisboa no es necesario buscarle razones: siempre tiene de sobra para satisfacer a cualquier tipo de viajero. Su carácter, su riqueza monumental, esa saudade que impregna la ciudad en todas sus esquinas, los tranvías que con su sonido parecen romper el tejido del tiempo y recordarnos cómo era el ayer lisboeta, un pasado que sigue presente… Bastan unas pocas horas en la capital de Portugal para regresar con la memoria repleta de recuerdos viajeros imborrables: y es que la ciudad de Pessoa es un lugar perfecto en el que todo momento es bueno para estar. Restaurantes, playas, cultura, ocio nocturno… y, también, shopping: una razón más perderse sin prisa por Lisboa son sus excelentes tiendas.

La Rua Augusta es una de las calles comerciales más importantes de Lisboa

La Rua Augusta es una de las calles comerciales más importantes de Lisboa

Las calles de Baixa son el escenario donde las tiendas más tradicionales -souvenirs, alimentación, sastrerías donde siguen sonando las agujas y las tijeras- conviven con boutiques modernas y locales de grandes franquicias, como las que se asoman a la Rua Augusta. En la Rua Do Carmo se encuentra una de las tiendas más pequeñas del mundo pero también más sorprendentes: Luvaria Ulisses, un establecimiento especializado en guantes artesanales que no puedes dejar de visitar.

lisboa_shopping_ulisses_561

La Luvaria Ulisses es uno de los establecimientos con más encanto de todo Portugal

Decir Lisboa es decir literatura y, por supuesto, libros y librerías. Los biblófilos disfrutarán como en pocos lugares del mundo paseando por el Chiado, donde, además de multitud de librerías de segunda mano donde parece haberse detenido el tiempo, se encuentra la legendaria Librería Bertrand, en Rua Garret. Considerada la librería más antigua del mundo, fue inaugurada en 1755, después del terremoto que asoló la ciudad, y entre sus clientes habituales se podría crear un All Star de la literatura portuguesa: Fernando Pessoa, José Saramago, Antònio Lobo Antunes, José Cardoso Pires…

La oferta más alternativa tiene su lugar en el Bairro Alto. Nuevos talentos que se hacen un hueco entre los grandes en talleres rehabilitados donde los showrooms son una colección infinita de ropa vintage, rockabilly, Adidas de colección, tattos, streetwear… Diseño, moda y arte, todo convive en uno de los barrios más castizos de Lisboa en plena transformación. Dos de las direcciones más recomendables son la del espacio y atelier de la diseñadora Alexandra Moura Mais (Dom Pedro V, 77) y el ecléctico Kolovrat 79 (Rua Dom Pedro V, 79), donde podrás acercarte a los diseños (moda, joyas y complementos) de Lidija Kolovrat, diseñadora y artista de origen bosnio habitual de las galerías lisboetas.

Una de las últimas “estrellas” del panorama del shopping lisboeta es Embaixada, el centro comercial instalado en el bellísimo palacio Ribeiro da Cunha, situado en Príncipe Real (abierto de lunes a viernes y domingo de 12h a 02h; sábado de 10h a 02h), y que reúne en un único espacio marcas y conceptos de moda, cultura y estilo de vida, con un denominador común: la creatividad y el diseño. Cada tienda posee su identidad propia, y caracteriza con detalles creativos, divertidos, clásicos y elegantes cada sala del palacio. La exposición temporal de creaciones de artistas es también una de las innovaciones de este espacio.

La Espinheira Ginjinha fue el primer establecimiento de Lisboa en comercializar el famoso licor

La Espinheira Ginjinha fue el primer establecimiento de Lisboa en comercializar el famoso licor

Y sería imperdonable dejar Lisboa sin llenar la maleta de sus manjares más tradicionales. Situada en el centro de Lisboa, desde 1930, la fábrica de conservas de Lisboa (R. dos Bacalhoeiros 34) se mantiene fiel a sus principios: la esencia del comercio tradicional. Con la misma apariencia de una tienda de su época, ofrece conservas cuyos envases son obras de arte en sí mismas: latas bellamente decoradas donde las sardinas, el pulpo, el bacalao, o el atún saben aún mejor… Y, para cerrar el festín, nada mejor que una copita de ginja, el famoso licor de guindas la mítica bodega Ginjinha Espinheira (Praça de São Domingos). ¡Buen viaje!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter