De escapada a La Rioja con Picasso y Warhol.

27 mayo, 2016 - Natalia Rodríguez

La Rioja cuenta con paisajes únicos (Vivanco)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
De escapada a La Rioja con Picasso y Warhol.

Que el vino es cultura, arte e historia es innegable. Que grandes autores como Picasso, Warhol o Miró conviven con el mundo del vino es una realidad. Y El Viajero Fisgón te propone El Sitio -con mayúsculas- donde disfrutar de ello: Bodegas Vivanco.

La Rioja, una comunidad pequeña, pero internacional. Con solo el 1% de representación del territorio nacional, alberga más de 80 bodegas, con importantes exportaciones a todo el mundo. Entre todas ellas, hay una que contribuye de manera especial a otorgar al vino el lugar que se merece en la Historia de la Humanidad: Bodegas Vivanco. En Briones, a pocos kilómetros de Haro, he tenido la suerte de recorrer en primera persona uno de los mejores museos del vino del mundo.

Sala de tinos de roble francés (Vivanco)

Sala de tinos de roble francés (Vivanco)

He de que reconocer que inicialmente era algo escéptico acerca de qué iba a encontrar en un museo dedicado a la cultura del vino. ¿Podría ser suficientemente interesante y divertido para un perfil poco experto en vino como el mío? Tras este viaje, os puedo asegurar que el lugar no solo me embrujó, fascinó y sorprendió, sino que consiguió que ya haya preparado mi siguiente viaje a La Rioja.

El Museo Vivanco de la Cultura del Vino nació hace ya hace unos cuantos años gracias a la perseverancia y la afición de Don Pedro Vivanco y ha sido culminada por su hijo Santiago. “La familia ha decidido devolver al vino lo que el vino le ha dado”, confiesa Santiago. Y esa filosofía se cata en la bodega desde el primer momento: en el esmero del trato a los visitantes, en la organización de las exposición, en las apasionantes explicaciones del personal que aporta curiosidades e amplía información para apreciar de la mejor manera todo lo que está expuesto.

El museo  cuenta con cinco salas, a cuál más impresionante, todas adaptadas a personas con movilidad reducida y a visitantes con problemas de visión. Desde el primer momento nos traslada a la historia de la relación entre el vino y el hombre, un recorrido en la fabricación del vino con una panorámica sobre todo tipo de herramientas, utensilios y maquinarias utilizadas a lo largo de los siglos. Extraordinaria mención para las prensas de la uva que el museo atesora, así como curiosidades relacionadas con la fabricación y el transporte del vino.

Sala maloláctica (Vivanco)

Sala maloláctica (Vivanco)

Impresionante es también la colección de obras de arte relacionadas con el mundo del vino que viene a confirmar que desde siempre este manjar ha sido fuente de inspiración para artistas de diferentes estilos que a lo largo de los siglos han utilizado el vino y su representación para sus obras.

Obras de Miró, Warhol, Juan Gris o Picasso comparten espacio con piezas del antiguo Egipto o mosaicos romanos, botellas de vino de más de 200 años con una impresionante colección de sacacorchos y utensilios del vino.

Cuadro (Imágenes propias)

Cuadro (Imágenes propias)

El Museo dispone además de una cuidada oferta de audiovisuales que nos acompañan constantemente en la visita y que amplían y subrayan aspectos claves de la fabricación del vino y en las principales tareas y aspectos que rodean su producción.

Y además, la familia Vivanco ha pensado también en los pequeños de la casa  que también disfrutan en grande con juegos interactivos y una zona especialmente pensada para ellos

Y tras la visita al museo, es casi obligatorio completar esta experiencia con un recorrido por la bodega, imprescindible para valorar el respeto y la filosofía de esta familia en relación con las viñas, la tierra y el vino.

El acceso a la bodega se encuentra en pleno viñedo y está integrado en el entorno de forma exquisita, con la máxima vocación de aprovechamiento y conservación del paisaje, así como la aplicación de técnicas ancestrales en todos los pasos para la producción del vino.

Todo el conjunto es tan armónico que nos obliga, de forma natural, en un silencio respetuoso para no interferir en los procesos, a veces para los profanos casi mágicos, que transforman la uva en vino. Todo estupendamente explicado por los enólogos que nos guían en este descubrimiento y que nos trasladan sencillamente siglos de experiencias y de conocimientos que se concentran en una botella de buen vino.

Gracias a la inestimable labor de los guías todo lo que vemos, disfrutamos y comprendemos resulta ameno, interesante y nos abre a entender por qué el vino aquí es cultura, historia y, en definitiva, una forma de vida para la gente de esta tierra.

Paisaje único (Vivanco)

Paisaje único (Vivanco)

Esta exposición temporal abierta al público hasta el próximo 30 de abril de 2017, contiene incunables, escritos originales de Neruda o Pasteur, fotos de Henry Bresson, y que completa y amplía la ya notable colección de obras de arte que se pueden disfrutar en el museo.

Finalmente, para redondear el día, nada como reponer fuerzas disfrutando de unas tapas en la cafetería o comiendo en el restaurante de la bodega  gozando de una vistas relajantes a los viñedos con una carta donde predominan los productos de la tierra y donde no cabe duda acerca del vino que hay que beber.

“Devolver al vino todo lo que vino nos ha dado” resuena en mi cabeza al escribir este artículo. Solo así interiorizo cuánta historia, esfuerzo y amor puede contener un botella de vino y disfrutar aún más de ello.

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter