De viaje a las Dunas de Corralejo en Fuerteventura

1 agosto, 2016 - Redacción

Las dunas del Corralejo, un paraíso desértico (Darío Romero-Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Una maravilla natural que no te dejará indiferente: así es el parque natural Dunas de Corralejo, en Fuerteventura, la más lunar de las islas Canarias. Y unos cuantos planes más para que no te falte de nada. ¿Te vienes?

Es imposible resistirse. Poner un pie en el Parque Natural de las Dunas de Corralejo y enamorarse, es todo uno. Más de 2.500 hectáreas de puro desierto donde el único sonido que se escucha es el del viento azotando, cuando lo hace, el paisaje, y apenas la propia respiración. O, aguzando mucho el oído, el rumor del mar acariciando sus ocho kilómetros de playas. En sus dunas, las más grandes del archipiélago canario, esa arena que pisas es de arena organógena, polvo de caparazones marinos. ¿Es o no es este parque un trozo arrancado a la Luna?

Las Dunas están situadas al norte de Fuerteventura y forman un parque natural de más de 2.500 hectáreas que es uno de los grandes atractivos turísticos de las islas Canarias .Foto: Romeopix

Las Dunas están situadas al norte de Fuerteventura y forman un parque natural de más de 2.500 hectáreas que es uno de los grandes atractivos turísticos de las islas Canarias.

El parque está completamente deshabitado, pero es de muy fácil acceso: lo cruza la carretera FV-1, que conecta Puerto del Rosario con Corralejo, una ruta preciosa en la que, según nos dirigimos a Corralejo, dejamos a nuestra derecha su costa desierta: nueve kilómetros de playas que pasan por ser de las mejores de la isla. Las hay de todo tipo -grandes arenales, calas escondidas e íntimas-, en todas ellas está permitida la práctica del nudismo y entre ellas destacan las de Médano -perfecta para pasar el día practicando deportes náuticos como el kitesurfing, el buceo o el surf-, El Viejo y el Bajo Negro, Los Martos, El Dormidero, El Moro o la de Alzada. La Montaña Roja es el centro telúrico del parque, en su extremo sur. Un camino de sus cercanías cruza el Malpaís de Tía Seca, el territorio corazón de esta trozo de la Luna en la tierra: ten presente que, durante los meses de enero y mayo, las aves del parque están nidificando, así que toma las precauciones necesarias para disfrutar del parque. Algo de vegetación dará tregua a tu vista.

Nueve kilómetros de playas para todos los gustos te esperan en el parque natural de las Dunas de Corralejo. Foto Malaparda

Nueve kilómetros de playas para todos los gustos te esperan en el parque natural de las Dunas de Corralejo.

Parte de este parque comprende la Isla de Lobos, una islita de apenas seis kilómetros cuadrados que está a un corto trayecto en ferry desde Corralejos. La isla es un paraíso natural en el que habitan más de 130 especies endémicas, y con más de una leyenda que ofrecer: la isla de Lobos era conocida por piratas y mercaderes ya en el siglo XV, quienes le dieron este nombre por los miles de focas monje que vivían en ella (hoy, desgraciadamente, eso es tan solo un recuerdo). Tienes que ir a Corralejo para tomar el barco que te llevará a El Puertito, en el sur de la isla. Desde allí, ¿por qué no te marcas una ruta que te lleve hasta la punta de Martiño, donde está el faro de Lobos? No te pierdas las playas de La Caleta y de La Concha, en el sur, y la de El Sobrado en el norte, ni dejes de subir a La Caldera, el punto más alto de la isla.

La isla de Lobos tiene algo menos de 5 kilómetros cuadrados pero es un auténtico santuario natural.

La isla de Lobos tiene algo menos de 5 kilómetros cuadrados pero es un auténtico santuario natural en la que habitan más de 130 especies endémicas.

Sería imperdonable estar en Fuerteventura y obviar Tindaya, la montaña sagrada de los majos, los pobladores originales de la isla. La montaña es un tesoro arqueológico de primera magnitud que alberga más de 200 grabados rupestres con forma de pie (podomorfos), y sobre ella ideó el artista vasco Eduardo Chillida un proyecto inmenso en el que la montaña sería excavada.

Tindaya es uno de los lugares más telúricos de las islas Canarias.

Tindaya es uno de los lugares más telúricos de las islas Canarias: es la montaña sagrada de los majos, los pobladores originales de Fuerteventura.

¿Para recuperar fuerzas? No te pierdas los buenos platos de la gastronomía más tradicional en la Tasca la Lasquita (C/Almirante Lallermand, 66, Puerto Del Rosario. Tel. 928 859 126) o, si eres más de Estrellas Michelín, pon rumbo al restaurante La Cúpula, en el Gran Hotel Atlantis Bahía Real (Avenida Grandes Playas, Corralejo) donde el cocinero Carles Graig te mostrará porqué él tiene una; y descansa los sentidos de tanto estímulo viajero compartiendo una copa en El Divino (C/Risco Blanco, Urb. Bahia Calma, Costa Calma, Pájara) un estupendo club chill out. ¡No querrás volver de Fuerteventura! ¡Buen Viaje!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter