El fenómeno natural que sólo pasa en un pueblo de Toledo

20 septiembre, 2016 - Jorge Aznal

Las rocas que se mueven solas son un fenómeno que también se da en el Valle de la Muerte, en Estados Unidos (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
El fenómeno natural que sólo pasa en un pueblo de Toledo

Antes de nada debemos aclarar que, cuando decimos que el extraño fenómeno natural del que hablaremos a continuación sólo pasa en un pueblo de Toledo, nos referimos a que es el único lugar de España donde ocurre porque también hay un fenómeno similar en un lugar de Estados Unidos como Racetrack Playa, en el Valle de la Muerte en California.

En el Valle de la Muerte, en California, las rocas también dejan largas trazas (iStock)

En el Valle de la Muerte, en California, las rocas también dejan largas trazas (iStock)

El pueblo de Toledo que puede presumir de albergar un fenómeno tan extraño como el de las rocas errantes es Lillo. Otros pueblos de Toledo son únicos por diferentes motivos, como Nombela, que es el pueblo de España más alejado del mar, pero el caso de Lillo es objeto de estudio porque en sus lagunas hay piedras pesadas… ¡que se mueven solas!

Hay quien ve en este fenómeno natural un fenómeno paranormal, hasta el punto de que Iker Jiménez abordó este tema en su programa “Cuarto Milenio”, en Cuatro. Y no es de extrañar viendo las huellas que dejan rocas de hasta 7 kilos que recorren solas distancias superiores a los 100 metros, tal y como descubrió un equipo de geólogos de la Universidad Complutense de Madrid el fondo seco de la laguna del Altillo en Lillo.

Piedras errantes en las lagunas de Lillo (agenciasinc.es)

Piedras errantes en las lagunas de Lillo (agenciasinc.es)

Algunos expertos atribuyen este fenómeno de las rocas errantes a la acción de placas de hielo que transportarían estas piedras, pero los investigadores españoles que han trabajado en la zona descartan esa posibilidad porque las lagunas de esa área son saladas y difícilmente pueden llegar a congelarse.

Así que, en su opinión, la hipótesis más probable se encuentra en otros agentes como el viento y el agua. Las piedras se moverían en invierno como consecuencia de las tormentas y de los vientos fuertes que pueden generar corrientes de agua sobre las que se deslizarían las rocas.

Además, hay otro elemento que ayuda a obtener una explicación racional a un fenómeno tan extraño. Se trata de los microorganismos que viven en el fondo de la laguna y que generan sustancias deslizantes sobre las que se desplazan las rocas. Otra cosa es que sea más emocionante atribuir el movimiento de las rocas errantes a un fenómeno paranormal…

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter