Qué hacer y ver en Laponia, Noruega

16 diciembre, 2013 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Bienvenido a una de las regiones más bellas de Europa, bañada por el sol de medianoche en verano y por las auroras boreales en invierno. En este articulo te vamos a facilitar algunas ideas sobre las cosas que hay qué hacer y ver en un viaje a la Laponia Noruega.

La Laponia noruega (que recibe el nombre de Finnmark) está al norte de todo. En ella está el punto más al norte de la Europa continental, el mítico Cabo Norte; y también, la que es considerada ciudad más al norte de todo el mundo, Hammerfest. Es el lugar de origen de los sami, el pueblo lapón, los primeros pobladores de este bello confín del mundo y que siguen aún hoy, en pleno siglo XXI, manteniendo muchos de sus modos tradicionales: su forma de vida en armonía con la naturaleza, sus melodías ancestrales, sus tradiciones, su lengua… Y es donde ocurren dos de los espectáculos más impresionantes de cuantos brinda la Naturaleza: el sol de medianoche, en verano, y la aurora boreal, en invierno.

Vivir en primera persona la aparición de una aurora boreal es algo inolvidable, pero no es tan sencillo como pudiera parecer: las condiciones climáticas tienen que ser las indicadas para que este milagro se produzca. La mejor época para ver la aurora boreal es entre octubre y marzo después del anochecer, y su origen está en las grandes explosiones y llamaradas solares, en las que el Sol lanza una enorme cantidad de partículas al espacio. Cuando estas partículas llegan al escudo magnético de la Tierra, son lanzadas hacia un círculo que rodea el Polo Norte magnético donde interactúan con las capas superiores de la atmósfera. La energía que se libera produce las auroras boreales, un espectáculo que dio origen a numerosas leyendas entre los sami, que le dan el nombre de Guovssahas, que significa “la luz que se puede oír”. Durante la Edad Vikinga, se decía que las auroras boreales eran la armadura de las guerreras vírgenes valquirias, que emitían una extraña luz parpadeante; y hoy, son una razón poderosísima para poner rumbo a estas tierras.

La Laponia noruega es un paraíso natural, donde se encuentran cinco de los parques nacionales más importantes no solo de Noruega, sino de toda Escandinavia. Se trata del parque nacional Stabbursdalen, que alberga el bosque de pinos más septentrional del mundo; el parque nacional Øvre Anarjohka, en una zona zona remota y virgen de la altiplanicie de Finnmarksvidda; el parque nacional Øvre Pasvik, que se encuentra en el mayor bosque virgen del norte de Escandinavia; el parque nacional Seiland, con dos dos de los glaciares más septentrionales de Escandinavia; y el parque nacional Varangerhalvøya, que es la mayor zona de clima ártico en Noruega continental.

No es lo único que un viajero puede ver en la Laponia durante el invierno. Puede montar en trineo de perros, en moto de nieve y conocer a los Sami, o recorrer la región. Alta es la población más importante de la región de Finnmark, el corazón de la Laponia Noruega. No se puede dejar de visitar el Museo de Alta y sus petroglifos, patrimonio de la Humanidad. Estas famosas esculturas en roca del Neolítico y de la Edad del Bronce fueron descubiertas en 1973. En el interior de la región donde están los mayores pueblos y ciudades sami: Maza, Karasjok, Kautokeino… ¿Traerse consigo un trozo de la Laponia noruega? Las compras más tradicionales son cuchillos y tejidos, además de piezas de cristal, madera, cerámica, joyería, pintura, lana, punto. ¡Buen viaje!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter