Las 10 ciudades más bonitas y embriagadoras de Italia

30 septiembre, 2016 - África Silvelo Gabriel

Roma (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 10 ciudades más bonitas y embriagadoras de Italia

Italia es uno de los países europeos que más volumen de turistas recibe cada año. No es de extrañar pues Italia esconde algunas de las ciudades más embriagadoras de Europa. Repasamos las 10 bellas.

1. Roma, la ciudad de las plazas y las iglesias

Empezamos por la capital de Italia porque es una ciudad bellísima que te conquista de día y de noche. Primer consejo: visita los mismos sitios con luz y al anochecer, no tienen nada que ver, uno de los lugares donde puedes experimentar esta sensación es en la Piazza Navona, la fuente de los Cuatro Ríos de Bernini se transforma al anochecer.

Uno de los lugares más  embriagadores de Roma es la Galería Borghese, hoy museo donde se pueden disfrutar de los otros “Bernini”, aquellos que no están ni en iglesias ni en plazas: las esculturas más clásicas del arquitecto y escultor barroco. Si el interior de la galería impresiona, no menos lo hacen sus jardines. Un ‘must’ si quieres descubrir los verdaderos encantos de Roma. Lo bueno es que siempre puedes encontrar opciones baratas para viajar a la ‘ciudad eterna’.

Vista al atardecer del Vaticano y la ciudad de Roma desde el Tiber (iStock)

2. Verona, la ciudad de Romeo y Julieta 

Verona es conocida como la ciudad de los amantes y allí encontramos el balcón de Julieta, dado que en Verona transcurre la inmortal historia de amor entre Romeo y Julieta escrita por Shakespeare. No es el único encanto que esconde esta ciudad. Además en Verona puedes disfrutar del teatro romano del año 30 d.C., uno de los mejor conservados de esta época, lugar obligado si eres amante de la ópera, pues en su interior se representan algunos de los éxitos de la temporada. Otra de las joyas es la Piazza delle Erbe,  lugar perfecto para cenar antes de una ópera veraniega o para tomar una copa antes de regresar al hotel. La basílica de San Zenon, de camino al Castlevecchio y la magnífica restauración de Carlo Scarpa así como el Puente Scaligero son otros puntos de obligada visita. Una ciudad tan bonita que te hará suspirar de amor.

Vista nocturna del anfiteatro romano de Verona - Patriziaphoto (Flickr)

Vista nocturna del anfiteatro romano de Verona – Patriziaphoto (Flickr)

 3. Montepulciano

Montepulciano se sitúa a 65 kilómetros de Siena y es una de las ciudades toscanas que te permite viajar al pasado, más concretamente al Renacimiento. Situada sobre una colina a 605 metros de altura, está rodeado de un paisaje espectacular y de un gran número de bodegas que hace las delicias de los viajeros que además de arte buscan buen comer y buen beber.

Montepulciano es un enclave de origen medieval que tras pasar a las propiedades de los Médicis, Cosimo I de Medici, el del Gran Duque de Toscana,  encargó al arquitecto Antonio da Sangallo “El Viejo” reedificarla y así se llenó de palacios e iglesias. Su Piazza Grande y la iglesia de la Virgen de San Biagio, a las afueras de la ciudad, son sólo dos de los lugares más bonitos de Italia.

Vista genérica de Montepulciano - Pedro Vilches (Flickr)

Vista genérica de Montepulciano – Pedro Vilches (Flickr)

  4. Piazzola sul Brenta

Piazzola sul Brenta se encuentra a unos 30 kilómetros de Padua (Padova), en la región del Veento. La ciudad conocida como ‘el Versalles italiano’ debe su apodo a la Villa Contarini. Su nombre proviene del arquitecto que transformó el edificio inicial de Andrea Palladio (1546) por el que vemos hoy en el siglo XVIII.  No sólo la villa sino sus jardines, el canal, la plaza semicircular porticada te transportan a un espacio de cuento de hadas.  Además en verano  se puede disfrutar de conciertos de artistas de renombre internacional como Simply Red o James Taylor. ¡Una ciudad embriagadora!

Piazoola sul Brenta, el Versalles italiano - Carmelo Raineri (Flickr )

Piazoola sul Brenta, el Versalles italiano – Carmelo Raineri (Flickr )

5. Siena

Universalmente conocida por las fiestas del Palio que se celebran el 2 de julio y el 16 de agosto. En ellas los caballos de los barrios de la ciudad corren en la archiconocida Plaza del Campo, que con su forma de caracol es una de las más bonitas de Italia. En ella se levanta una de las siluetas más famosas de la ciudad, la Torre del Mangia, construida en el siglo XIX, en 1848 (102 metros) junto al Ayuntamiento, cumbre de la arquitectura gótica civil italiana que incluye frescos en su interior de Simone Martini.

Cuna del Chianti, disfrutar de una copa de este vino al atardecer es uno de los momentos más embriagadores que se puede vivir en Italia.

Torre del XIX junto al Ayuntamiento de gótico de Siena - Marco Tarasconi (Flickr)

Torre del XIX junto al Ayuntamiento de gótico de Siena – Marco Tarasconi (Flickr)

6. Vicenza

Vicenza, la ciudad de Andrea Palladio, tiene dos paradas obligadas, una en el centro histórico la Plaza dei Signori, donde la Basílica Palladiana con su doble pórtico, y la coqueta Loggia del Capitanio te dejan boquiabierto. La segunda se encuentra a unos 3 kms a las afueras de la ciudad y es la Villa Capra, más conocida como ‘Villa Rotonda’. Su arquitectura y el paisaje es simplemente embriagador y fascinante.

Villa Rotonda, obra de Palladio - a.calanda (Flickr)

Villa Rotonda, obra de Palladio – a.calanda (Flickr)


7. Padua

Padua sorprende por su animada vida universitaria, que si no eres estudiante, quizás desconozca, pues se asocia Bologna como la ciudad universitaria por excelencia. Igualmente si sabes que San Antonio de Padua es uno de los lugares a visitar, así como la Capilla Scrovegni, que contiene los frescos góticos más bonitos de Giotto.

Prato della Valle, plaza de época napoleónica con canal. madbesl (Flickr)

Prato della Valle, plaza de época napoleónica conocida por su amplitud. madbesl (Flickr)

8. Ravello

Ravello es uno de esos pueblos de la Costa Amalfintana que te dejan sin respiración, una de las vistas al mar más embriagadoras que pueden verse y una plaza y callejuelas para pasear y perderse, para que el tiempo se detenga. Cuenta además con una animada vida cultural gracias al festival de música clásica en verano y a muy poca distancia una fantástica playa donde seguir descansando y disfrutando del mar.

Ravello en la Costa Amafaltina - Risto Ranta (Flickr)

Ravello en la Costa Amafaltina – Risto Ranta (Flickr)

9. Arezzo

A 75 kilómetros de Florencia, alberga una de las capillas más hermosas del Renacimiento, la capilla Bacci en la Basílica de San Francisco, decorada por Piero della Francesca en el siglo XV con el tema de “La leyenda de la Veracruz”, inmortalizada por Juliette Binoche en ‘El paciente inglés‘. Si su Piazza Grande es uno de los sitios más bonitos de Italia, con esa elegancia del blanco y gris de los edificios renacentistas, el lugar más embriagador se sitúa a 16 kilómetro, y no es otro que el Puente Burano, sobre el Arno, cuyo arco central aparece en la ‘Gioconda‘ de Leonardo da Vinci.

Puente Buriano sobre el Arno junto a Arezzo - Rossella De Amici (Flickr)

Puente Buriano sobre el Arno junto a Arezzo – Rossella De Amici (Flickr)

10. Venecia

He dejado para el final una de las ciudades más embriagadoras de Italia, y lo es por muchos motivos. Es la ciudad donde muchas parejas se declaran amor eterno, es una ciudad única e irrepetible como no hay otra en el mundo, es la ciudad del arte contemporáneo por excelencia. Las grandes ferias están en Londres, Basilea o Florencia, pero es en Italia donde más arte contemporáneo por metro cuadrado se puede ver, no solo durante los 5 meses que cada dos años inunda la ciudad durante la Biennale, sino porque sus palacios albergan las colecciones y exposiciones más interesantes de arte contemporáneo. La Punta della Dogana y el Palazzo Grassi, propiedad del marido de Salma Hayek, el multimillonario François-Henri Pinault, y tampoco nos podemos olvidar de la Colección Peggy Guggenheim, una de la sedes de este museo, la más encantadora sobre el Gran Canal.

Además está el Carnaval, el Festival de Cine, el Festival de Danza y todo su patrimonio cultural inundado por palacios, palacios e iglesias y canales.

Su silencio te relaja, sus callejones perderte y tomarte un Spritz en algunas plazas y jardines de ensueño con vistas o no. Los atardeceres desde la Piazza San Marcos, o en góndola, o sobre el puente de la Academia con vistas a Santa María La Salute te permiten acariciar la eternidad.

Y esto es sólo algunos de los misterios que encierra la ciudad, siempre por descubrir al margen de la cantidad de veces que se visite.

Venecia - Iglesia de la Salud vista desde el puente de la Academia - Sergii Molchanov (Flickr)

Venecia – Iglesia de la Salud vista desde el puente de la Academia – Sergii Molchanov (Flickr)

Ahora si quieres que tu experiencia italiana sea realmente embriagadora no te pierdas el alojamiento rural de Valdirose a 17 km de Florencia. Un sueño hecho realidad, junto a otra de las ciudades más bonitas de Italia, pero es que no nos caben todas.

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter