Las 10 estaciones de tren más bonitas de España

17 marzo, 2016 - David García

Estación de Abando con su vidriera. Jordi Payà (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 10 estaciones de tren más bonitas de España

Para muchos es el mejor medio de transporte a la hora de viajar. Para otros, el más romántico. Seguramente para los segundos, ese toque de romanticismo se debe en gran parte a las estaciones de tren, grandes obras de ingeniería en algunos casos, o simplemente con una belleza ornamental que deja al viajero atónito. En España tenemos la suerte además de contar con algunas de las estaciones más bellas (algunas casi abandonadas) y a buen seguro hayas pasado por alguna. A partir de ahora, tenlas en cuenta a la hora de viajar porque tu experiencia en el lugar de destino puede comenzar nada más bajarte del tren.

1. Canfranc.

La estación oscense es uno de los hitos ferroviarios españoles tanto por su estilo y majestuosidad como por su privilegiada situación y entorno, en plenos Pirineos y rodeada de naturaleza. El edificio es de 1928 y sigue el patrón de los palacios franceses. Actualmente se encuentra en estado de semiabandono debido en gran parte al derrumbe del paso fronterizo que la unía con Francia pero el Gobierno de Aragón trata de darle una utilidad.

Estación de Canfranc. Guillén Pérez (Flickr)

Estación de Canfranc. Guillén Pérez (Flickr)

2. Puebla de Sanabria. 

No todas las estaciones bellas tienen por qué ser monumentales y de grandes dimensiones. La de esta estación zamorana es la excepción. Su estilo es el tradicional de la provincia, asentada en grandes sillares de granito y con una gran chimenea que la impregna de ese rasgo acogedor tan propio de la zona.

Estación de Puebla de Sanabria. Amio Cajander (Flickr)

Estación de Puebla de Sanabria. Amio Cajander (Flickr)

3. Antigua estación de Almería.

Aunque ya está fuera de uso (actualmente los trenes llegan a la moderna estación intermodal), el edificio sigue siendo parte del ADN de la ciudad. No es para menos. La estructura mezcla el estilo francés palaciego por un lado con la característica arquitectura del hierro tan propia de las estaciones de finales del XIX.

Parte de la fachada de la estación de Almería. Tnarik Innael (Flickr)

Parte de la fachada de la estación de Almería. Tnarik Innael (Flickr)

4. Estación de Atocha.

La estación más popular de Madrid es una auténtica obra de arte de finales del siglo XIX, con una gran bóveda, adornos, relojes, estructura en hierro… Actualmente de la estación propiamente dicha no sale ningún tren merced a la gran remodelación que tuvo lugar a finales de los 80 para acoger la alta velocidad y que fue dirigida entre otros por el gran Moneo. En su interior alberga hoy en día un gran jardín cubierto y sus famosos estanques de tortugas, una estación muy bonita.

Estación de Atocha. Kostas Limitsios (Flickr)

Estación de Atocha. Kostas Limitsios (Flickr)

5. Estación de Francia en Barcelona.

Como no podía ser de otra forma, la estación barcelonesa de Francia tiene aires modernistas, acordes con el estilo de la ciudad. Se inauguró en 1929 por Alfonso XIII y destacan sus salas y vestíbulos monumentales, de mármoles, y con gran cantidad de adornos.

Vestíbulo de la estación de Francia en Barcelona. Stéphane D (Flickr)

Vestíbulo de la estación de Francia en Barcelona. Stéphane D (Flickr)

6. Toledo.

Si había que elegir un estilo concreto para la estación de tren de Toledo, ese no podía ser otro que el neomudéjar. Data de 1919 y en 2005 fue renovada para la llegada del AVE a la ciudad. Su construcción original costó un millón de las antiguas pesetas.

Estación de tren de Toledo. Ines Hegedus-Garcia (Flickr)

Estación de tren de Toledo. Ines Hegedus-Garcia (Flickr)

7. Estación de Abando en Bilbao.

Aunque no es tan antigua como otras de España (data de 1948) tiene algo que las demás no tienen: una amplia vidriera policromada realizada por la Unión de Artistas Vidrieros de Irún que sin duda le confiere una personalidad propia. Por lo demás, se trata de de carácter monumental y estilo clasicista.

Estación de Abando con su vidriera. Jordi Payà (Flickr)

Estación de Abando con su vidriera. Jordi Payà (Flickr)

8. Estación del Norte de Valencia.

Aunque ahora le hace sombra la estación de Joaquín Sorolla, la estación del Norte de la capital del Turia es uno de los puntos más importantes de la ciudad, y además de ello, es un edificio magnífico y monumental. Tanto que cuando se inauguró era más grande que la de capitales europeas como París o Viena.

Fachada principal de la estación del Norte de Valencia. Oliver Mallich (Flickr)

Fachada principal de la estación del Norte de Valencia. Oliver Mallich (Flickr)

9. Aranjuez.

Una de las estaciones más antiguas de España, ya que forma parte de la segunda línea férrea que se inauguró en España y que unía Madrid con esta localidad. Como allí hay una residencia real, ya os podéis imaginar que se trata de una auténtica obra de arte. De estilo neomudéjar (como la de Toledo) tenía un acceso precisamente a dicho Palacio Real.

Estación de Aranjuez. Antonio Tajuelo (Flickr)

Estación de Aranjuez. Antonio Tajuelo (Flickr)

10. Estación de Zamora.

A cada región, su estilo. Y para la ciudad castellano-leonesa se recurrió al plateresco, tan propio de la zona. Se inauguró en 1958 después de más de 30 años de obras. Tiene una enorme fachada de 88 metros de ancho.

Estación de Zamora. (Wikipedia Creative Commons).

Estación de Zamora. (Wikipedia Creative Commons).

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter