Las 10 piscinas naturales más increíbles de España

19 agosto, 2016 - David García

Piscinas naturales en Acebo. Kdperico (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 10 piscinas naturales más increíbles de España

En verano, lo convencional es irnos a la playa o a una piscina pero hay alternativas: las piscinas naturales. Aquí vamos a hacer un repaso de las bonitas y espectaculares de España para que, si visitas alguno de estos lugares, te pases a dar un chapuzón por alguna de ellas. Posiblemente no sean tan espectaculares como las de otros lugares del mundo pero merecen mucho la pena… ¡y nos pillan más cerca!

1. Aniol d’Aguja (Girona).

La comarca de la Garrotxa tiene escondidos muchos tesoros. Uno de ellos es esta enorme piscina natural rodeada de roca y vegetación y alimentada por una espectacular cascada. Una recompensa para el senderista al final de su camino.

Piscina natural de Aniol d’Aguja, en Girona. (Flickr)

Piscina natural de Aniol d’Aguja, en Girona. (Flickr)

2. La Charca Verde (Madrid).

Todo un clásico de la sierra de Madrid, en la Pedriza. Roseada de vegetación, esta piscina natural tiene además toboganes naturales en las rocas que harán las delicias de todos los visitantes.

La Charca Verde, en el río Manzanares. Roman Santos (Flickr)

La Charca Verde, en el río Manzanares. Roman Santos (Flickr)

3. Acebo en la Sierra de Gata (Cáceres).

El municipio de Acebo está muy cerquita de la frontera con Portugal y allí puedes encontrar esta enorme piscina natural equipada con bar y restaurante, por lo que deducirás que en los meses de calor este lugar esté de lo más concurrido.

Piscinas naturales en Acebo. Kdperico (Flickr)

Piscinas naturales en Acebo. Kdperico (Flickr)

4. El Caletón (Tenerife).

Hasta ahora hemos hablado de piscinas naturales de agua dulce. Esta del norte de Tenerife es de agua salada, y surgió tras la solidificación de la lava de la erupción de un volcán a principios del siglo XVIII. Si no hay olejae, es ideal para el baño.

Piscinas naturales de El Caletón, en Garachico. Angel Gallardo (Flickr)

Piscinas naturales de El Caletón, en Garachico. Angel Gallardo (Flickr)

5. Gulpiyuri (Asturias).

¿Playa o piscina natural? El caso es que esta piscina natural con arena a un lado y roca a otro, pero la posibilidad de bañarte depende de las mareas porque el agua entra hasta allí desde el mar a través de toda una suerte de galerías subterráneas.

Imagen de la curiosa piscina de Gulpiyuri. blablabla arbliblibli (Flickr)

Imagen de la curiosa piscina de Gulpiyuri. blablabla arbliblibli (Flickr)

6. A Chavasqueira (Orense).

Orense y el río Sil son célebres por sus aguas termales y piscinas naturales. Estas de A Chavasqueira son de las más populares por sus propiedades curativas.

Piscinas naturales de A Chavasqueira. bea & txema (Flickr)

Piscinas naturales de A Chavasqueira. bea & txema (Flickr)

7. Fuentes del Algar (Alicante).

Parece mentira que cerca de una población como Benidorm, consagrada al turismo de playa y grandes hoteles pueda existir un lugar como este, tan salvaje y lleno de agua y vida como este.

Piscinas naturales de Fuentes del Algar. Peter (Flickr)

Piscinas naturales de Fuentes del Algar. Peter (Flickr)

8. Garganta de los Infiernos (Cáceres).

El cauce del famoso río Jerte ofrece infinidad de sorpresas en su recorrido, y estos toboganes naturales de roca formando espectaculares charcas aptas para el baño como estas gargantas que se han hecho un hueco entre los amantes de las piscinas naturales.

Charcas en la Garganta de los Infiernos. Raúl A.- (Flickr)

Charcas en la Garganta de los Infiernos. Raúl A.- (Flickr)

9. Las Chorreras (Cuenca).

El municipio de Enguídanos alberga estas extraordinarias piscinas naturales que sin duda alguna son el mejor atractivo de la zona, algo que se nota perfectamente en los meses de verano.

Las Chorreras en Enguídanos. Gustavo Pérez Sifres (Flickr)

Las Chorreras en Enguídanos. Gustavo Pérez Sifres (Flickr)

10. El Charco Azul (Canarias).

Por último acabamos en otras piscinas naturales de agua salada, en el municipio de La Frontera. Después de caminar durante cerca de 20 minutos puedes acceder a estas cuevas que albergan este mágico lugar.

Imagen del Charco Azul en El Hierro. Zhana Yordanova (Flickr)

Imagen del Charco Azul en El Hierro. Zhana Yordanova (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter