Las 5 costumbres más locas de los vikingos

11 abril, 2017 - Miguel Á. Palomo

Vikingo (Katherine, Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 5 costumbres más locas de los vikingos

Certificar las costumbres reales de pueblos antiguos como los habitantes nórdicos y escandinavos no es tarea sencilla. Y es que se mezclan mitos y leyendas, exageraciones sensacionalistas y ficción urdida para impresionar con registros documentales y arqueología rigurosa. En cualquier caso, haremos un esfuerzo por separar el relato inflado de las pruebas fidedignas que nos lleven a imaginar las costumbres vikingas más locas.

1. Águila de sangre

Cualquiera que haya visto la última temporada de la serie Vikingos sabrá de lo que hablamos. Aunque lo tengamos que poner en cuarentena, mencionada en algunas sagas literarias nórdicas, estamos ante una de las prácticas más salvajes de tortura que llevaban a cabo en tiempos muy remotos, antes de las grandes invasiones. Dedicado a la memoria de Odín, el ritual consistía en abrir la espalda al torturado con un arma filosa desde la columna vertebral para abrirle las costillas en forma de alas ensangrentadas.

Grabado en piedra del sacrificio de Stora Hammars I de Gotland, Suecia (Wikipedia)

Grabado en piedra del sacrificio de Stora Hammars I de Gotland, Suecia (Wikipedia)

2. Morir fuerte

Acceder al Valhalla, presidido y gobernado por Odín, requiere de cierta reserva de energía. La fortaleza era un atributo muy apreciado en la cultura vikinga, por lo que hay quien asegura, como es el caso del germanista Jan de Vries, que podían matar a la población anciana que todavía se conservara fuerte.

Un vikingo (Hans Splinter, Flickr)

Un vikingo (Hans Splinter, Flickr)

3. Poligamia

El sexo ocupa un capítulo interesante dentro de las costumbres vikingas. De mentalidad más avanzada que otras culturas coetáneas (existía la figura del divorcio, por ejemplo), el pueblo nórdico sin embargo sí toleraba la poligamia, algo menos aplaudible, desde luego. El concubinato estaba formado por mujeres esclavas. Más curioso todavía es pensar que detrás de la motivación de atravesar medio mundo en plan macho invasor violento estaba el hecho de destacar y así poder encontrar esposa en una sociedad en la que debido precisamente a esta poligamia no había mujeres para todos.

Mujeres vikingas (Liga Eglite, Foter)

Mujeres vikingas (Liga Eglite, Foter)

4. Juegos violentos

Una cosa es desmitificar a los pueblos vikingos (sin ir más lejos eran más aseados de lo que normalmente se les pinta) y otra cosa es pensar que no eran algo brutos. De nuevo la fuerza y la hombría eran cualidades deseables, así que las demostraciones de testosterona eran frecuentes. En los mismos juegos y actividades recreativas la cosa podía ponerse fea y acabar con más golpes de los necesarios para zanjar la victoria. El campeón solía vivir. Los otros no.

Lucha de vikingos (Hans Splinter, Flickr)

Lucha de vikingos (Hans Splinter, Flickr)

5. Competición alcohólica

Ya que estamos con jueguecitos nada inocentes y demostraciones de poderío en el pueblo, qué mejor manera de cerrar este recuerdo a las costumbres vikingas que mencionar sus sonados pulsos alcohólicos. A los vikingos les gustaba pimplar, eso es así. Y más hidromiel o cerveza en cuernos que sangre en cráneos humanos, todo hay que decirlo. Así que durante las fiestas se organizaban competiciones a ver quién aguantaba más. Mujeres incluidas, en algunas ocasiones. Más que por cantidad de alcohol ingerido, se ganaba por saber beber, por aguantar el tipo y mostrarse cuanto más sereno mejor.

Vikingos en Waikiki (Johnny Silvercloud, Foter)

Vikingos en Waikiki (Johnny Silvercloud, Foter)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter