Las 5 leyendas más fascinantes de Edimburgo que no te puedes perder

30 diciembre, 2015 - Jorge Aznal

Edimburgo - Flickr
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 5 leyendas más fascinantes de Edimburgo que no te puedes perder

Edimburgo es la capital de Escocia, la sede del famoso Festival Internacional que se celebra cada verano y la ciudad donde nacieron, por ejemplo, el filósofo David Hume, el inventor Alexander Graham Bell, los escritores Arthur Conan Doyle, Robert Louis Stevenson y Walter Scott y el actor Sean Connery. Pero Edimburgo también es un lugar que atrae como pocos el misterio y que alimenta, también como pocos, las leyendas que la rodean. Estas son sólo algunas de sus fascinantes leyendas que debes conocer y visitar en Edimburgo

1. El gaitero solitario del Castillo de Edimburgo

El Castillo de Edimburgo, levantado sobre una roca volcánica, es fuente de todo tipo de leyendas. La más conocida tiene como protagonista al gaitero solitario (The Lone Piper) y nació varios siglos atrás cuando se descubrió que los antiguos defensores del castillo habían excavado varios túneles que lo conectaban de forma secreta con otras partes de la ciudad. Para saber hacia dónde llevaban esos túneles, enviaron a un joven gaitero para que, con su música, pudiera conocerse la localización desde la superficie. Sin embargo, la música dio paso repentinamente al silencio. El joven nunca fue encontrado. Desde entonces hay quien asegura haber escuchado el sonido de la gaita desde las profundidades del castillo en señal de lamento.

castillo

El Castillo de Edinburgo

2. Annie, la niña de Mary King’s Close

El ahora sombrío callejón de Mary King’s Close era antiguamente una transitada calle comercial de Edimburgo. La devastadora plaga de peste que acabó con la vida de muchos de sus ciudadanos en el pasado es la fuente de la leyenda sobre Annie, una niña que murió por la peste y que, según dice la tradición, continúa quejándose en su habitación por no estar con su muñeca. De ahí que sea frecuente que los visitantes regalen todo tipo de juguetes.

mary-kings-close

El sombrío callejón de Mary King’s Close

3. El puente de los muertos

El North Bridge (Puente del Norte) es también conocido como El puente de los muertos o El puente del diablo después de su inquietante reinauguración a finales del siglo XIX. Fue entonces cuando se decidió que la primera persona que cruzaría el nuevo puente debía ser la persona más mayor de Edimburgo. Y esa no era otra que una mujer de 100 años que, justo en la noche previa al gran día, falleció. El miedo se propagó rápidamente entre los ciudadanos y para mitigarlo se decidió que el cuerpo sin vida de la anciana cruzase el puente en un carruaje dando la sensación, por medio del maquillaje y de la ropa, de que estaba viva. Los ciudadanos se dieron cuenta de lo que pasaba y no tardaron en llamar a la pasarela El puente de los muertos.

panoramica

El North Bridge

4. Deacon Brodie

Deacon Brodie era un hombre de negocios que trabajaba en la Edimburgo de finales del siglo XVIII como ebanista y cerrajero. Lo malo es que por las noches utilizaba su habilidad para abrir puertas con el objetivo de entrar a robar en las casas de sus clientes. Brodie, del que se cuenta que sirvió de inspiración a Robert Louis Stevenson para escribir La isla del tesoro, fue detenido y condenado a morir en la horca. Para algunos, Brodie murió en 1788 en la horca que él mismo había diseñado el año anterior; para otros, en cambio, Brodie sobornó a su verdugo y, después de esquivar a la muerte, fue visto en París.

cartel

Una calle de Edinburgo

5. El fantasma de MacKenzie

El cementerio de Greyfriars es un filón para las leyendas de Edimburgo. Unas son conmovedoras, como la del perro Bobby, que veló la tumba de su amo hasta su propia muerte. Otras, por el contrario, son más aterradoras, como la del fantasma Mackenzie. William Mackenzie fue un abogado responsable de las sentencias de muchos covenanters (miembros de un movimiento religioso) en el siglo XVII. Más de tres siglos después, en 1999, un vagabundo se refugió en su mausoleo en el cementerio de Greyfriars y, a partir de entonces, se han venido sucediendo los fenómenos paranormales entre los visitantes del cementerio: desmayos, ruidos extraños, cortes y extrañas alucinaciones. Eso, al menos, es lo que cuenta la leyenda…

ciudad

La ciudad de Edinburgo

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter