Las 7 leyendas de la Alhambra que no podrás olvidar

28 diciembre, 2016 - David García

Vista general de la Alhambra de Granada. MarquesPhotography (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 7 leyendas de la Alhambra que no podrás olvidar

Siglos y siglos de historia dan para mucho, y tratándose de la Alhambra, mucho más. El edificio (casi ciudad más bien) más conocido de Granada e incluso de España, encierra en su interior mucha historia pero también muchas leyendas que han ido pasando de generación, envueltas en un halo de misterio, hasta nuestros días. Nosotros recuperamos siete de las más relevantes.

1. La leyenda desconocida del Patio de los Leones.

Una de las estancias más famosas de la Alhambra es la fuente de los leones cuyo origen no está muy claro, a pesar de que tiene diversas leyendas, pero ya decimos que ninguna de ellas corroboradas. Por una parte los doce leones tienen una simbolización astrológica, cada león aludiría entonces a un signo zodiacal. Por otra, tiene una significación política o mayestática que está relacionada con el templo del rey Salomón (puesto que hay una inscripción en la fuente referida a este) y el mar de bronce del mismo templo. Por última y la más importante, alude a un símbolo paradisíaco refiriéndose así a la fuente originaria de la vida y los 4 ríos del paraíso coránico. Pero lo que sí parece claro es que la fuente como tal es una alegoría del poder que reside en el sultán.

Patio de los Leones. ManuelWaechter (iStock)

Patio de los Leones. ManuelWaechter (iStock)

2. Una carta de amor escondida.

En 2013 se descubrió la existencia de una carta de amor que Pepe escribió a su amada Emilia en 1921. Los trabajos de documentación del Museo de la Alhambra la descubrieron escondida en el hueco de un artesanado mudéjar de una desaparecida iglesia de Granada. La carta, escrita un lunes 29 de agosto, en un papel sencillo y con pobre ortografía, contaba a Emilia que le mandarían con un recadero otra misiva junto a un racimo de uvas dirigido a un tal don Antonio. El autor de la misiva fue Pepe, vecino del municipio alpujarreño de Sorvilán.

Vista del Generalife y sus jardines. JoseIgnacioSoto (iStock)

Vista del Generalife y sus jardines. JoseIgnacioSoto (iStock)

3. Dicen que es un gran reloj de sol.

Según cuentan, la Alhambra en su conjunto puede ser considerada un enorme reloj de sol. La explicación es muy sencilla: al igual que con un reloj de sol podríamos ir siguiendo el devenir de todas las horas del día, en Granada podemos hacerlo a través de sus estancias. El fenómeno es especialmente visible al mediodía, cuando en que las dependencias quedan divididas por su mitad como efecto de la sombra.

Vista general de la Alhambra de Granada. MarquesPhotography (iStock)

Vista general de la Alhambra de Granada. MarquesPhotography (iStock)

4. De secuestrada a reina.

Cuenta la leyenda que Isabel de Solis, fue una cristiana capturada por Mulay Hazen y de la que posteriormente se enamoró. Un romance imposible si ella no se hubiese convertido al Islam, como finalmente ocurrió, convirtiéndose así en la reina Zoraida de Granada. Sin embargo, la torre en la que estuvo secuestrada al principio se conoce desde entonces como Torre de la Cautiva, desde donde además hay unas espectaculares vistas de los llamados jardines multicolores.

Torre en la Alhambra. Gim42 (iStock)

Torre en la Alhambra. Gim42 (iStock)

5. Si cae la Alhambra, llega el final del mundo.

Todos los aficionados y expertos al arte (y a la Alhambra) saben que su construcción fue muy rigurosa y que los materiales utilizados eran muy resistentes. Se asegura que tan resistente es que, aún recibiendo el ataque de mil ejércitos enemigos, jamás caería. Aunque apuntan una excepción: el día que la llave del arco interior de la Puerta de la Justicia y la mano de su arco exterior se unan, es decir, si la Alhambra cae, será por que ha llegado el fin del mundo.

Vista de la Alhambra al atardecer. JoseIgnacioSoto (iStock)

Vista de la Alhambra al atardecer. JoseIgnacioSoto (iStock)

6. Llora como mujer…

Tras conquistar los Reyes Católicos la ciudad de Granada a Boabdil; el rey moro y su séquito fueron desterrados de la ciudad pero les fue cedido un pequeño territorio no muy lejos de allí. Dicen que la caída de la capital nazarí se debió a que Boabdil estaba más preocupado por las fiestas y el ocio que por la defensa de Granada. Mientras abandonaba la ciudad, el rey musulmán no volvió nunca su mirada hacia la ciudad hasta que llegó a una colina que desde entonces se conoce como ‘el Suspiro del Moro’, desde donde se tienen unas privilegiadas vistas de la Alhambra. Allí rompió a llorar y cuenta la leyenda que su propia madre le dijo esa frase tan famosa de: “Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre”.

Vista de las montañas cercanas a la Alhambra. 1Tomm (iStock)

Vista de las montañas cercanas a la Alhambra. 1Tomm (iStock)

7. La sala de los Abencerrajes.

Esta sala, según cuentan, está bañada en sangre debido a un crimen atroz que se llevó por delante la vida de 17 miembros de una misma familia, la familia Abencerrajes. Se trataba entonces del dormitorio del sultán, que no tenía ventanas. Con motivo de una fiesta que allí se organizó, el sultán ordenó decapitarlos a todos después de que una familia rival se inventara que uno de ellos tenía una historia de amor con la sultana. Así, cegado de celos, los mató a todos. Se cuenta que el color rojizo que aún se observa en la taza existente en esta sala, y el canal que lleva su agua hasta la Fuente de los Leones, se debe a la sangre derramada en aquella fecha.

Jardines en la Alhambra. Zakochana (iStock)

Jardines en la Alhambra. Zakochana (iStock)

Jardines en la Alhambra. Zakochana (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter