Las 5 joyas que ver en Granada

14 abril, 2016 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Decía Federico García Lorca que Granada “está indefensa ante la gente; pues ante los halagos nada ni nadie tiene manera de defenderse”. Y es así, su exótica belleza embriaga del mejor licor, de ese que te lleva a pronunciar el nombre de la ciudad con un deje placentero y poderoso. Elegir las cinco joyas de Granada es difícil, no porque cueste encontrarlas, sino porque no son pocos las joyas emblemáticas de la ciudad rivalizan en belleza y encanto.

1. La Alhambra.
Palacio real, castillo, fortaleza, ciudad, jardines, patios, ciudadela amurallada… Todo en uno y todo de una belleza inusual. Fue la joya del reino nazaría y se construyó entre los siglos XIII y XIV. Es una lugar que ver en conjunto y por separado. De la Alcazaba y el Jardín de los Adarves, a los Palacios Nazaríes. Del patio de los Arrayanes al Patio de los leones y su bosque de columnas. De los Jardines del Partal hasta las Torres que dan paso al Generalife…

Lo mejor: Dejar que el tiempo se detenga durante una visita matinal y repetir al día siguiente en el horario nocturno. Podrás descubrir dos Alhambras totalmente distintas.

Alhambra (iStock)

Alhambra (iStock)

2. Los jardines del Generalife.
En estos bellos jardines granadinos situados sobre el Cerro del Sol, colindante a la Alhambra, cada rincón ofrece una novedad en forma de colores y aromas. Los juegos de agua son una parte fundamental de su belleza, pues la luz, el sonido del agua al caer y el movimiento de las plantas con el viento llega a crear una danza digna de admiración.

Lo mejor: Visitar de noche los jardines del Generalife añade aún más magia, si cabe, al juego de agua, luces y sonidos.

Jardines del Generalife (iStock)

Jardines del Generalife (iStock)

3. El Albaycín.
El antiguo barrio árabe de Granada tiene un encanto especial. Situado entre la colina de la Alhambra, el cerro de San Cristóbal, el Sacromonte y la calle Elvira, sus callejuelas invitan al paseante a desconectar, relajarse y descubrir todo aquello que nunca descubriás en una guía.

Lo mejor: tienes que ver la puesta de sol sobre la Alhambra con una cerveza fresquita en la mano sentado en el mirador del Albaycin.

Albaycín (iStock)

Albaycín (iStock)

4. El barrio de Sacromonte
puede considerarse como la cuna del flamenco. Sus cuevas han sido durante sigos hogar de gitanos, bohemios y artistas flamencos.Se agrupan en torno a barrancos formando así las calles. Las cuevas más conocidas son las que se dedican a las zambras, o espectáculos de flamenco.

Lo mejor: Aunque los espectáculos de este arte son aquí muy comerciales y más bien dirigidos a turistas, lo cierto es que uno tiene que ver una zambra en una de las cuevas.

Sacromonte (iStock)

Sacromonte (iStock)

5. La Huerta de San Vicente y la Casa Museo de Federico García Lorca.
Antigua residencia familiar de los García Lorca, el escritor dio a luz en ella algunas de sus mejores obras, como el Romancero Gitano o La Casa de Bernarda Alba. De construcción sencilla, con decoración sobria es el claro ejemplo del tipo de casas que había en la vega de Granada.

Lo mejor: El Museo ha recreado la estructura y el mobiliario tal como era en la época en la que vivió allí García Lorca. También tienes que ver los dibujos y objetos originales del escritor que  se exponen dentro.

Huerta de San Vicente hoy (huertadesanvicente.com)

Huerta de San Vicente hoy (huertadesanvicente.com)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter