Las plantas más venenosas del mundo y dónde encontrarlas

3 febrero, 2017 - David García

Rama con bayas de un tejo común. Ajt (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Muchas de ellas son muy bonitas y vistosas. Bajo sus llamativos colores y olores sin embargo se esconden los venenos naturales más peligrosos. Tanto, que pueden llegar a causar la muerte. Os hablamos de las plantas más peligrosas del mundo.

1. Estramonio.

Hemos oído hablar mucho de la escopolamina y la atropina, que son sus toxinas, hace no mucho tiempo cuando dos jóvenes se intoxicaron y murieron en Madrid tras ingerir un brebaje preparado con semillas de estramonio durante una ‘rave’ en mitad del campo. A pequeñas dosis produce efectos alucinógenos pero a dosis mayores puede causar la muerte. Podemos encontrarla en el Caribe, Estados Unidos y Canadá.

Flor del estramonio. Kwiktor (iStock)

Flor del estramonio. Kwiktor (iStock)

2. El manzanillo.

La Hippomane mancinella crece desde el norte de Sudamérica hasta la región de Everglades en Florida (Estados Unidos) así como a lo largo y ancho del Caribe, y está considerado como el árbol más peligroso del mundo. Su fruta, muy parecida a una manzana pero más pequeña, puede ser letal por los vómitos severos y la diarrea que producen, que deshidratan el cuerpo hasta incluso la muerte. También produce graves erupciones en la piel al entrar en contacto con él y ceguera temporal e irritaciones cuando se inhala el homo que desprende su combustión.

Frutos del manzanillo. CircleEyes (iStock)

Frutos del manzanillo. CircleEyes (iStock)

3. Acónito común.

Tan solo 1 mgr. de aconitina (la toxina que lo forma) es suficiente para matar a un adulto de 80 kg. Se puede encontrar en las regiones montañosas de Europa y causa quemaduras en la boca, salivación, vómito, diarrea, irregularidades cardiacas, coma y, a veces, la muerte.

Acónito común. AlexSid (iStock)

Acónito común. AlexSid (iStock)

4. Tejo.

Un árbol aparentemente normal como el tejo común o negro esconde tras él un poder mortífero sorprendente. Se puede encontrar en el Reino Unido y consumir sus hojas o semillas provoca mareos, boca seca, pupilas dilatadas, debilidad, ritmo cardiaco irregular e incluso la muerte.

Rama con bayas de un tejo común. Ajt (iStock)

Rama con bayas de un tejo común. Ajt (iStock)

5. La adelfa.

Podemos encontrarla en cualquier jardín y es tan bonita como peligrosa ya que sus flores y hasta su néctar tienen muchas toxinas. Aquél que las pruebe sentirá fuertes dolores de estómago seguido de diarreas, vómitos, mareos, convulsiones, taquicardias y, finalmente, un paro cardíaco.

Flores de adelfa. Pookistock (iStock)

Flores de adelfa. Pookistock (iStock)

6. La zapatera.

No es difícil encontrar la coriaria myrtifolia en los Pirineos. Su nombre alude a que sus frutos se utilizan en la industria del calzado. La ingesta de esos frutos y también de sus hojas puede provocar la muerte. Bien lo saben los trabajadores del campo que ven cómo las ovejas llegan a emborracharse y hasta morir con ello.

Frutos de zapatera. Victor M. Vicente Selvas (Wikipedia Creative Commons)

Frutos de zapatera. Victor M. Vicente Selvas (Wikipedia Creative Commons)

7. Higuera infernal.

La Ricinus communis es especialmente apreciada por sus semillas, de donde se extrae el aceite de ricino, que tiene muchos usos sobre todo en la industria petroquímica. La cubierta de estas semillas es muy tóxica ya que provoca nauseas, calambres abdominales, vómitos, hemorragias internas e insuficiencia renal. Aunque es originaria de África, actualmente se encuentra distribuida en todo el mundo.

Hojas, flores y frutos de la llamada higuera infernal. Spanishalex (iStock)

Hojas, flores y frutos de la llamada higuera infernal. Spanishalex (iStock)

8. Ageratina altissima.

Causaba la conocida como ‘enfermedad de la leche’, que afectaba a las personas que bebían la leche de una vaca que había comido esta planta. Producía mal aliento, pérdida de apetito, apatía, debilidad, rigidez muscular, vómitos, malestar abdominal, estreñimiento grave, coma y, posiblemente, la muerte. Podemos encontrarla en la zona este de Norteamérica.

Ageratina altissima. CC BY-SA 3.0 (Wikipedia Creative Commons)

Ageratina altissima. CC BY-SA 3.0 (Wikipedia Creative Commons)

9. Belladona.

El veneno de la Atropa belladonna afecta el sistema nervioso paralizando las terminaciones nerviosas de los músculos involuntarios del cuerpo como los vasos sanguíneos, el corazón y los músculos gastrointestinales. Entre 10 y 20 de sus bayas son suficientes para matar a un adulto. Se puede encontrar en Europa, norte de África y oeste de Asia, aunque también se encuentra en algunas partes de Norteamérica.

Atropa belladonna . Dadalia (iStock)

Atropa belladonna . Dadalia (iStock)

10. Cicuta.

Todo un clásico de los envenenamientos. Es nativa de Norteamérica pero ya se encuentra en muchas partes del mundo. Provoca convulsiones violentas y dolorosas, náuseas, vómitos, calambres y temblores musculares. Quienes sobreviven a sus toxinas tendrán efectos secundarios para toda la vida como amnesia.

Flores de la cicuta. AlexStepanov (iStock)

Flores de la cicuta. AlexStepanov (iStock)

Flores de la cicuta. AlexStepanov (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter