Los 10 mejores destinos del mundo para bucear

20 mayo, 2016 - Miguel Á. Palomo

playas exóticas istock
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 10 mejores destinos del mundo para bucear

Lo que hace unos años era una práctica minoritaria para unos cuantos locos privilegiados hoy es una actividad más a tener en cuenta en nuestros viajes exóticos, de aventura o incluso familiares. El mundo y sus océanos dan mucho de sí y por eso te proponemos la guía definitiva para sumergirte en los mejores fondos marinos posibles. Tiburones de toda especie, arrecifes multicolores, aguas prístinas, inmersiones en pecios hundidos… La vasta pecera nos espera.

1. Gran Barrera de Coral, Australia

El santuario más grande del buceo, el Patrimonio de la Humanidad más grande –más de 34.000 hectáreas lo contemplan-, el destino coralino que se puede avistar desde el espacio si uno mira hacia la costa de Queensland –y uno está en el espacio, claro-, el arrecife de los arrecifes en el mar del Coral es un foco inabarcable de atracciones marinas, con Cod Hole y el naufragio del SS Yongala como puntos de mayor interés. Eso sí, si lo tuyo son los tiburones ballena debes bucear hasta Ningaloo Reef, al oeste de Australia, un país diseñado para el buceo.

Gran Barrera de Coral / Foto: paularps

2. Mar Rojo, Egipto

Desde la península del Sinaí, el Parque Nacional Ras Muhammad es una joya natural con los fondos marinos más hermosos. También el país depara otros escenarios de inmersión segura como El Gouna, pero nos decantamos por estos arrecifes coralinos y la visita a otro pecio ilustre para fans de la Segunda Guerra Mundial: el SS Thistlegorm, un carguero de bandera británica hundido en 1941.

Mar Rojo / Foto: Derek Keats

3. Islas Maldivas, República de Maldivas

Amerizar en el Índico casi obliga a zambullirse en estas cálidas aguas en las que todo el año esperan las mantasrrayas, las tortugas e, incluso, los tiburones ballena. Tan solo hay que elegir atolón entre sus 26 formaciones distintas, y es que según la zona elegida la fauna cambia, pero no deberíamos saltarnos el Ari Atoll o el Kuderah Tila. La enorme diversidad marina y la transparencia del agua lo convierten en un destino ideal para todo tipo de buceadores.

Maldivas / Foto: Christian Steen

4. Great Blue Hole, Belice

Balizado por Jacques-Yves Costeau como inmersión imprescindible en uno de los paraísos más singulares del mundo, esta circunferencia perfecta de más de 300 metros de diámetro abre un abismo azul de 124 metros de profundidad rodeado de rico coral. Enorme visibilidad dentro de la gran caverna en la que hay de todo, tanto vegetal como animal. Estalactitas y estalagmitas, atunes y tiburones.

Great Blue Hole / Foto: jayhem

5. Cenotes de la Rivera Maya, México

En vez de sumergirse mar abierto, hacerlo tierra adentro en el interior de estas bellas grutas de aguas subterráneas y verdosas pero igualmente limpias como un espejo. La variedad de cenotes en toda la península del Yucatán y Riviera Maya es amplia, pero no se pueden dejar pasar el Dos Ojos y el Gran Cenote, ambos impresionantes por sus formaciones geológicas. Una vez en la vida hay que experimentar la zambullida en estos, precisamente, “pozos de la vida”.

Cenotes / Foto: Yudaev Pavel

6. Islas Galápagos, Ecuador

Sin duda una de las aspiraciones de todo submarinista es acudir a la llamada de este archipiélago del Pacífico en cuyas aguas se concentra una diversidad animal única, entre la que destacan los tiburones martillo y ballena a su paso por las célebres rutas de la estación Darwin. Alrededor de esta diminuta isla, con El Arco como enclave perfecto, nadan ballenas, focas y leones marinos, iguanas y tortugas. Si hay suerte, desde el Cape Douglas de la Isla Fernandina se puede ver el vuelo de los pingüinos.

Islas Galápagos / Foto: p.j.k.

7. Sipadan, Malasia

De nuevo el gran oceanógrafo Cousteau fijó en esta islita malaya un enclave básico para conocer la vida submarina y todavía se mantiene como destino predilecto de buceadores por la inmensa riqueza natural de un arrecife de coral aferrado al cráter de un volcán sumergido. La inmersión más importante es la de Barracuda Point que, como su nombre indica, es ideal para rodearse de un sinfín de barracudas.

Sipadan / Foto: No Dust

8. Tulamben, Bali

Este viaje indonesio cuenta con un catálogo envidiable de inmersiones como la del parque marino de la isla Menjangan o la de la bahía de Tulamben en donde a 30 metros de profundidad permanece hundido el barco USS Liberty bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial y zarandeado después por una erupción volcánica. Allí, las paredes del pecio están decoradas con todo tipo de alhajas coralinas, siendo refugio de peces napoleón, meros, caballitos de mar y peces luna. Además, los cardúmenes –enormes bancos de peces- en el Jardín Eels están servidos.

Tulamben / Foto: prilfish

9. Islas Surin y Similan, Tailandia

Este encadenamiento de islas en el Mar de Andamán combina buceo solitario y concurrido, pero enclaves todos mágicos como el Richelieu Rock en las Surin, donde nadar junto a los tiburones ballena o fotografiar la vida macro de sus corales, o el Elephant Head Rock de las Similan, de topografía curiosísima y lleno de tiburones leopardo y de punta negra.

Islas Surin y Similan / Foto: Sunphol Sorakul

10. Palau, Micronesia

Todo un festival de inmersiones a cada cual más alucinante departa este archipiélago del Pacífico con puntos míticos como Jellyfish Lake, Chandelier Cave, Peleliu Express y, por supuesto, el Blue Corner, una península coralina en donde el buceo consiste en recorrer la pared de extremo a extremo entre peces unicornio, rayas águila, pargos y algún que otro tiburón.

Palau / Foto: mattk1979

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter