Los 10 mejores hoteles sobre ruedas del mundo

3 febrero, 2015 - Miguel Á. Palomo

¿Te ha gustado nuestro articulo?

¡Con el hotel a cuestas! Como un huésped caracol. La versatilidad de formatos es una de las tendencias más desarrolladas por los hoteles del siglo XXI. La facilidad de transporte, de cambiar el emplazamiento o de reconvertir el concepto de los campamentos de caravanas en un símbolo de la hipster way of life, hace que cada vez haya más demanda por vivir la experiencia de la vida de remolque y de las cápsulas plateadas modelo Aistream. Aunque luego tengan un emplazamiento fijo, da igual. El caso es sentir la libertad de una habitación rodante. La de un hotel –o motel-, al fin y al cabo. El mundo redneck se glamouriza. ¡Viva el tráiler!

ESPAÑA

1. Circ Raluy

Circo Museo Raluy

Grandes y pequeños cumplen el sueño de pertenecer, aunque sólo sea una noche, a la familia nómada del circo si reservan por 200 euros al día este carruaje tan pintón de 1939 convertido en uno de los pocos hoteles itinerantes del mundo. Sal de gira con domadores, saltimbanquis y payasos, pero sin renunciar a la tele o al minibar. ¡Que esto es un hotel! La iniciativa no puede ser más encantadora.

2-Airstream Glamping en Andalucía (Alozaina, Málaga) 

Airstream Andalucía / Foto: Airbnb

En España también presumimos de Airstream. Este lujazo de píldora años 30 se oculta en plena naturaleza muy cerca de uno de los pueblos blancos de Sierra de las Nieves. Esto es gampling (camping pero con glamour) del bueno, con materiales de calidad y todas las comodidades de una habitación de hotel, con su parcelita, su barbacoa, su jacuzzi exterior y su buen wifi. Gestionado en Airbnb.

HIPSTERS Y MODERNOS

3. BaseCamp Young Hostel (Bonn, Alemania) 

BaseCamp

Para que luego digan que los alemanes son aburridos. A quién se le podía ocurrir la idea de reciclar un antiguo almacén en camping urbanita. Sí, habilitar en una vieja fábrica en desuso un camping indoor de caravanas temáticas. Pues alguien que ha sabido cómo reivindicar el área industrial de la que fuera capital de la Alemania Federal valiéndose de las recreaciones vintage de Marion Seul. Una camioneta Citroën HY, un Airstream al estilo Ruta 66, “combis” Volkswagen tuneadas a lo flower power, vagones grafiteados, roulottes viejunas y hasta un Trabant con una tienda de campaña en el techo. Más hipster, imposible. Bueno, seguid leyendo que igual nos hemos precipitado.

4. Hotel Daniel (Viena, Austria)

Hotel Daniel

Para empezar, se trata de un hotel muy especial pensado bajo los principios del smart luxury y que, más allá de ofrecer un aspecto bonito y limpio a rabiar, dio el campanazo con la instalación artística The Boat –un velero suspendido en la cornisa de la azotea- y también con el tráiler de su jardín. Un reluciente Silver Creek Clipper de 1952 con unos interiores amplísimos y de diseño exquisito en los que no faltan una fantástica bañera exenta, pantalla plana de televisión, wifi y edredones esponjosos. Por 114 euros nos parece una opción ma-ra-vi-llo-sa.

5. The Grand Daddy Hotel (Ciudad del Cabo, Sudáfrica)

Grand Daddy Boutique Hotel

Otra caravana que se vale del prestigio del hotel en el que se haya instalada. Sólo que en este caso se trata de siete caravanas distintas encaramadas a lo más alto de un hotelito de diseño y que semejante campamento en seguida superó en publicidad a las habitaciones convencionales pisos abajo. La imagen de las cápsulas brillantes volando encima de las grúas fue todo un puntazo. Difícil competir frente a esta terraza fértil en copeo nocturno, música en directo, cine al aire libre y vistas a la ciudad. Cada caravana de este Trailer Park tiene un diseño temático propio. Y su propio buzón de correo.

6. BelRepayre Aistream & Retro Trailer Park (Mirepoix, Francia) 

Belrepayre Airstream Retro Trailer Park

Por fin un puñado de remolques en su hábitat natural, en pleno campo. Concretamente, este parque de caravanas se monta en una pradera de las estribaciones de los Pirineos. Allí se apodera del ambiente los aires retro de una vida en libertad que dos ex artistas del circo todavía recuerdan. Por eso compraron diez Airstreams fechados entre los años 40 y 70 y a los que por supuesto decoraron ad hoc. Un spa de lo más auténtico, con su bañera de hidromasaje al aire libre, y un divertido lounge para noches de vinilo completan las instalaciones.

7. Atlantic (Byron Bay, Australia)

Atlantic

Espíritu surfero en un delicioso hotelito de estilo caribeño con habitaciones frescas y alegres y un jardín tropical en el que se ha instalado la joya de la casa: un Airstream americano para una experiencia glamping. Cocina, baño, televisión, wifi… Todo nuevecito. Sólo falta la tabla en la puerta con la que surfear el Atlántico que espera fuera.

AMÉRICA

8. El Cosmico (Marfa, Texas)

El Cosmico

Si este tipo de (relativamente) recientes alojamientos tuviera ya un clásico, sería este campamento referente de la esencia de los nuevos tiempos texanos, de abuso del postureo cowboy, los filtros lavados de Instagram y con un remante hippie que lo encumbra a los altares hipster.  Tipis Sioux, tiendas de campaña, yurtas y, por supuesto, caravanas y tráilers medio destartalados para emular una vida algo tirada. Pero sólo emular, ¿eh? Que luego hay que lucir palmito alternativo en el Trans-Pecos Festival. Pura diversión y, en cualquier caso, nos gusta.

9. The Shady Dell (Bisbee, Arizona)

The Shady Dell

Más arqueología vintage, esta vez en el paisaje sureño de Mule Mountains, a un pelo de la frontera con México. La historia se remonta a finales del siglo XIX y principios del siguiente cuando Bisbee fue parada obligada en la ruta entre St. Louis y San Francisco, y cuando el Sady Dell servía de avituallamiento a las familias que recorrían la autopista 80 que conectaba Savannah y San Diego. Hoy se ha convertido en una experiencia tecnicolor gracias a sus preciosos tráilers de museo y a sus piezas de coleccionista. De entre todos, nos quedamos con el yate del año 38 y el Tiki Bus, transformado en un palacio polinesio. Más retro, no se puede.

10. Kate’s Lazy Desert (Landers, California) 

Kate's Lazy Desert

Si el anterior tenía un punto fifties, qué decir del campamento psicodélico propiedad de la fundadora de B-52’s, la mismísima Kate Pierson. Cerca del Joshua Tree y Palm Strings, seis Airstreams llevan el sello del equipo artístico Maberry-Walker, por lo que hay que esperar todavía más fantasía kitsch sin salir del desierto. ¡Love Shack!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter