Los 10 pueblos más bonitos de Cantabria

5 septiembre, 2016 - David García

Liérganes y su río. Graeme Churchard (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 10 pueblos más bonitos de Cantabria

Decir que Cantabria es una maravilla, tal vez es quedarse corto. Una maravilla para los sentidos. Playa, montaña, naturaleza, deporte, ciudad, compras, gastronomía… Todo cabe en esta perla con vistas al Cantábrico que te recomendamos para una de tus escapadas o para las vacaciones y para la que hoy nos vamos a fijar en sus pueblos. Lo difícil ha sido elegir solo diez.

1. Santillana del Mar.

Piérdete paseando por las calles del que, dicen, es el pueblo más bonito de toda Cantabria y uno de los más bonitos de España. Por esas callejuelas empedradas, de casas de piedra, con balcones llenos de flores, de casas palaciegas, de iglesias de otro tiempo, de colegiatas, de historia, de sabores y platos cántabros… Por algo recibe la visita de miles de turistas cada año.

Calle del centro de Santillana del Mar. Oleg Sidorenko (Flickr)

Calle del centro de Santillana del Mar. Oleg Sidorenko (Flickr)

2. San Vicente de la Barquera.

Conocido en los últimos años por ser el pueblo que vio nacer a David Bustamante, San Vicente de la Barquera ya existía antes que el ‘triunfito’. Y vaya si existía. Por algo es capital del llamado gótico montañés, y esencia de la Cantabria más pura, la rural y marinera a partes iguales, de castillos, puentes y murallas incluso, todo ello asomado al Parque Natural de Oyambre.

San Vicente de la Barquera. Curtoicurto (iStock)

San Vicente de la Barquera. Curtoicurto (iStock)

3. Castro Urdiales.

Si lo que quieres es trasladarte al Medievo, este es tu sitio. Castro Urdiales ofrece un castillo, puentes de piedra, iglesias… Pero si lo que buscas son manjares para el paladar, también lo vas a encontrar. Pregúntaselo a los cientos de vizcaínos que cruzan la frontera para pasar aquí el día.

Castro Urdiales. Emilio Soler (Flickr)

Castro Urdiales. Emilio Soler (Flickr)

4. Bárcena Mayor.

Dicen de él que es el pueblo más antiguo de España. Sea como fuere, lo cierto es que este pequeño municipio encarna también el espíritu montañés de Cantabria. Pequeño, sí, pero no dejarás de admirar sus calles empedradas, balcones de madera (siempre con flores), y todo ello envuelto en el valle de Saja.

Calle en Bárcena Mayor. Montserrat Labiaga Ferrer (Flickr)

Calle en Bárcena Mayor. Montserrat Labiaga Ferrer (Flickr)

5. Comillas.

Hablar de Comillas es hablar de arquitectura modernista y de Gaudí, con el Palacio del Capricho. Un hito del diseño que no está solo, pues comparte protagonismo con el Palacio de Sobrellano y la famosa Universidad Pontificia. Todo, mezclado a la perfección con la naturaleza más explosiva, la de las playas y marismas del Parque de Oyambre.

El Capricho de Gaudí en Comillas. Miguel Ángel García. (Flickr)

El Capricho de Gaudí en Comillas. Miguel Ángel García. (Flickr)

6. Potes.

Que Potes esté a los pies de los Picos de Europa dice ya mucho a favor de este bello municipio cántabro de la comarca de Liébana atravesado por los ríos Deva y Quiviesa. Además de lo que podemos ver, está lo que podemos sentir en forma de fiestas (las del orujo por ejemplo) y de platos de comida (el cocido lebaniego).

Potes. Aleh Vill (Flickr)

Potes. Aleh Vill (Flickr)

7. Cahecho.

Cahecho es otra de las perlas desconocidas de Cantabria. Solo tiene 49 habitantes pero su entorno privilegiado lo convierte en uno de los pueblos más bonitos de la región. Sus típicas casas se ha rehabilitado y la mayoría son ahora alojamientos rurales perfectos para poder disfrutar la comarca de Liébana donde se encuentra.

Cahecho y alrededores. Jroblear (Flickr)

Cahecho y alrededores. Jroblear (Flickr)

8. Laredo.

Este gran municipio tiene una de las playas más bonitas y famosas de la comarca, la de Salvé. Puedes verla en toda su inmensidad desde el mirador de la Atalaya, al igual que todo el pueblo. Su centro urbano tampoco te lo puedes perder, lleno de bares donde disfrutar de los mejores pinchos y caldos.

Playa de Salvé en Laredo. Typhoonski (iStock)

Playa de Salvé en Laredo. Typhoonski (iStock)

9. Liérganes.

Un halo de misterio y leyenda rodea este municipio cántabro. Se trata de la leyenda del hombre pez (que han honrado con una estatua por cierto). Se trataba de Francisco de la Vega Casar, que desapareció nadando en el río Miera de esta localidad en el siglo XVII y fue ‘pescado’ cinco años después en Cádiz. Lo que no es leyenda es la belleza de esta localidad marca por el río Miera precisamente y su balneario de aires centenarios.

Liérganes y su río. Graeme Churchard (Flickr)

Liérganes y su río. Graeme Churchard (Flickr)

10. Carmona.

Situada en aguas vertientes al río Nansa, es un pueblo declarado Conjunto Histórico-Artístico, sobre todo por quedar perfectamente reflejada la arquitectura típica de las casonas montañesas. Disfruta allí de la artesanía de madera, especialmente las típicas de albarca y la profesión de albarquero.

Vista de Carmona. Alberto Racatumba (Flickr)

Vista de Carmona. Alberto Racatumba (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter