Los 10 restaurantes más románticos de todo Madrid

7 febrero, 2016 - Miguel Á. Palomo

Mesa en la piscina. The Garden 2112 by Thaï Gardens
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 10 restaurantes más románticos de todo Madrid

Ya llega. Todos los años por estas fechas el aire empieza a ganar densidad producto de que también hay gente que parece doblar su nivel de azúcar en sangre. San Valentín es el culpable. Queremos o no, ahí sigue riéndose de todo el que intenta ignorarlo. Pero es tarea inútil, al final necesitamos una lista de “los 10”. Como esta. Si ya sabes dónde declarar tu amor y más o menos tienes claro cuáles son los restaurantes más demandados de Madrid, te falta unirlo todo y aprenderte de carrerilla un ránking infalible y que puede salvar más de una relación: los 10 restaurantes más románticos de Madrid. Mesitas con velas, música de fondo, vistas insospechadas, entornos florales, platos bonitos… Cuidado, hay que tener la insulina a mano.

1. El Jardín de Orfila

Los amantes del envoltorio clásico ya conocen este rincón único dentro de uno de los hoteles más románticos de la capital. El bar inglés, el salón de té, esos jardines encantadores… Todo cuadra para vivir una velada casi de época. La comida está a la altura, pero qué más da, lo importante es el suspiro que provoca el lugar. Un Madrid diferente.

Salón y salida a la terraza. El Jardín de Orfila

Salón y salida a la terraza. El Jardín de Orfila

2. Lúa

Cocina de mercado y de producto impecable. Lúa vale para casi cualquier noche pero para la gran noche todavía interesa más. Ambiente cálido, luz baja, paredes rugosas, mesitas para estar a un palmo… Sin duda, una opción para parejas con buen paladar.

Mesa puesta en Lúa. Restaurante Lúa

Mesa puesta en Lúa. Restaurante Lúa

3. Bodega de los Secretos

La bodega más antigua de Madrid fue transformada en un espacio sorprendente pensado para conseguir la atmósfera que a veces necesita envolver una mesa y una silla. Los pasadizos subterráneos conducen hasta las hornacinas habilitadas para los comensales. Máxima intimidad y ojos bien abiertos para no perder detalle de la cueva con más de 400 años de historia.

Mesas en la galería. Bodega de los Secretos

Mesas en la galería. Bodega de los Secretos

4. Espacio 33

El icono en las alturas que necesitaba Madrid. Todas las metrópolis tienen el suyo. Su rascacielos donde comer y ver el horizonte. Las vistas –a la ciudad y la sierra- las pone este restaurante situado en la planta 33 de Torre Espacio. Es el restaurante más alto de España y sólo por eso ya merece coger el ascensor.

Mesa con vistas. Espacio 33

Mesa con vistas. Espacio 33

5. El Club Allard

Un clásico. Un imprescindible que renovó su trayectoria con los bríos que la chef María Marte ha sabido dar a esta cocina con dos estrellas Michelin. Dentro del edificio modernista de principios del siglo XX siguen luciendo elegantes sus inmensos salones. No es para todos los días, claro, pero hay que ir.

Sala de El Club Allard

Sala de El Club Allard

6. Asiana Nextdoor

Aunque no se trate del pequeño local contiguo lleno de antigüedades, nos vale este restaurante especializado en fusión asiática y viajera que seguro que pone picante a la noche a dos. Iluminación tenue, platos chispeantes y divertidos y buena coctelería. ¡Ya te digo que si nos vale!

Mesas al fondo con cocina a la vista. Asiana Nextdoor

Mesas al fondo con cocina a la vista. Asiana Nextdoor

7. Du Liban

Local despampanante para una cena exótica. Y también romántica, que en eso estamos. Alta cocina libanesa con ese punto sensual tan personal que además se acompañará en San Valentín de un saxo y un piano como postre. Bueno, además del postre especial propiamente dicho que se revelará a su debido tiempo.

Chimenea encendida en Du Liban. Du Liban, Facebook

Chimenea encendida en Du Liban. Du Liban, Facebook

8. Ramón Freixa

El feliz complemento gastronómico del Hotel Único es el cuartel general del chef Ramón Freixa en la zona bien de la ciudad. El lujoso espacio, a la altura de lo que se presenta en las mesas, contribuye a que todo sepa y sea más especial, con salida además a un jardín verde por si la cosa no fuera ya suficientemente chic. Pues sí, es todo muy chic.

Detalle del espejo en el techo del comedor. Restaurante Ramón Freixa Madrid at Hotel Único

Detalle del espejo en el techo del comedor. Restaurante Ramón Freixa Madrid at Hotel Único

9. The Garden 2112 by Thaï Gardens

Más jardines y más comida asiática, que parece que es una fórmula infalible para arrebatar y conquistar. Tailandia es el país evocado en este caserón de Arturo Soria al que no le falta ni un detalle: orquídeas, budas, mesas bajas, jarrones, velas… Y una piscina en el jardín, donde las cenas se solicitan con más antelación. En invierno, el comedor es una opción más templada, claro.

Mesa de la piscina. The Garden 2112, Facebook

Mesa de la piscina. The Garden 2112, Facebook

10. Café de Oriente

De nuevo un gran clásico (reinventado) que cada vez nos gusta más porque en el fondo su atmósfera sigue siendo difícil de igualar. Gran ubicación, aires históricos y, bajo el café, un restaurante íntimo, coqueto, encantador. Otra cueva detallista que augura final feliz.

Rincones del Café de Oriente. Café de Oriente, Facebook

Rincones del Café de Oriente. Café de Oriente, Facebook

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter