Los 6 castillos abandonados más increíbles del mundo

17 noviembre, 2016 - Jorge Aznal

Castillo inglés de Bodiam (wikimedia.org)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 6 castillos abandonados más increíbles del mundo

Cada vez que hacemos un viaje y conocemos un nuevo destino, lo normal es que visitemos los lugares más turísticos y mejor cuidados. Pero, para los más intrépidos, también puede ser interesante adentrarse en lugares misteriosos y abandonados cuyo momento de esplendor hace ya tiempo que pasó. Algunos de estos castillos abandonados más increíbles del mundo parecen sacados de un cuento. Pero no de un cuento de hadas, sino de un cuento de terror…

1. Château de Noisy (Celles, Bélgica)

Para terror, el que inspira el castillo belga de Miranda, en Celles –cerca de un pueblo que merece la pena visitar como Dinant-, también conocido como Château de Noisy. Se construyó en 1866 y fue ocupado por la familia Liedekerke-Beaufort y sus descendientes hasta la Segunda Guerra Mundial. Después se convirtió en un orfanato durante varias décadas antes de su abandono.  Si a eso añadimos su localización en un bosque, tenemos todos los ingredientes propios para una película o una novela de terror.

Château de Noisy, en Celles (wikimedia.org)

Château de Noisy, en Celles (wikimedia.org)

2. Muromtsevo (Rusia)

En la región rusa de Vladimir, a más de 200 kilómetros de Moscú, se asienta el castillo de Muromtsevo, cuya construcción a finales del siglo XIX se inspiró en los castillos medievales franceses.

Castillo de Muromtsevo. Oleg Korshakov (Flickr)

Castillo de Muromtsevo. Oleg Korshakov (Flickr)

3. Bannerman (Nueva York)

Hay tantas cosas que ver en Nueva York que es difícil sacar tiempo -y dinero- para ver también sus alrededores. A una hora de la ciudad de los rascacielos, en la isla de Pollepel, se encuentra el castillo de Bannerman, una sorprendente construcción abandonada que en realidad no es un castillo como tal, sino un almacén de municiones con la estructura de un castillo.

Castillo de Bannerman, en Nueva York. Luke Gordon (Flickr)

Castillo de Bannerman, en Nueva York. Luke Gordon (Flickr)

4. Pidhirsti (Ucrania)

La construcción del castillo Pidhirsti, en la ciudad ucrania de Lviv, se remonta a la primera mitad del siglo XVII. Fue destruido durante la Primera Guerra Mundial y después fue reabierto por los soviéticos como un sanatorio para enfermos de tuberculosis tras la Segunda Guerra Mundial.

Castillo de Pidhirsti, en Ucrania (wikimedia.org)

Castillo de Pidhirsti, en Ucrania (wikimedia.org)

5. Bodiam (Inglaterra)

El castillo de Bodiam fue construido a finales del siglo XIV por orden de Ricardo II. Lo más curioso es que, según parece, fue utilizado para crear una sensación de ser una fortaleza inexpugnable ante posibles ataques enemigos cuando en realidad no era más que un simple decorado para aparentar. Después de varios siglos de total abandono, el castillo fue restaurado en la década de los años 20 del siglo pasado y legado a la National Trust for Places of Historic Interest or Natural Beauty.

Castillo inglés de Bodiam (wikimedia.org)

Castillo inglés de Bodiam (wikimedia.org)

6. Castillo de Van Mesen (Lede, Bélgica)

El Kasteel van Mesen (castillo de Van Masen), cerca del pueblo belga de Lede, fue en su origen, en los últimos años del siglo XVIII, una residencia real. El inevitable paso del tiempo hizo que el esplendor de entonces diera paso a un estado de abandono que llevó al gobierno belga a demolerlo en 2010 después de que fuera utilizado como destilería, fábrica de tabaco y como internado.

Castillo belga de Van Mesen (Flickr)

Castillo belga de Van Mesen (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter