Los 7 templos japoneses más sorprendentes

2 septiembre, 2016 - David García

Templo de Kinkaju-ji. Zigomar (Wikipedia Creative Commons)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Japón es un país profundamente religioso y prueba de ello es la existencia de miles de templos a lo largo y ancho del país. Templos sionistas o budistas que son ya parte del atractivo turístico del llamado país del Sol naciente, además de sus pueblos y de sus espectaculares rincones. Y es que este tipo de edificios de carácter religioso solo pueden encontrarse en Japón. Para el visitante occidental son un auténtico reclamo por lo diferente que resultan. He aquí una pequeña selección de algunos de ellos.

1. Templo de Kotokuin.

Siempre te has imaginado esas estatuas gigantes de Buda que dan la bienvenida a un templo, ¿verdad? Pues tu sueño es una realidad en este templo en Kamakura. Su principal atractivo es sin duda ese, el de la estatua del Gran Buda, que data del siglo XIII y que además resulta ser la segunda imagen de bronce más grande de Japón.

Gran Buda del templo de Kotokuin. Takenobu (iStock)

Gran Buda del templo de Kotokuin. Takenobu (iStock)

2. Templo de Todai-ji.

Seguimos con los récords. Este templo, situado en Nara, cerca de Kyoto, es el edificio en madera más grande del mundo. Y todo ello a pesar de que fue reconstruido en el siglo XVII a tan solo dos tercios del tamaño del original. Aunque desde fuera no se ve, también alberga una gran estatua de Buda, en este caso dentro de su sala central. Fuera destacan sus enormes pagodas, propias del estilo japonés.

Templo de Todai-ji. Sean Pavone (iStock)

Templo de Todai-ji. Sean Pavone (iStock)

3. Templo de Hase Kannon.

Un halo siniestro recorre las estancias de este templo situado en Kamakura. No es de extrañar. Cientos de pequeñas figuras lo jalonan. Todas representan a Jizo, una figura de la mitología japonesa que representa al guardián y deidad de los niños que nacieron muertos. No es la única atracción de este edificio, pues alberga también la talla de madera más gran de Japón: un Kannon de la misericordia de más de 9 metros de altura.

Figuras de Jizo en el templo de Hase Kannon. Yuthongcome (iStock)

Figuras de Jizo en el templo de Hase Kannon. Yuthongcome (iStock)

4. Templo de Horyu-ji.

Si vas a hacer una ruta para visitar templos en Japón, no puedes dejar de pasar por este que es el más antiguo del país, pues tiene más de 1.300 años de historia, en la provincia de Nara. Es también la construcción en madera más antigua del mundo. Su elegante pagoda central es inconfundible.

Horyuji. Tom-Kichi (iStock)

Horyuji. Tom-Kichi (iStock)

5. Templo de de Toshogu.

Se trata de un santuario levantado en honor al shogun más poderoso de la historia de Japón y eso debía tener reflejo de alguna forma en el templo. ¿Cómo? Muy sencillo, con un edificio ostentoso y rico en decoración: contiene más de 2,4 millones de pliegos de hoja de oro. Puedes visitarlo en la ciudad de Nikko, dentro de un precioso bosque de cedros.

Templo de Toshogu. Sean Pavone (iStock)

Templo de Toshogu. Sean Pavone (iStock)

6. Templo de Kinkaju-ji.

Este santuario tiene el sobrenombre de ‘templo dorado’ debido a su color exterior que se ve aún más potenciado por el privilegiado lugar que ocupa a los pies de un precioso lago y rodeado de un jardín típico japonés y decenas de árboles. Su interior está rodeado de cierto misterio pues alberga una tríada del Shaka Buda, que es una de las reliquias históricas de Buda pero que nadie puede ver.

Templo de Kinkaju-ji. Zigomar (Wikipedia Creative Commons)

Templo de Kinkaju-ji. Zigomar (Wikipedia Creative Commons)

7. Templo de Kiyomizu.

El templo es en sí mismo espectacular pero sin duda lo más llamativo de él son las espectaculares vistas de Kyoto y sus alrededores que pueden disfrutarse desde allí. Su privilegiada ubicación, como si fuera la terraza de una colina, es su principal atractivo. Una vez dentro puedes disfrutar también de los fideos típicos de Japón ya que hay establecimientos habilitados para ello que los sirven.

Templo de Kiyomizu. Sean Pavone (iStock)

Templo de Kiyomizu. Sean Pavone (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter