Los 8 búnkeres más intrigantes que puedes visitar

29 noviembre, 2016 - Miguel Á. Palomo

Búnker de Muscú (Katie@!, Foter)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 8 búnkeres más intrigantes que puedes visitar

Los tiempos de zozobra y desasosiego normalmente dejan su huella. Los búnkeres nos llegan como reliquias de un pasado intranquilo, huellas ejemplares del miedo colectivo, recuerdos decadentes del hombre buscando protegerse del peligro invasor o nuclear. El resultado, visto hoy, aunque muchos de estos búnkeres se hayan transformado en museos, resulta inquietante.

1. Burlington Bunker, Corsham

El secretismo ha sido durante décadas el protagonista del que debía ser la sede subterránea del gobierno central del Reino Unido durante la Guerra Fría. Mientras los búnkeres de Londres sí fueron destapados, hasta hace bien poco ni siquiera se conocía la existencia de este enorme complejo de emergencia cuyas obras empezaron en 1950 y que estuvo operativo durante tres decenios. Burlington fue desclasificado en 2004.

Oficina postal en el cuartel general de Burlington (NJ, Wikimedia)

Oficina postal en el cuartel general de Burlington (NJ, Wikimedia)

2. Búnker 42, Moscú

A 60 metros bajo tierra y en mitad de la ciudad, este búnker es otro vestigio perfectamente conservado de la posguerra, un gigantesco refugio con capacidad para 3.000 personas en el que Stalin ya se introdujo en momentos bélicos y que después pudo albergar a Kruschev y los suyos durante la Crisis de los Misiles. Hoy es un impresionante museo blindado.

Búnker de Muscú (Web de Bunker 42)

Búnker de Muscú (Web de Bunker 42)

3. Svalbard Global Seed Vault, Longyearbyen

La conocida como la “bóveda del fin del mundo” puede catalogarse como un búnker aunque en este caso el de Noruega no sea un refugio para personas sino para alimentos. Se trata de la mayor despensa subterránea del mundo que custodia las semillas de miles de plantas de todas las latitudes en previsión de un futuro catastrófico en el que haya que echar mano de ellas. Aunque la idea es aplaudible sin reparos el yuyu viene auspiciado precisamente por el motivo de la colosal construcción.

Entrada al bunker (Dag Terje Filip Endresen, Wikimedia)

Entrada al bunker (Dag Terje Filip Endresen, Wikimedia)

4. The Greenbrier Bunker, White Sulphur Springs

Una de las mejores atracciones subterráneas del país es este secreto desclasificado en 1992 en las montañas del estado de Virginia Occidental. Pero antes, el considerado como el resort de América ya era un monumento que había albergado a todo tipo de personalidades desde 1778. No fue hasta los años cincuenta cuando el gobierno estadounidense mandó construir el búnker para proteger a los miembros del Congreso en caso de ataque. Hoy la visita al búnker está incluida entre los tours turísticos.

Una de las secciones del museo (Web de The Greebrier)

Una de las secciones del museo (Web de The Greebrier)

5. Bunk’Art, Tirana

Albania es el país de los búnkeres. Todo gracias a la paranoia del dictador Enver Hoxha que mandó levantar estas setas pétreas como si fueran consecuencia de una delirante lluvia ácida. Hay tantos que hasta son sede de restaurantes y hasta se organiza un festival de música en el interior de algunos. Pero ninguno como The Pillar o Bunk’Art, el búnker antiatómico más grande de la Albania comunista. Con cinco niveles y más de cien estancias, el lugar está conservado en formol y abierto como museo exhibe parte de las miserias y la austeridad del régimen.

Despacho de Enver Hoxha (Clay Gilliland, Wikimedia)

Despacho de Enver Hoxha (Clay Gilliland, Wikimedia)

6. Cheyenne Mountain Complex, Colorado Springs

Esta instalación militar aérea esconde su búnker nuclear, una celebridad en sí misma que ha salido incluso en algunas películas de acción. Impresiona atravesar la puerta de 25 toneladas antes de internarse en el sistema de túneles que dan acceso a las cámaras principales.

Entrada del búnker (USAF photo, Wikipedia)

Entrada del búnker (USAF photo, Wikipedia)

7. Búnker de Honecker, Prenden

Alemania del Este también es prolífica en búnkeres. El más sofisticado y seguro de todos ellos (85.000 toneladas de hormigón armado lo contemplan) es el que todos conocían como el Búnker de Honecker ya que servía para albergar al dirigente y a los miembros del gobierno de la RDA. Aunque las autoridades alemanas ordenaron sellar el lugar en 2008, todavía se plantea convertirlo definitivamente en un museo.

Central telefónica (Vincent de Groot, Wikimedia)

Central telefónica (Vincent de Groot, Wikimedia)

8. El Capricho, Madrid

Ahora que se acaba de descubrir un búnker de la Guerra Civil bajo las aulas del colegio San Isidoro de Madrid, cabe recordar que la fortaleza militar del general Miaja, construido en 1937 junto al palacio de los duques de Osuna, lleva meses abierto a los visitantes que quieran conocer este pasaje didáctico de nuestra historia.

Búnker del Parque el Capricho de la Alameda de Osuna (Ojoclic, Wikimedia)

Búnker del Parque el Capricho de la Alameda de Osuna (Ojoclic, Wikimedia)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter