Los 8 errores arquitectónicos más sorprendentes del mundo

29 marzo, 2016 - David García

alacio de las Artes de Valencia. Kai Schreiber (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 8 errores arquitectónicos más sorprendentes del mundo

El trabajo de un arquitecto debe ser tan preciso como el de un relojero. Cientos de variantes entran en juego a la hora de construir un edificio o un puente, y las vidas de miles de ciudadanos dependerán de su acierto en el futuro. Sin embargo, hay veces que ellos también cometen errores (son humanos). El resultado de esos errores lo hemos recopilado en este ranking.

1. Catedral de Burgos.
Empecemos con un clásico de la arquitectura universal como la catedral de Burgos. A simple vista nadie diría que tiene un error arquitectónico. Bueno, pues sí que lo tiene. A ver… no es que sea un error que haga peligrar la estructura, claro que no. Se trata de un elemento que no tiene nada que ver con el momento de la construcción de la catedral (el estilo gótico) y que a algún arquitecto de siglos después se le ocurrió poner en la mismísima puerta: un frontón. Lo vemos en la imagen resaltado. Y es que en el gótico no había frontones y meter eso ahí de repente pues oye, como que no pega.

Fachada de la catedral de Burgos. Dentro del círculo, el frontón. El Coleccionista de Instantes Foto (Flickr).

Fachada de la catedral de Burgos. Dentro del círculo, el frontón. El Coleccionista de Instantes Foto (Flickr).

2. Torre de Pisa.
Uno de los errores más conocidos es sin duda el de la torre de Pisa que se ha inclinado a lo largo de los años debido a una deficiente cimentación. Desde aquí nos preguntamos si la atracción que genera este campanario sería la misma de no haber estado inclinada.

Conjunto arquitectónico de Pisa con la torre al fondo. Francisco Antunes (Flickr).

Conjunto arquitectónico de Pisa con la torre al fondo. Francisco Antunes (Flickr).

3. Puente de Tacoma Narrows.
Seguro que alguna vez habéis visto la imagen de un puente colgante en Estados Unidos que ‘bailaba’ y se contorneaba. Pues bien, se trataba del Puente de Tacoma Narrows, en el estado de Washington, y no era por un terremoto, sino por el viento. La estructura colapsó y se tuvo que retirar. Fue en 1941.

4. Torre Beetham.
Situado en la ciudad británica de Manchester, este rascacielos de 47 plantas tiene una particularidad muy molesta para los vecinos de la zona: cada vez que sopla algo de viento provoca un zumbido que no les deja descansar. El arquitecto del edificio incluso ha pedido perdón por ello.

Torre Beetham, en Manchester. Mikey (Flickr)

Torre Beetham, en Manchester. Mikey (Flickr)

5. Palacio de las Artes de Valencia.
Santiago Calatrava es uno de los arquitectos más distinguidos del mundo, y también polémico, pero no tuvo mucha suerte con esta construcción ubicada en el antiguo cauce del río Turia que forma parte de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias y cuya cubierta empezó a caerse y a resquebrajarse.

Palacio de las Artes en Valencia. (vincent desjardins). (Flickr).

Palacio de las Artes en Valencia. (vincent desjardins). (Flickr).

6. Ascensor de Palma Arena.
Sin duda una de las imágenes de la crisis es este ascensor que no lleva a ninguna parte dentro del Palma Arena, en la capital de Baleares.

Imagen del ascensor. (YouTube).

Imagen del ascensor. (YouTube).

7. Fuente de Eolo.
Madrid tiene guardada desde hace más de una década una monumental fuente ornamental dedicada al dios Eolo, el dios del viento. Se había construido para instalarla en la glorieta de Cuatro Caminos. Dicha glorieta estaba atravesada por un poco vistoso puente que se retiró y en su lugar se hizo un túnel. Pues la fuente se iba a colocar en la rotonda pero no contaron con el peso de ésta, ni la resistencia del túnel. O lo que es lo mismo, si se colocaba la fuente allí (50 toneladas de peso) el túnel que pasa por debajo no lo aguantaría y se derrumbaría.

Imagen de la fuente, guardada en el taller de cantería de Madrid. (Google).

Imagen de la fuente, guardada en el taller de cantería de Madrid. (Google).

8. Edificio Walkie Talkie.
No te crucen en el camino de este moderno edificio del distrito financiero de Londres porque puedes acabar quemado. Y es que su ubicación y orientación, combinadas con el cristal que lo recubre y los rayos del sol, hacen que su reflejo haya derretido coches y calcinado alfombras.

El edificio, sobresaliendo sobre el resto. Bill Smith (Flickr).

El edificio, sobresaliendo sobre el resto. Bill Smith (Flickr).

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter