Los 8 mejores restaurantes para comer ramen en Madrid

16 febrero, 2016 - Miguel Á. Palomo

Bol de ramen. Chuka Ramen
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 8 mejores restaurantes para comer ramen en Madrid

Lo hemos reposado pero el ramen sigue estando muy arriba. Tras su momento de efervescencia, cuando toda la peña foodie no podía evitar instagramear su bol de sopa china en versión japonesa, toca ahora hacer balance e identificar quiénes resisten en Madrid el embate de la moda y permanecen como los campeones de tan sonado mejunje de esencia fusión. Caldo, tare, fideos y toppings suman un plato nacido humilde y cada vez más respetado por la cultura occidental. Se cocina lento, se engulle frenéticamente. Ya os trajimos los mejores restaurantes chinos de Madrid, ahora llegó el turno de esta especialidad.

1. Chuka Ramen

Es sin duda uno de los restaurantes de referencia, la piedra de toque, la gran novedad de estas temporadas en cuanto a ramen. En una atractiva taberna de la calle Echegaray, John Husby y Rodrigo Fonseca rinden culto a la gastronomía china cuando ésta llegó a Japón. Corren los baos y las gyozas pero no se puede ventilar la visita sin meter la cuchara en su ramen, sea shoyu ramen o hiyashi ramen. Los secretos de sus caldos a fuego lento provienen del Noodle Bar de Nueva York.

Hakata Black Ramen. Chuka Ramen

Hakata Black Ramen. Chuka Ramen

2. Yokaloka

Vivir la experiencia de este pequeño restaurante plantado en mitad del Mercado de Antón Martín es conocer de primera mano las claves del street food asiático. Triunfa por su autenticidad, por las buenas vibraciones que desprende, y por platos como su yakisoba y un ramen (hiyashi, que es el frío) sólo disponible los martes y los miércoles.

Wafu Ramen. Yokaloka

Wafu Ramen. Yokaloka

3. Oishii Sushi&Ramen

No conviene vacilar dándole vueltas a la carta de este japo de Callao especializado en sopas. Hay que pedir ramen sí o también. Cocinados a diario, pringan lo suyo pero merece la pena ponerse hasta arriba con el de pollo crujiente o con el de ternera picante. Es la manera de hacer justicia al nombre Oishii: delicioso.

Kamo Ramen. Oishii Sushi&Ramen

Kamo Ramen. Oishii Sushi&Ramen

4. Nakeima

Otra excusa más para sufrir las colas formadas en este originalísimo local regentado por un puñado de chavales con mucha actitud y mucha osadía culinaria. Hay que apostarse en su barra y atreverse con ese ramen hispanizado a base de noodles, huevo a baja temperatura, setas chinas y cerdo gallego. Mano de santo. Bueno, manitas de cerdo.

Ramen da terra. Nakeima, A golpe de tenedor

Ramen da terra. Nakeima, A golpe de tenedor

5. Ramen Kagura

Curioso y verdadero, un noodle o ramen bar entre Plaza Mayor y Ópera que fabrica estos potajes al más puro estilo casero y tokiota. Kawata y Keigo son los socios culpables de esta empresa que también tiene sucursales en la capital japonesa. La oferta va del Tantanmen picante y la Montaña Fuji con verduras al ramen clásico con caldo de cerdo y vegetales más salsa shouyu o miso, o el Mazesoba, el ramen de fideos sin caldo.

Ramen con caldo de cerdo con salsa especial. Ramen Kagura

Ramen con caldo de cerdo con salsa especial. Ramen Kagura

6. Ninja Ramen

No solo de ramen se vive en las izakayas o tabernas japonesas. Por eso en esta pintoresca y muy conseguida de la calle Barceló la carta repasa los platos habituales. Pero al final es el ramen el principal reclamo, por lo que hay que vaciar convenientemente el cuenco de shoyu o, más diferente, el ramen Four Seasons: frío y con carne de cerdo picado, pepino y salsa miso.

Shoyu Ramen. Ninja Ramen

Shoyu Ramen. Ninja Ramen

7. Kitchen Club

Vale, esto es hacer un poco de trampa ya que aquí se viene a aprender. Entre los muchos cursos de esta escuela de cocina de las calles Ballesta y General Pardiñas está el de ramen, noodles y bao. Por lo tanto, en poco más de tres horas todo quisque acaba conociendo de primera mano los secretos del miso ramen y del tonkotsu ramen, lo necesario para hacer de cocinillas y fardar ante los amigotes.

Ramen. Kitchen Club

Ramen. Kitchen Club

8. Morikaen

Un gran chivatazo fuera del radar masivo que en la calle Hilarión Eslava garantiza, entre una carta interminable, ramen de pura cepa a precios muy, pero que muy saludables. Los clásicos shoyu y miso ramen, pero también kamo katsu con pato empanado frito, ramen de marisco o ramen picante de ternera y pimiento. Casi que nos da lo mismo.

Beef Chili Ramen. Morikaen

Beef Chili Ramen. Morikaen

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter